Compañeros de clase

Por catsex
Enviado el 29/03/2015, clasificado en Adultos / eróticos
15088 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Ahí estaban en clase, sentados juntos, uno al lado del otro. Ese día ella llevaba un vestido corto, hacia calor y su intención en clase no era otra que la de provocar a su compañero, el sabia perfectamente lo que había por debajo, el conjunto negro con las ligas que tanto le gustaba y que tantas veces se había quedado mirando. Las manos de ella nunca estaban quietas, paseaban a lo largo de las piernas de su compañero, las acariciaba lentamente, recorriendo sus muslos, apretando cuando llegaba a su zona preferida, subía acercándose mucho a lo que tanto quería tener dentro de ella, le encantaba jugar, mirarle a los ojos mientras le tocaba.

quería provocarle y sabia como hacerlo, paso una de sus largas piernas por encima de las de él, dejando ver las ligas y su piel desnuda, él no tardó mucho para pasar su mano por la piel subiéndole un poco mas el vestido, apretándole para que parara.

Afortunadamente la clase terminó, y se quedaron ellos dos solos en clase, ella se sentó en la mesa delante de el, abriendo las piernas y le preguntó:

-¿sabes lo que me he estado imaginando toda esta hora?

Él, subiéndole poco a poco el vestido le respondió:

-Claro que si, pero ven aquí y enséñamelo

Le cogió de la cintura y hizo que se sentara encima de sus piernas, apretándola contra el, ella al notar su tremenda erección empezó a moverse, y susurrándole al oído le dijo:

-vámonos, esta hora, si quieres no hace falta que salgamos de la uni

Él accedió, llegaron a la puerta de la clase, la puso contra la pared sujetándole las manos y mientras le miraba a los ojos le dijo:

- Vamos al baño, quiero follarte como nunca antes

Sonó el timbre de entrada a las clases, y no les falto tiempo para encerrarse en un baño y empezar a besarse.

Esos besos eran cada vez mas intensos, había mordiscos en el cuello, las manos de el ya habían levantado el vestido y estaban acariciando sus piernas, las agarraba con fuerza, le arañaba, quería estar dentro de ella. El tanga duró poco puesto, y sus manos, esas manos tan grandes, ya estaban jugueteando alrededor de su clítoris, notando como ella se humedecía y pedía que se los metiera, el obedeció, metió dos dedos de golpe con fuerza, ella se abrió aun mas de piernas para recibirlos bien, el movimiento se fue acelerando, el lo hacia con fuerza mientras ella acariciaba su polla por encima del pantalón, le rogaba que se lo desabrochara para poder meterse en su boca eso que tanto le gustaba.

Los pantalones de él cayeron al suelo y ahí estaba ella, arrodillada en el suelo, mirándole y sonriendo con esa sonrisa de niña buena y picara que tanto le gustaba a él, le cogió la cabeza con las manos, a ella le encantaba que el hiciera esas cosas, y ella encantada, empezó a lamer bien su polla, estaba hinchada, deseosa de que se la metiera en la boca. Le encantaba chuparla bien, ir metiéndosela poco a poco en su boca y cuando estaba bien mojada, iba haciéndolo cada vez mas y mas deprisa, hasta el fondo, apretando, le encantaba sentir los dedos de el apretándole la cabeza para que no parase, para que se la siguiera chupando, era una sensación increíble.

Mientras se la chupaba le miraba a los ojos, quería verle su cara cuando se corriera y él lo sabia, por eso la levanto del suelo, la puso contra la pared y hizo que sus piernas le rodearan la cintura, la penetró, sin avisar, le metió su polla hasta dentro de una vez, y mientras, le dio un azote que resonó en el baño, se escuchó un gemido de placer, él no podía parar de meterle su polla una y otra vez, le encantaba sentir lo húmeda que estaba, con la otra mano recorría su cuerpo, apretaba sus pezones haciendo que se pusieran duros, le azotaba, con la boca le iba dejando su cuerpo lleno de mordiscos, de lametones, de besos... a ella le encantaba cuando el se ponía bruto, cuando la follaba de esa manera, no podían parar, ella misma recorría su cuerpo, tocándose por todas partes.

Él estaba tan cachondo que la mano que tenia libre se detuvo en el culo de ella, bajó la mano hasta su clítoris y lo acarició, haciendo que ella se corriera otra vez, metió un dedo dentro de ella mientras no paraba de follarla para mojarlo, y cuando lo consiguió, fue lentamente hacia su ano, metió el dedo mojado con suavidad y a la vez le metió su polla fuerte hasta dentro de una vez, tanto el movimiento de su polla como el del dedo iban haciéndose mas fuerte, ella estaba preparada y él lo sabia. La puso mirando a la pared, hizo que se apoyara en el retrete, y la empezó a penetrar por el ano, a él le encantaba esa sensación, estaba tan apretado... La cogió de la coleta y empezó a empujar mas fuerte, la sacaba y la volvía a meter despacio pero con fuerza, mientras le follaba le daba pequeños mordiscos en el culo y azotes, ella estaba en el cielo.

Cuando el notó que se iba a correr le pidió que la chupara, que le dejara correrse en su boca, y así fue, ella se metió su polla en la boca, la chupo fuerte y deprisa hasta el fondo, y el, amarrándola de la coleta hizo que le mirara mientras se corría dentro de ella.

Poco tiempo después, sonó el timbre, y los dos volvieron a clase, como dos compañeros mas...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com