M, mi primera madura (I) Llegada

Por PlumaLibre
Enviado el 06/06/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9644 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Recordar mi primer semestre en la universidad....tiempos aquellos en los que llegue de un lugar pequeño y tranquilo a uno hostil y cambiante.

Perdido en la curiosidad me aventure en muchos lugares para dar con un piso compartido, bien para vivir un tiempo o mejor aún toda mi carrera, en breve di con un barrio bohemio muy cercano al campus, un lugar hermoso rodeado de zonas verdes, sede de eventos culturales y tertulias nocturnas que de alguna manera podrían contribuir a mi formación....en fin. Di con una habitación en un piso familiar, allí vivía M con sus 2 hijos F y J, ambos de igual o mayor edad que yo, su esposo D era un oficial de policía que por diferentes circunstancias relacionadas con su oficio, fue trasladado a un pueblo que quedaba a no menos de seis horas de la ciudad; F y J con 19 y 20 años estaban validando la escuela preparatoria, al parecer no eran muy buenos en el estudio y menos como personas.....

M fue madre muy joven, de cabello rizado, dueña de una hermosa figura; pechos y nalgas tonificados, trabajados con disciplina en el gimnasio, este mismo le ayudaba a olvidar los constantes problemas del hogar que tenía con sus hijos y con su esposo en la distancia. Allí llegué yo, inicialmente distante me mantenía en el campus; era de esperarse que con el tiempo el hielo se derritiera y comenzase a relacionarme más con la familia, en particular con M la cual se mantenía en aquel piso a no ser que fuese al gym.

Una mañana, pasé de largo y me quedé dormido; al despertar, salí de mi pieza hacia el baño y tome una ducha, fui al patio de la cocina a descolgar mi ropa; allí estaba M, de espaldas, luciendo unos apretados leggins que marcaban sus carnosas nalgas y con su brasier a medio poner, apenas cubriendo sus grandes pechos, esa piel bronceada,,,mmmm de un momento a otro mi boca empezó a salivar en exceso, mi pene se tornaba duro y mi cadera quería avanzar solo en su dirección.

- Hola ,me dijo intimidada.

- Parece que se me olvido poner la alarma, le dije tontamente; ...maldición, como si no se hubiese dado cuenta de que mi pene empezaba a forzar la toalla.

- Tengo que colgar las cobijas, mi esposo llega en dos días, me dijo con voz temblorosa.

- Ehh… se me va a hacer tarde; respondí algo fastidiado con la situación tan incómoda que se había presentado, salí rápidamente de la cocina con mi ropa, me cambié y salí, no hay nada más molesto que te corten el rollo y luego te quedes medio día con la polla parada.

Durante el resto del día pensé en esa situación, cargando el morral de frente para que nadie advirtiera el bulto que se quería abrirse paso entre mi pantalón, como dije antes su voz, esa voz, temblorosa y sin fuerza… en fin ahora solo quedaba esperar que ese momento se olvidase o si algo tenía que pasar entonces pasase, ahora solo sé que hubiese sido mejor que quedase en el olvido.

Continua parte II............


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com