MANUELA HEREDIA 8

Por MANUELA HEREDIA
Enviado el 09/04/2015, clasificado en Adultos / eróticos
1167 visitas

Marcar como favorito

Por aquel entonces había recogido de muchas casas gran cantidad de latas de comida con lo
cual tenía muchos alimentos como para subsistir durante mis días de encierro y tenía también
un montón de medicinas que pensaba llevar algún día a algún sitio para que las llevaran a
África pero que nunca hice... y esa fue mi perdición porque entre las pastillas mías y las que
tenía recogidas de otras casas tenía el cóctel perfecto para poder suicidarme y eso fue lo
que
pasó
a
los
21
días
de
estar
encerrada.
Ese día llamé a mi colaborador para asegurarme que no iba a pasar por alli, me dijo que ese
día imposible que tenía una cena con su ex y con su hijo y que nos veríamos a la tarde
siguiente. Perfecto, no iba a aparecer, porque era la única persona que tenía llaves. Así que
por una vez, salí de mi cautiverio y fui a comprarme una botella de vodka y un zumo de
naranja y volví a encerrarme en el local y empecé a sacar todas las pastillas de sus blister y a
machacar las que eran grandes para mezclarlas directamente con la bebida, en total fueron
unas 250 pastillas entre somníferos, hipnóticos y otras más que me bebí con alcohol para
potenciar su efecto, luego cogí una de las bolsas de ropa de la tienda transparentes que son
bastante grandes y me la puse en la cabeza y me puse cinta aislante alrededor del cuello y
me fui hacia la parte más profunda del almacén donde no me encontrara nadie, por si
entraban que pensaran que había salido y allí esperar mi muerte. Y no recuerdo más...Pero si sigo escribiendo es que algo pasó, desperté en un túnel de luz, con mis familiares al
fondo gritándome algo que no entendía y de pronto oscuridad y un dolor horrible en el
esternón y otra vez oscuridad, al rato volvía de nuevo otro dolor igual el el esternón un dolor
implacable muy agudo , que casi no me dejaba respirar en el esternón y muy a lo lejos mi
nombre, me estaban reanimando y por fin caí en un sueño reparador y me dejaron tranquila,
volvía a sentir mi cuerpo, aunque no podía moverme, me caían lágrimas por la cara porque
no estaba muerta, pero seguí viva y seguía respirando. A lo lejos seguía escuchando hablar
mi nombre, pero estaba como dormida, poco a poco, no sabría decir cuánto tiempo fui
despertando, estaba intubada, sondada, y mi cuerpo era un trapo inerte y sin ganas de vivir.
Estaba viva, había fracasado y tenía que enfrentarme de nuevo a la vida. Alguien me había
salvado en lo más inverosímil del mundo, cuando el plan no podía fallar. Tenía que estar
muerta...
Pero las coincidencias de la vida son muchas y esa noche mi colaborador se enfadó con su ex
y no sabe porque y sin avisar, cosa rara en él quiso ir a charlar conmigo y a llevarme la cena
y cuando no me encontró le dió un vuelco al corazón y en vez de pensar que podía haber
salido me buscó dentro y me encontró. Se me habían caído unos tablones encima, me había
orinado y la bolsa que tenía en la cabeza estaba llena de vaho, me la arrancó y casi ya ni
respiraba, parece que me quedaban escasos minutos de vida cuando llegó. Llamó a una
ambulancia y ese día él fue mi ángel de la guarda. Hoy todavía se pregunta igual que yo por
qué se le ocurrió ir a verme precisamente esa noche.
Fue una de las experiencias más extrañas y más duras de mi vida porque después de volver a
la vida no supe como vivir con ella y pasé un duelo de mi no muerte hasta que conseguí
aceptar
mi
vida.
A raíz de mi intento de suicidio ingresé en una unidad psiquiátrica donde estuve ingresada
unos dos meses y donde conocí personajes de lo más dispares e interesantes, pero para eso
necesitaría otro facebook entero. Me visitaron todos mis familiares y estuve muy arropada y
poco a poco fui tomando conciencia de mi vida aunque mi melancolía y mi depresión
seguirían y me perseguirían de ahora en adelante. Ya no era la misma. Seguía vacía,
deprimida y hundida. Me habían vaciado, desde mi violación, seguida por el presidente y
luego por el proyecto personal, estaba vacía y desorientada, no sabía qué era mi vida, no la
quería, y me daba igual que pasara con ella. Me habían dañado tan profundamente que me
parecía irreparable y seguía pensando en la muerte como mi único alivio, sentía que
estorbaba, que había fallado a mi hija, abandonándola con 12 años, había defraudado a mis
padres,
me
había
fallado
a
mi
misma...
De pronto una visita inesperada cambiaría los acontecimientos, mi madre para ayudarme
contactó con un amigo suyo un renombrado traumatólogo pero muy concienciado con casos
perdidos y mi madre le comentó el mío y sin dudarlo se vino a verme desde la provincia
donde trabajaba, cogió el AVE y se vino a Madrid. nos quedamos las dos muy sorprendidas y
agradecidas por el acto tan altruista de este médico. Fue encantador, me dió muchos ánimos
y me dijo que él tenía una casa para casos perdidos y que allí me podía recuperar y pasar el
tiempo que me hiciera falta, que no me preocupara por nada que me iba a recuperar y a
poner fuerte y que esto sólo había sido una mala racha. Que la vida era muy bonita y que él
me ayudaría junto con los suyos a recuperarme. Tendría alojamiento y comida y para mis
gastos con lo que cobraba del estado me bastaría por el momento. Mi madre además vivía
cerca de la ciudad y vió el plan con buenos ojos, todo parecía estupendo, así que en cuanto
salí del psiquiátrico, cogí unas cuantas cosas y me fui para allá.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao