Unas cuantas botellas de más, y una cama. #1

Por Ero Sennin
Enviado el 03/03/2015, clasificado en Adultos / eróticos
6685 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Vuelta a la rutina del instituto, y cómo no, gente nueva y viejos amigos. Entre ellos, dos conocidos a los cuales hacía un año que no veía; lo cuál no me interesó mucho al principio. Pablo y Néstor, creo recordar que se llaman así... Pablo, era un chico alto, delgado, pelo largo, y unos cuantos piercings en la cara. Por otro lado, Néstor era todo lo contrario, estatura media, ''ancho de huesos'', pelo corto y una persona bastante sosa a lo que en la forma de vestir se refiere pero... él tenía algo que me hacía morderme la lengua, y quedarme totalmente en blanco; su chica, Leyla.

Leyla era una chica de tez pálida, unos ojos marrones como la más dulce de las coca-colas, su sonrisa, embaucaría a cualquiera que se parase un segundo a observarla, su pelo... ay, su pelo... De esos cabellos teñidos de color fantasía tan atrayentes y seductores para mi gusto; plateado como la hoja de una katana desenvainada. Su cuerpo, sinceramente a mis ojos, no tenía ningún desperfecto, y si lo tuviera, me importaría lo más mínimo, ella es perfecta. Lo malo... no está a mi alcance, o eso pensaría por el momento...

Pasan las semanas, y ella cada vez me pone más, y la verdad, no se cuantas veces me he masturbado pensado en su esbelta figura. Una noche, salimos todos de fiesta, y de casualidad ella también viene con nosotros, pero hay algo que no me cuadra... Néstor no le hace ni caso, y eso me incomoda así que, me acerco a ella, y le pregunto como está. Me miraba mientras se encendía su cigarrillo, toma una profunda calada, y la suelta cual dragón escupe una llamarada. Y me pregunta...

- Te apetece fumarte uno conmigo, y me haces compañía? -dijo ella entre una tierna sonrisa.

+ Si no es molestia, me encantaría. -le dije muy nervioso. Os pasa algo a ti y a Néstor ?- le pregunté curioso.

- Es un idiota, prefiere beber con Pablo y los demás, que pasar la noche conmigo en mi casa.. así que, vine a desahogarme un poco. -dijo justo después una profunda calada.

+ Si él no quiere pasar la noche contigo, su chica, él se lo pierde.. No sé que haces con un chico como él. (Creo que ahí me he pasado, es su chico, seguro que está enfadada conmigo.. )

- Sabes qué ? -dijo de repente. Te invito a un par de copas, te apetece ?

+ Con una condición, que me dejes pagar a mi. -dije intentado ser cortés por mi idiotez anterior.

- Te pagaré en carne la deuda. -dijo soltando una carcajada, pero en un momento desvió su mirada sonrojada.

+ Espero que sea así, sino sabrás las consecuencias. -quería seguir un poco con el juego a ver hasta donde llegaría la ''bromita''.

- Que pícaro eres, y que callado lo tenías no ? -dijo ella.

Nos fuimos del bar, y nos dejamos llevar hasta una tiendita, donde vendían licores, alcohol y cosas por el estilo. Así que entramos y compré varias botellas de Whiskey y Vodka, y por su mirada, creo que acerté con mi decisión.

- Donde beberemos todo esto ? -dijo intrigada.

+ Vamos a tu casa, si quieres. -le dije muy sonrojado.

- ¿¿ QUÉ ?? -dijo muy roja y sorprendida. Bbbueno.. Si quieres.. Por mi bien..

+ Vamos entonces.

- Vale..


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com