LA FUERZA DE UNA MUJER (EXTRACTO)

Por Santiago
Enviado el 21/05/2015, clasificado en Adultos / eróticos
4052 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Tras rendirse a la evidencia ,ambos se sinceraron, ella lloraba.

Él también tenía lágrimas en sus ojos, aquello renovó aún más el amor por aquel hombre, y Roxanne sin dudarlo un momento se separó de él, lo cogió del pecho y lo arrastró hasta la habitación contigua.

Ya dentro, le quitaba con ansia de hembra en celo las ropas, casi arrancándoselas al a fuerza, él se dejaba hacer. Lo empujó sobre la cama, ella se quitó el vestido que llevaba de un golpe y se echó sobre él, besándole todo el cuerpo, con locura y deseo, él intentó con sus manos abrazarla, pero ella bruscamente se los cogió con los suyos echándolo los de él hacia atrás al tiempo que se lo seguía comiendo.

Aquella noche ella era una loba hambrienta, hambrienta de amor, ese amor que creía perdido, y que parecía que se le iba a gastar.

Decidió subir a horcajadas sobre su amado al que ahora sí le ponía las manos para que se las cogiera, una vez tenía ella las manos de él las posó sobre sus pechos, los cuales agradecidos recibían aquellas manos, el movimiento de ella no cesaba, él se retorcía de placer, al igual que ella, hasta que el momento del éxtasis final llegó, mutuo y alargado, intenso y ardiente, revelador y placentero. Tras esto ella cayó rendida sobre él, sudaban como posesos, Jake que sobre su pecho la tenía la abrazó suavemente, pero hasta donde sus poderosos brazos abarcaban, si de verdad existía un paraíso, estaría cerca de ser parecido a aquella experiencia, fue sin duda el momento donde sus dos almas estuvieron más cerca, muchas veces se habían amado, con locura y con pasión, pero nunca como aquella noche.

Ella se incorporó sobre él y sonriéndole le dijo, jamás nadie me a amó así Hernán, no me dejes nunca o te juro por lo más agrado que te he de matar- y le sonrió.

-Ha faltado poco hace un momento Julia, que intensidad.

-No es intensidad amor mío, es mi locura traducida al lenguaje del amor.

Jake le sonreía, que diferencia de la mujer que tenía sobre él en ese momento con la de hace una hora, como cambian las personas.

La reconciliación fue total.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com