Camino de Santiago (2)

Por recazul
Enviado el 27/01/2013, clasificado en Intriga / suspense
868 visitas

Marcar como favorito

Ramón y Marisa, pasaron en Madrid un par de días visitando sus monumentos, el Museo del Prado, la Puerta del Sol, el Palacio Real, la Almudena, el Rastro, el parque del Retiro, la noche madrileña, y hasta asistieron a un musical. Comieron cocido madrileño, callos a la madrileña, tapearon por sus bares, se hicieron fotos. Se divirtieron.

Ya en la carretera, camino de Santiago, iban escuchando música, admirando el paisaje de la sierra del Guadarrama, los toros, los caballos, las ovejas,..., las llanuras de Castilla, los tonos ocres de los campos del final del verano. Se hizo la hora de comer y pararon en un área de servicio. Observaron también que en el carril de salida del área de servicio había una pareja de jóvenes que hacían auto-estop. Comieron sin prisas, como de costumbre y allí seguían los jóvenes. Tomaron café, pidieron la cuenta y dos bocadillos de tortilla de patata y una botella de agua de litro y medio. Salieron, terminó de llenar el depósito de gasolina y al pasar por los jóvenes observaron el cartel que decía “A GALICIA”.

-Subid que os llevamos, también vamos a Galicia-

Los jóvenes esbozaron una ancha sonrisa, metieron sus mochilas en el maletero. Tuvieron que reorganizarlo, había una maleta grande y otra mochila. Sobre la bandeja del maletero vieron que había una guitarra.

-¿Saben tocar la guitarra?-, preguntó el joven que se llamaba Iván.

-¡No!, la llevamos para regalar a nuestro nieto. La hemos comprado de segunda mano, en el Rastro. Nos aseguraron que era una guitarra estupenda.- Dijo Marisa contenta al hablar de su nieto.

-¿Puedo?- Dijo la joven que se llamaba Macarena. Sabía tocar.

 La afinó, sacó unas cuantas notas y la volvió a dejar, asegurando que sonaba bien, cuando Marisa les ofreció los bocadillos. Como es lógico, se deshicieron también en agradecimientos. Mientras tanto Ramón puso las noticias. Hablaban del cadáver de un joven que había sido encontrado muerto en el interior de un mono-volumen gris robado días atrás , en circunstancias extrañas, otro más que añadir a la lista.

 -¡Qué pena!- exclamó Marisa-no sabes al salir de casa con qué te puedes encontrar.-

 Ramón asintió con la cabeza, también los jóvenes.           

-Nosotros viajamos siempre en auto-estop pero, no vayan a creer ustedes que nos subimos con cualquiera-Confesó Iván

-Ni nosotros cogemos a cualquiera, solemos ser bastante intuitivos y la verdad, no solemos equivocarnos. Hasta el momento no hemos tenido ningún problema y–esbozando una ligera sonrisa- confiamos no tenerlo.-

-Estén tranquilos, somos gente de paz a la que le gusta viajar en auto-estop- contestó Macarena.

-Por cierto, ¿no le da calor conducir con guantes?- dijo Iván.

-¡No!, me da seguridad en la conducción. Mira, Marisa también usa. Tenemos una piel bastante sensible al sol y procuramos cubrirla para que no nos dañe.

-No les falta razón, así deberíamos hacer todos, al final los rayos solares acabarán por enfermarnos a todos-,apuntó Macarena.

-Hombre precavido vale por dos-apostilló Ramón          

Marisa cambió de emisora, puso  radio clásica, mientras la berlina familiar azul marino iba comiendo kilómetros hacia un nuevo destino.

Ramón y Marisa pasaron la noche en Ponferrada. A la mañana siguiente salieron con su todo-terreno blanco, cargado con su equipaje. Una maleta grande, tres mochilas y una guitarra. Y, como de costumbre pusieron la radio para escuchar las noticias:

{Dos jóvenes habían aparecido muertos, en extrañas circunstancias, en una berlina de color azul marino robada días atrás}.

La policía pedía la colaboración ciudadana, alguna información que pudiera hacerles avanzar en ese callejón sin salida.

 Marisa cambió de emisora, como de costumbre, puso radio clásica y cerró los ojos mientras disfrutaba de la música.

 

 

            


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com