Querido diario 5

Por albamaria
Enviado el 27/04/2015, clasificado en Amor / Románticos
209 visitas

Marcar como favorito

    Tengo  el mes  Julio de vacaciones, o sea ya, empiezo el dos, cosa de los programas,  mañana voy a firmar, cierro el ordenador y?   al tren en su busca. ¡Al camino!  El lleva andando unos días,   hemos quedado en la Puebla de Sanabria  empezaremos  juntos a partir de allí. Son 10 u 11 etapas hasta  Santiago. Estoy  tremendamente  motivada y feliz, ya te dije querido diario, que fue el principio de nuestra relación. Ya tengo la mochila preparada, el billete del tren, me he despedido de todo el mundo, cuento las horas que faltan para bajar del tren y abrazarle. Esta vez hemos escogido otro camino para variar, y porque esta menos concurrido que el Francés.

           Hacerlo en su compañía era prioridad absoluta en mis pensamientos, va a ser precioso. Tendremos tiempo de hablar meditar y replantearnos nuestra situación, que no es fácil.

     Yo no quiero ser eternamente  la amante, y  no  me veo rompiendo con todo para e irme con él, que a su vez   tampoco quiere romper  con sus hijos, de alguna manera nos quiera a las dos. Lo entiendo, ella es maja, la conocí  hace tiempo,   he sido la segunda y aunque muy feliz intento poner los pies en la tierra. Pero no puedo olvidarle, en todos los aspectos vale más que mi marido, que ya no lo es porque él quiso, esto me lo planteo continuamente. La conciencia de mi madre tengo que lavármela yo. No fui yo la que lo abandono, me he limitado a buscar la felicidad a la que tengo derecho, si se  equivoco es problema suyo, que se lo hubiera pensado y no estaríamos en esta situación, aunque haya sido de  lo mejor que me ha pasado en la vida. Por otra parte mi hija, aunque lo intente no puede odiar a su padre ni ignorarle el resto de su vida,  necesita su presencia, aunque no lo diga, la conozco y sé que estoy en lo cierto.  

      En fin espero que  atravesando los bosques gallegos encontremos la solución, hasta mañana que si habrá novedades.                                            

                                                          LUNES  1 DE JULIO

     Esta  vez me he portado, apenas 24 horas y ya  estoy contigo otra vez, todo salió según lo previsto llegue a  Puebla de Sanabria  a media tarde. Cuando lo vi plantado en mitad del andén, en pantalón corto, (por cierto, que color más bonito han cogido sus piernas estos días), la camiseta recién estrenada para recibirme, con una rosa en la mano?Sentí que a lo mejor un poco enamorada si estoy. Me lance a sus brazos con la pasión de una  jovencita que se encuentra con su ídolo  soñado. Al resto de los viajeros les ha faltado poco para aplaudir, me han tenido que recoger la mochila que la había dejado atrás.

   Importante querido diario. Estoy incomunicada con mi gente, numero nuevo en  el  móvil,  de modo que llamare cuando yo quiera y desde una cabina  no deseo en absoluto despertarme con el perdón, perdón, perdón de mi ex. Ni que mi madre siga llorando mi pecado.      

      Acabamos de cenar, nos vamos a la cama estamos en un hostal, buscando algo de intimidad  llevábamos  6 días sin vernos tenemos que recuperar el tiempo perdido y  además hay que intentar descansar, yo estoy poco  acostumbrada a andar.    

                                                           DOMINGO     7  DE JULIO     

     En  Orense ya. Estos días llegaba muy cansada para escribir, es el  sexto día ya, voy cogiendo forma, además  hoy  ha sido  fácil: 22 Kms y cuesta abajo hemos llegado a las doce, nos quedaremos  en  el   albergue el ambiente  entre los peregrinos es un de las cosas que no hay que perderse.  

       Disfruto como una niña con zapatos nuevos. Este camino es  más  maravilloso, que  el primero y mira que ya lo fue,  menos gentes, y  más motivada,  y además su  compañía,  en las cuestas abajo a veces va cantando, sus chistes,  los  comentarios? es la tercera vez que pasa por aquí le recuerdan en muchos sitios, en Laza por ejemplo una vez no llevaba dinero y la dieron de comer en una tienda ha ido a saludar a la  encantadora  señora que  le reconoció  al instante.   En alberguería  tenían una fotografía  suya pegada en la pared  como amigo de la casa,  en Xumqueira  fuimos a saludar a un amigo de la vez anterior, que por supuesto, le recordaba,   nos invito a unas cervezas  y a quedarnos  en su casa, dio por supuesto que éramos matrimonio ,menos mal que no preguntó me hubiera sabido mal mentirle.

     Orense  tiene mucho que ver, después  descansar algo no portamos como turistas. De la mano, paseando por la orilla del Miño qué lejos me parecen mi trabajo, mi madre, mi ex? hasta  mi hija  no tiene cabida aquí, no quiero pensar en el futuro, me hace daño. Como nunca en mi vida estoy viviendo el presente, lo importante es el ahora: el rio, su mano,  el olor de su cuerpo recién duchado, sus besos, las caricias?Hemos cenado con el resto de los peregrinos en un bar cerca del albergue, un momento formidable: españoles  italianos belgas,? nos hemos puesto de pulpo y ribeiro hasta los ojos, a pesar de las diferentes lenguas nos entendemos. De verdad que es una de las mejores cosas del camino, la relación entre  personas que no se conocían de nada y están juntos como amigos de toda la vida,  tanta es la sintonía que por poco me convencen de que  es mi marido porque  por novios no  pasamos yo tengo 56 años y el 60 .Que  lo sigan creyendo, me gusta que tengan esa idea. Seguramente llegaremos a Santiago juntos.

                                                         JUEVES   11 DE JULIO

     Tampoco esto días tenía ganas de escribir, entre llegar al albergue, cambiarnos, ducharnos  lavar algo de ropa, cenar, charla con la gente? no queda tiempo para nada.

     Mañana de regreso, ¡que corto ha sido!   ¡Que rápido han pasado los días!  Esta mañana durante la misa en  la catedral le miraba como si me despidiera de él con los ojos  brillantes, el gesto serio, emocionado?  yo también lloré, ni pude ni quise evitarlo, fue precioso que me quitara las lagrimas con sus labios. Me va a costar  mucho  renunciar a su risa, a sus chistes, a su olor e incluso a sus ronquidos.  Lo hemos vuelto a hablar seriamente, tenemos que acabar, somos mayores  para romper con toda nuestra vida anterior, no nos vemos ninguno de recién casados, aunque, por otra parte, me parece que  hoy se acaba nuestra luna de miel aquí en Santiago.

     El ultimo día hemos renunciado a los albergues   por razones que tu entenderás querido diario, nos encontramos en la habitación de un  hostal.  Esta mañana  hemos entrado en Santiago con los peregrinos  dé los que  te  hable, permanecemos  juntos desde   Orense   somos una piña, menos mal que hay otras dos mujeres porque somos doce en total, anoche dormimos a 16 Kms  madrugamos algo y a las  diez y media estamos en la oficina del peregrino, la misa   y luego de cañas y a comer  en un restaurante típico lleno  de peregrinos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao