Morirás mucho después que la belleza

Por Vasia
Enviado el 10/05/2015, clasificado en Varios / otros
299 visitas

Marcar como favorito

Su voz era la brisa que levanta pequeñas crestas en un lago cubierto por el otoño; suave y lenta como la atención desinteresada.


Apenas movía los labios de una boca empequeñecida por el silbido de una lengua extraña, que surgía como un beso perpetuo o una flor lacrada.


El mensaje de sus ojos era entorpecido por la piel que los rodeaba, otorgándoles una lejanía que no era tal, una tensión innecesaria.


La vi observar el ocaso-una leona arrastrando un sol dormido en el pasado-.


En su interés descubrí la pálida sensibilidad que descansaba en su corazón como una pluma en el aire, siempre en vilo, por siempre impresionable.


Ahora que se ha ido, su presencia me acompaña, como una imposibilidad recurrente, como una muerte que no ha sucedido pero que igualmente atrae fantasmas.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com