La muerte amada

Por Omar Hassiri Gómez
Enviado el 06/04/2015, clasificado en Intriga / suspense
408 visitas

Marcar como favorito

Era una noche oscura, yo vivía en un pueblo apenas civilizado y era normal verlo en esas situaciones, pero esta no vez no era así, lo presentía, presentía que pasaría una desgracia. Ojalá me hubiera equivocado, pues al otro día fue lo que sucedió.
Nadie lo conocía y sin embargo a todos les dolió su muerte, yo lo vi y creo que me afectó más que a los demás ya que yo sabía o por lo menos pensé que eso iba a suceder.
Desde ese día no he dormido ni un solo minuto, la locura cada vez acaba más conmigo, siempre veo alucinaciones, terribles y crudas alucinaciones. Hoy por ejemplo mientras tomaba una refrescante ducha me vi al espejo, desearía no haberlo hecho pues lo que vi no era nada más ni nada menos que mi propio rostro, todos dirán: ¿eso lo asusto?
Pues no pensarían así si ellos vieran su propio rostro de la peor forma, sin una cara que mostrar.
Pasaron más días y mi situación se puso aún más extraña, ya no sé sí lo que veo es real, siento que no estoy sólo en esta casa, es una estúpida maldición que sólo quiere acabar conmigo.
Un día como cualquier otro en mi vida (completamente de locos) iba subiendo las escaleras, yo vivía con mi esposa y me cuidaba. Entonces oí una voz, no era la voz de mi esposa, juraría que era la mismísima voz de la muerte, ya la había visto, me sigue más de lo normal estos días y no me deja en paz, tal vez mis días en esta tierra están terminando y lo mejor sería marcharme, o eso es lo que quiere que piense.
Lo estuve planeando días hasta semanas, pero al fin descubrí como engañar y matar a la muerte.
El primer paso era el más importante y tal vez el más peligroso, consistía en ponerme en peligro muchas veces, de esa forma la muerte siempre me seguiría.
El segundo paso fue actuar aún más loco y enfermo, así la muerte nunca me dejaría, y el tercer paso, del que por cierto me siento orgulloso, fue tal vez uno de mis peores errores.
El tercer paso fue:
Dormir, dormir y dormir (o al menos eso pensaba que hacia la muerte) en realidad yo sólo fingía y cuando por un momento de descuido, agarré un cuchillo convenientemente escondido debajo de mi almohada, y sin ninguna piedad comencé a clavárselo una y otro y otra Vélez, estaba tan feliz, era una sensación que no había sentido hace meses.
Depues de unos minutos me detuve, el horror apareció en mi rostro y yo mismo quería acabar con mi vida, así que corrí, mi casa era muy alta y por lo tanto me acerca lentamente a la ventana y lo hice...

6/junio/06
Hombre se suicida tras asesinar a su esposa.
El hombre era un loco, afirmaron todos los vecinos. Todos los días corría de un lado a otro afirmando que alguien lo seguía sin saber que era su propia esposa.
El Dr. Jones afirma que el hombre sufría de un muy grave caso de esquizofrenia, "ya no distinguía lo que era real" dijo en una entrevista.
Tras varias semanas y meses y luego de años de saber de su enfermedad, ocurrió lo que nadie imaginó, que ambos descansen en paz, pedimos todos los ciudadanos del pueblo...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com