CUANDO LLEGÓ EL AMOR 1/1

Por AnaRR
Enviado el 12/03/2015, clasificado en Amor / Románticos
632 visitas

Marcar como favorito

Es invierno, la luz de un sol radiante se refleja en la pantalla de mi ordenador. Estoy en mi oficina es pequeña, muy luminosa con un gran ventanal a mi espalda y colores cálidos en las paredes y mobiliario que lo hacen muy acogedor. Estoy sentada en mi silla de cuero marrón oscuro rodeada de papeles encima de la mesa, estoy absorta entre cuentas y contratos cuando tocan a la puerta, esta se abre, es mi jefe.

 -Disculpe Srta. García, venía a recordarle que la reunión de esta tarde será en el Hotel Puerta del Camino a las 19:00h, yo no le puedo acompañar, a esa hora estaré aún con la visita de los alemanes.- dice de pie delante de mi mesa con la puerta abierta.

- No se preocupe Sr. Gutierrez, hemos preparado bien esta reunión, confíe en mí haré mi mayor esfuerzo. El acuerdo será adjudicado para nuestra empresa. ? Dije con determinación apoyando fuerte  mis manos en el montón de papeles- Despreocúpese mañana a primera hora le informo de todo lo que vaya a suceder en la reunión.

- Confío en que consiga el acuerdo, es muy importante recuérdelo. Supongo que necesitará salir antes para arreglarse.- mientras de encamina hacia la puerta, se gira y me dice sonriendo - por favor valla muy elegante para causarles una buena impresión y llegue puntual, estes ingleses son muy puntuales, es más debe estar allí a las 18:30h.- dice serio.

La puntualidad es mi debilidad y mi jefe lo sabe aunque después de varios años a su servicio ya no es una preocupación para él porque valora mi trabajo más que las formalidades.

- Muchas gracias saldré a las 17:00 para  que me dé tiempo a ir a mi apartamento  para arreglarme y no se preocupe a las 18:30 estaré  en el hall del Hotel. Hasta mañana.- Le digo sonriendo

-Nos vemos mañana- dice mientras está saliendo y cerrando la puerta.

Reposo la cabeza en el respaldo a la silla y emito un fuerte suspiro, la responsabilidad era muchísima pero las ganas por demostrar que podía hacer me hicieron levantarme de la silla y gritar- Tu puedes hacerlo .eres la mejor, ahhh- para acabar desplomada otra vez en la silla y con un hormigueo en el estómago. Miré el reloj y vi que era hora de ir comer, me levante y me dirigí a la cafetería de la empresa. Miro a mi alrededor y localizo ya sentados a mis compañeros de almuerzo Paula y Carlos, dos compañeros con los que siempre almuerzo desde el primer día en que empecé a trabajar ya va hacer 8 años. Conectamos desde el primer, a los tres nos gusta la música en vivo, los mismos locales? incluso salimos alguna noche juntos y nos contamos confidencias. Son mis compañeros y amigos. Paula es secretaría de la Sra. Ramírez, una socia de mi jefe, y  Carlos es del departamento contable. A Carlos creo que le gusta Paula, la mira con amor pero no lo reconoce y creo que a Paula también le gusta Carlos aunque aún no  se ha dado cuenta. Están hablando de que esta noche habrá un concierto en la sala Capital a las 23h de los Dog un grupo  indi que nos encanta.

-Podíamos quedar a las 10h en el Columpio rojo( un local) para tomar unas cervezas y unas tapas de cena.- dice Paula

-Genial contad conmigo- dice Carlos con una sonrisa enorme ? Y tú Anabel, ¿te apuntas?, venga sé que te encanta este grupo- me dice casi suplicando.

-Lo siento chicos pero no sé si me dará tiempo, ya me fastidia pero  tengo esa dichosa reunión a las 19h y entre una cosa y otra no puedo asegurar estar para las 22h. Asique mejor no cuenten conmigo, si puedo ya les llamo y sino pues nada. Otra vez será- Digo con resignación mientras miro para mis compis como ya están hablando de la noche.

Me encanta verlos juntos, sus miradas son distintas, ojala yo también sienta lo que ellos sienten algún día.

Hace más de un año desde mi última relación, fue un auténtico desastre, quedé tan dolida que tarde meses en recuperarme y volver a tener esperanzas en el amor. Alguna cita que otra con algún chico pero no despertaron mis mariposas en el estómago. Creo en el amor y esta vez no quería perder el tiempo con nadie porque tenía esperanzas de encontrar al hombre que realmente me hiciera sentir ese dichoso hormigueo que tanto anhelaba. Sabía que tarde o temprano llegaría asique no intentaba forzar la situación aún soy joven solo tengo 29 años.

El almuerzo pasó entre risas y confidencias cuando acabamos nos levantamos y cada uno cogió para su oficina.

Después de unas horas trabajando miré el reloj iban ser las 17h. cogí los documentos para la reunión y apagué el ordenador. Me dirigí a la oficina del Sr. Gutierrez para decirle que me iba y con la misma baje al parking subterráneo donde cada empleado tenemos plaza de aparcamiento a coger mi precioso coche negro. Me encanta conducir con la música a todo volumen en mi precioso coche.

Mi apartamento está en la zona vieja de mi ciudad a 20 minutos del trabajo.  Es una calle muy transitada  por los turistas, es estrecha, con adoquines, tiendas a ambos lados, bares, restaurantes, pubs,?me encanta vivir aquí en el medio de todo lo que me gusta. Aparco en el garaje del edificio de 3 plantas recién reformado y subo en el ascensor para entrar a mi apartamento. Es un apartamento precioso  en la buhardilla del edificio. Es muy acogedor con cocina americana, un baño y un dormitorio pero con una preciosa terraza tan grande como el apartamento que me enamoró. Mi refugio favorito. Todas las noches antes de acostarme salgo para ver mi ciudad con sus luces, ruidos y ese cielo amplio que no puedo dejar de mirar de lo hermoso que es.

Me doy una ducha rápida y con una toalla enrollada en mi cuerpo y con otra en el pelo me siento en la cama mirando mi armario completamente abierto. Escojo un vestido negro de media manga de licra que se ajusta a mis curvas de forma muy sutil realzando la forma de mis pechos pero sin mostrar nada y ajustado  hasta mis rodillas. Le añado ropa interior negra de encaje, medias de licra color carne y unos zapatos negros de tacón con un broche plateado en el lateral. Para contrarrestar el negro le añado un broche, pendientes largos y una cartera de mano verde botella.

Me visto y me voy al tocador para maquillarme y peinarme. Me decido por alisar mi pelo negro con forma de cleopatra con las planchas, una base de maquillaje muy suave, línea negra en mis ojos color verde, rímel transparente para resaltar mis pestañas largas y un todo muy suave de rojo en mis labios. Me hecho mi perfume de olor suave de rosas, pongo mi abrigo negro ajustado hasta las caderas  y me miro al espejo. Me veo elegante y muy natural nada sobrecargada. Me animo y grito ? Estas perfecta. A por el acuerdo. Siii- gritando para darme ánimos a mí misma.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com