Un trabajo de clase que dio para mucho (parte 2)

Por perlanegra
Enviado el 09/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
3676 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Después del tremendo orgasmo que alcanzamos... nos quedamos en el sillón recuperándonos de lo sucedido.

Nos miramos a la cara y nos reímos... había sido todo tan rápido. 

La verdad es que en el fondo era algo que había deseado desde hacía tanto tiempo...

- Nena, ¿nos vamos a la ducha? - preguntó a la vez que me acariciaba el pecho.

Parece que Luis quería seguir con el tema... guuaauuu... solo de pensarlo me estaba poniendo cachonda nuevamente.

- Sí por favor, que necesito una ducha fría... o no sé lo que podría pasar aquí - sonreí.

Mi comentario debió acelerarlo, porque sus manos bajaron nuevamente al clítoris. Lo tenía hinchado y con el mero hecho de tocarlo ya me excité nuevamente.

Nos levantamos, entre caricias y besos... pero de camino al baño, no pudimos más y en mitad del pasillo, me puso contra la pared, me levantó en peso y volvió a follarme.

Sus embestidas eran profundas, mis piernas, alrededor de su cintura, se abrían todo lo que podían... quería que me llenara plenamente... necesitaba más. Los pechos subían y bajaban al ritmo que marcaba... y esto me excitaba más... ver saltar mis tetas de arriba a abajo... bufff

El cansancio estaba haciendo mella en sus brazos... así que me bajó me dio la vuelta y me cogió por detrás...

Me apretó contra la pared, ahora el frío de ésta contrastaba con el de mis pezones... y volvió a abrirme el culo... Dios!! que satisfacción!, cuánto gozo...

En esta ocasión, no hizo falta ir despacio... ya tenía el culito abierto... por lo que me folló contra la pared... cuando se dio cuenta que mis jadeos comenzaban a ser gritos de placer y que estaba muy cerca del orgasmo... sin dejar de follarme, me acarició el clítoris... hasta que los espasmos se hicieron dueños de mi cuerpo. En esta ocasión, él tampoco pudo aguantar más... parece que el verme correrme hacía que él también explotase...

Con una nueva sonrisa... nos miramos a los ojos y sin mediar palabra nos metimos en la ducha... lo necesitaba... ya me empezaba a sentir muy sucia...

 

El agua recorría nuestros cuerpos... pero Luis se hizo cargo de enjabonarme de arriba abajo... me sentía mimada... a pesar de los dos polvos salvajes que acabábamos de echar... él era tierno y así me lo demostró una vez más en la ducha... 

En esta ocasión, sus caricias eran tiernas, sus besos eran suaves... y aunque solamente disfrutamos del sexo oral, fue maravilloso...

Su lengua se había apoderado de todo mi cuerpo, pero sobretodo me chupaba el clítoris como si de un helado se tratara, barría mi sexo de arriba a abajo y de abajo a arriba haciendo que una oleada de placer recorriera todo mi ser. Sus dedos se hacían camino entre mis labios, abiertos y deseosos de recibirlo. Todo mi cuerpo era gozo... hasta que nuevamente y por tercera vez, llegaba al clímax.

Ahora íbamos 3 a 2, por lo que le debía uno, jeje,... y la verdad es que no me resultó difícil, pues él estaba excitadísimo, mis manos no habían parado de tocarle su polla mientras el me hacía gozar, por lo que la tenía dura... me puse de cuclillas y se la chupé... estaba henchida y el capullo muy rojo... era muy sensible a mi boca y a mi lengua... el mínimo roce le proporcionaba placer. Pero aún no era el momento de ella. Primero quise chuparle los huevos. Sabía que le gustaba, lo supe en el sillón... por lo que mientras le hacía una paja con la mano, mi boca saboreaba sus testículos... mmmm. qué rico estaba el "colega"... no había parte de su cuerpo que no mereciera ser chupada...

Cuando sus jadeos comenzaron a entrecortarse... me metí su polla en la boca... y tras varias embestidas... se vació nuevamente... parte en mi boca y parte en mi cara y pecho... Volvía a estar llena de él... Nuestras miradas los decían todo... había sido increíble...

 

A pesar de que al principio me molestó que Carla no viniera... ahora me alegro tanto... pues ha sido una de las mejores tardes de mi vida. Ojalá pronto nos vuelvan a mandar otro trabajo ;P


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com