El segundo de un tiempo ordenado y armonioso

Por Ravelo
Enviado el 20/05/2015, clasificado en Terror
272 visitas

Marcar como favorito

Al amanecer, con algo de frío. Y todo por amor. No es para descojonarse. Va en serio. Al amanecer, con algo de frío. En Naipyidó únicamente conocía a Thein Sein, y yo, por amor, quería, para seguir viviendo, conocer a Aung San Suu Kyi.

También me pasó con la madre Teresa de Calcuta, Catalina de Rusia, Indira Ghandi, Ana Frank, Golda Meir, Isabel de Castilla, Isadora Duncan, Marie Curie, Hipatia de Alejandría y Carmen Laforet. 

¿Quién soy yo? 

Pues si estoy en Birmania y ya era viejo cuando el ciclón Nargis; si sentado en la Pyidaungsu Hluttaw me pongo a jugar con ordenadores y paso de lo que allí se dice, y si en la antigua Pagan hay deseos de saludar a Rama y Sita, entenderás, sapientísimo lector, que la muerte es mi hija, que la inmortalidad mi hermana, y que la vida apenas corretea entre mis piernas.

Claro, soy el segundo de un tiempo ordenado y armonioso. Y el Cosmos, si quisiera, sería mi casa. O mi alma. 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com