CUANDO LLEGÓ EL AMOR 1/2

Por AnaRR
Enviado el 12/03/2015, clasificado en Amor / Románticos
585 visitas

Marcar como favorito

Miro el reloj - oh?son las 18:15h voy a llegar tarde.- exclamo asustada. -Le había dicho al jefe que llegaría media hora antes de la reunión y ya voy tarde, joder.- grito en voz alta. Con la misma salgo a todo correr, cojo el coche y me dirijo al hotel pero mierda hay retenciones ? no puede ser- cuando por fin consigo salir de la zona vieja me meto en la circunvalación, aquí parece que el tráfico es más fluido, miro el reloj y veo que son 18:35 ? Mierda ya llegué tarde a la hora que el jefe me había  puesto, menos mal que me conoce y me manda siempre ir antes para que llegue a la hora-dije aliviada.

Por fin llegué al hotel, di una vuelta, otra vuelta?no había donde aparcar cuando vi la entrada al parking del hotel para huéspedes y me dije- bueno no me queda otra que estacionar aquí y si me preguntan pues? ya inventaré algo- metí el coche por la rampa y vi que la barra estaba abierta y aparentemente no vi al señor de seguridad asique avancé por el parking bastante oscuro solo iluminado por las luces de emergencia cuando vi un hueco y aparqué rápido. Cogí el abrigo en la mano, el bolso y la carpeta con la documentación. Cerré y volví a mirar la hora.- son las 18:45 mierda voy a llegar tarde- Exclamé gritando. Miro a todos los lados cuando veo la entrada al ascensor  con un letrero luminoso en rojo que me llevaría a la entrada principal. Me echo a correr haciendo sonar mis tacones y pulso el botón del ascensor. Todo está bastante oscuro algo que no me agrada pero decido no pensar y centrarme en llegar al hall cuanto antes. Los nervios me consumen y este ascensor no llega para mi desesperación. Cuando el ascensor llega me meto en su interior y cuando iba a marcar de repente una mano con unos dedos largos retiene las puertas para que no se cierren provocando el mayor susto de mi vida estaba acojonada cuando las puertas se abren y veo al chico más guapo de mi vida, mi corazón parecía que salía de forma exagerada de mi pecho, no sabía si del susto o de lo guapo que era ese chico. Se quedó frente a mi mirándome ? Disculpa,  ¿te asusté?- dijo preocupado con la voz agitada. Mi cara debía de ser todo un poema porque no pude articular palabra y se colocó a mi lado sonriendo ? Parece ser que sí te asusté, disculpa no era mi intención pero vi la luz y vine corriendo para que no se escapase?- Me explicaba mientras mi cuerpo aún estaba temblando por el susto. Su dulce voz me fue relajando poco a poco, esa preciosa voz varonil y grave. Alcé la vista y en segundos pude ver su rostro y su cuerpo.

 Les diré que es un poco más alto que yo, aparenta de mi edad, es delgadito con pantalones pitillo negros ajustados, unas zapatillas  converse negras, un cinturón con tachas y una gran hebilla con forma de león, una camiseta floja de rayas negras y blancas  encima una sudadera abierta gris y una cazadora corta de cuero con una capucha saliendo por detrás. Sus muñecas con pulseras de cuero. Su rostro es precioso con rasgos muy masculinos perfectamente asimétricos, piel blanca y barba de 3 días. Su pelo es oscuro corto con el flequillo largo de lado  perfectamente peinado  con un rollo muy casual. Sus ojos de color azul cielo no dejaron de mirarme y su sonrisa?es perfecta y muy sexy?

Nos mirábamos con disimulo sonrojados como dos críos. Sin apenas darnos cuenta el ascensor estaba subiendo y ninguno habíamos marcado algún botón. En un acto reflejo mi mano se cruzó con la suya cuando nuestros dedos iban directos al 0. Nos reímos de lo que había sucedido cuando vi que estábamos subiendo y al llegar al 6º piso se abrieron  las puertas. Una pareja de recién casados haciéndose arrumacos entraron en el ascensor y se colocaron delante de nosotros provocando que él se pegase más a mí y marcan al 0 que nosotros no habíamos marcado y con la misma -La reunión- exclamo gritando mientras miro el reloj y veo 18:52h.-Ah? voy a llegar tarde, espero que no me estén esperando.- digo con la voz alta mientras él me mira con el ceño fruncido. ? Es que tengo una reunión muy importante con unos proveedores a las 19h y debía de estar yo esperando por ellos? que desastre.- Le digo desesperada mientras él me da unas pequeñas palmadas en los hombros para tranquilizarme?tranquila todo va a salir bien, confía en ti, todo saldrá bien si lo crees con determinación.- me dice con una dulce y tierna sonrisa.

El ascensor está bajando y yo estoy muy cerca de este hombre que me hace sentir tan tranquila y al mismo tiempo nerviosa. Puedo oler su aroma es tan dulce que mi nariz ya se está acostumbrando a él.

-Mi nombre es Anabel. Le dijo sonriendo cuando se abren las puertas y salimos del ascensor. Mi vista se centra en localizar a estes proveedores cuando por fin los tengo localizados y me iba directa para saludarlos sin más de agarra del brazo y con un golpe suave me aprieta en su pecho, es tan cálida la sensación, alzo mí vista  y me dice- Dani, me llamo Daniel y me gustaría volver a verte, necesito saber más de ti, siento algo muy especial y creo que a ti también te sucede. ¿a que hora acabará tu reunión?- me pregunta.

-No lo sé, espero que antes de las 22h para ir a cenar con mis amigos y luego iremos a la sala Capital para ver un concierto?.-le explico ruborizada mientras él se ríe cuando le digo lo del concierto.- si te apetece ¿podíamos ir juntos?- le pregunto con ojitos de por favor ven.

- Lo siento yo no podré acompañarte a esa hora pero? sala Capital? - dice pensativo - Te veré allí- Me dice sonriendo y me da un beso es la mejilla mientras me separo lentamente de él.

-Espero verte Dani- me despido con paso firme hacia los proveedores con los que tenia la reunión.

Después de decir unas 10 veces excuseme por la tardanza de un par de minutos, nos sentamos en una de las mesas reservadas para la reunión y dimos comienzo a la dichosa reunión. Mi mente se centró por completo en la reunión. Sabía que iba a ser difícil pero mi personalidad luchadora lo iba a dar todo.

Después de unas horas charlando, discutiendo en un sinfín de tiras y aflojas y demás? cerramos el acuerdo con un apretón de manos. Me sentía tan feliz que no pude esperar hasta mañana para llamar a mi jefe y explicarle todo. Él estaba feliz, alabó mi trabajo y me dijo que siempre confió en mí. Me sentí tan bien.

Debido a que era muy tarde mi jefe me dio permiso para que me tomara las dos primeras horas de mañana para descansar.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com