Y... Me quede allí, atajando su vuelo, para no caer en olvidos.

Por etéreo
Enviado el 10/02/2015, clasificado en Poesía
171 visitas

Marcar como favorito

 

Y... Me miró a los ojos, enviando un
sentimental código a mi espina.
Quede petrificado, casi hechizado, me
miró y quedé paralizado.

Y... Me beso, como nunca antes lo había echo, con ternura y me quedé allí, maravillado de sentimientos, hipnotizado,
por el beso que me ha dado.

Y... Se despidió con un hasta luego,
con un voy y vuelvo, con un vuelo
certero, que con mi suerte, será un
melancólico sonido, repetitivo en
silencio.

Y... Desde entonces, canciones tocan mis
sentidos, haciéndolas mías en noches de suspiros, recordando esos ojos mirando los míos, besando la almohada, creyendo que  está conmigo, atajando su vuelo, para no caer en olvidos.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com