TE ESPERO EN ALTEA

Por Gabriel Ramos
Enviado el 20/03/2015, clasificado en Terror
251 visitas

Marcar como favorito

Después de siete años de no verla desde que estuvimos en la Universidad recibí una llamada de Verónica mi novia de aquellos tiempos. Concertamos una cita y el siguiente sábado nos encontramos en el bar de costumbre a la misma hora de siempre.

Pensé que esta vez no sería conveniente que yo llegará al final y apresuré el paso a todo lo que tenía que hacer ese día y llegué diez minutos antes de la cita, pedí una mesa pequeña, me instalé y con tranquilidad empecé a beber mi copa de vino preferida.

Verónica llegó quince minutos después de la hora acordada se asomó por la ventana y me ubicó rápidamente, yo era la única persona que estaba sola en aquel lugar. Entró bella y radiante como yo la recordaba, con una falda de color gris y una blusa rosa, zapatos de tacón altos y su esplendida cabellera negra.

Se acercó a la mesa y alcanzó a darme un beso en la mejilla. Después vino lo más complicado, ninguno de los dos decía nada, el silencio se hizo eterno hasta que ella inició la plática:

¿Cómo te ha ido? ¿Te casaste o sigues soltero? Estoy muy bien en general, por fortuna. Me casé y a los cinco años nos divorciamos. ¿Y tu? ¿Qué has hecho de tu vida? Nunca me casé, permanezco libre y autónoma y trabajo por mi cuenta en diversos negocios. Y ahora que nos hemos vuelto a encontrar que te parece si reiniciamos lo que dejamos suspendido ?dijo ella-.

Ese comentario me provocó una gran inquietud, al punto que quedé sin palabras. Solo unos cuantos minutos después le dije:

Yo estoy dispuesto a probar lo que se presente. ¿Cuándo nos volveremos a ver?

No me respondió y continuamos hablando de muchos temas que teníamos pendientes, nos fuimos actualizando.

Cuando nos despedimos ella me dijo:

Nos vemos en Altea el próximo sábado a la misma hora de siempre, me dio un beso en la boca y se fue.

El día de la cita yo no sabía a qué se refería con Altea: sí era un país o sólo un lugar de aquella población. Pedí un taxi y le dije: lléveme a Altea. Después de casi una hora el auto se detuvo y el chofer me dijo:

Ya hemos llegado. Aquí es Altea.

Dirigí mi mirada a la izquierda y estábamos frente al Cementerio Principal.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com