Mi vecina Lorena

Por RobertoSep71
Enviado el 01/05/2015, clasificado en Adultos / eróticos
34483 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

LORENA

Lorena es una mujer espectacular de estatura mediana, ojos claros y expresivos, cabello rubio, labios dulces, sus senos son redonditos divinos, todo su conjunto es armonioso. Debemos vernos a escondidas ya que los dos somos casados, pero la atracción surgió de pronto, recuerdo el último día que nos vimos, teníamos varios días sin vernos pero habíamos tenido varias conversaciones por el chat muy calientes.

Al llegar a la habitación, tan pronto cerramos la puerta nos besamos con mucha pasión y desesperación, tenía muchas ganas de ella, nos seguimos besando y caminando hacia una silla en forma de "s" que nos gusta mucho, la tumbé en la silla sin dejarnos de besar, su cabeza quedó ligeramente hacia atrás, yo se di vuelta y nos seguimos besando esta vez con el "beso invertido", llevaba una blusa blanca escotada que me gusta mucho, en esa posición veía sus hermosos senos y los empiezo a acariciar, estábamos muy excitados y no queríamos separarnos ni dejarnos de besar.

Rápidamente nos quitamos los zapatos y la mayor parte de la ropa, ella volvió a la silla, al pasar por el frente de ella mi pene quedó justo a la altura de boca, sin pensarlo lo acarició con sus manos y lo fue metiendo lentamente en su boca, uhmm!! Di un pequeño gemido de placer, ella movía su lengua en la punta de mi pene y luego lo metía hasta el fondo, sabía que me gustaba eso y lo repitió varias veces, me separé un poco para poderla besar y seguir acariciando sus hermosos senos, luego un unos minutos di la vuelta para quedar arrodillado entre sus piernas le quité lentamente sus tangas, estaba completamente rasurada y olía muy rico, estaba muy húmeda y empecé a chuparle lentamente el clítoris y a saborear sus fluidos ella soltó unos gemidos de placer lo que me animó a aumentar la velocidad con mi lengua y a recorrer hasta llegar el límite de su culito, estaba muy excitada, me di vuelta sin dejar de chuparla para que ella tuviera mi pene en su boca, hicimos un 69 espectacular y la silla en "s" era muy adecuada para esa posición, estaba a mil, sentía como salí el líquido preseminal y ella lo saboreaba, quería estar dentro de ella.

Quedé sentado y recostado por la parte alta de la silla en forma de "s", ella se ubicó frente a mí y metió lentamente mi pene en ella hasta quedar todo adentro, hacía unos movimientos circulares, sus senos quedaron a la altura de mi boca y mi puse a chuparlos con muchas ansias; luego se movía de adelanta hacia atrás teniendo todo dentro de ella, me encanta como se mueve!!! ella gemía de placer y sentí como tuvo orgasmo sobre mí, después la levante un poco para poder moverme y seguí con un mete-saca más rápido, luego de estar así por un tiempo no pode aguantar más y... ahhhhggg!!! Cinco largos chorros salieron de mí para empaparla, ella siguió moviéndose y metiéndola hasta el fondo... uffff! Que delicia!! Quedamos abrazados durante un buen rato.

Me dije que se acostara boca abajo sobre la cama ya que quería practicar un masaje erótico que había visto en internet, le coloqué una almohada entre el vientre y la pelvis para que su cola quedara un poco levantada; saqué el aceite y empecé por el cuello y la parte alta de la espalda, lentamente fui bajando y me detuve un su cola haciendo masajes firmes, al tener la cola parada se podía ver su hollito y cuquita los cuales acaricié tímidamente y ella respondió con un gemido, pero seguí con las piernas y pies, para dejar lo mejor de último.

Al terminar con las piernas volví al culito, me eché suficiente aceite para que pudiera deslizar bien mis manos y prepararle su hollito para lo que venía, le acariciaba con una mano su cuca y con la otra en hollito que tantas ganas le tenía, pude ver como gemía de placer y mi pene ya estaba a mil otra vez, lo acerqué y la masajeaba con él pero sin penetrar aún. Le dije que se volteara para terminar el masaje, me coloqué más aceite en las manos y le hice unos masajes suaves en sus senos, luego bajé a su "botoncito" y lo acariciaba alternadamente con su culito, le levanté las piernas para tener una mejor visual, después de un rato sus piernas empezaron a temblar de la excitación, lo fui metiendo lentamente en su hollito pero por el aceite y las piernas temblorosas se salía; ella me tumbo boca arriba en la cama y se subió sobre mi, en esa posición pudo meterlo en su culito... uhmmm! Qué rico!! Apretadito entró suave y lentamente hasta quedar hasta el fondo, luego con una maniobra rápida giramos sin sacarlo para yo quedar encima de ella con sus piernas arriba, yo tenía un primer plano estupendo y podía ver como me comía su apretado culito, pude sentir como llegaba a su segundo orgasmo lo que me animó a aumentar la velocidad del mete y saca, hasta que ahgggggg!! Todo mi lechecita caliente llenaba su hollito, me tumbé sobre ella para quedar abrazados y extasiados!!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com