INDECISIÓN

Por MORAIRA
Enviado el 10/06/2015, clasificado en Amor / Románticos
532 visitas

Marcar como favorito

INDECISIÓN
Era incapaz de dormir. Volteaba a uno y otro lado sin lograr acomodarse sólidamente a ninguna posición. Pera era la turbulenta agitación de su cabeza la que le mantenía con los ojos como platos. Le atormentaba lo que había perdido. Él se alejaba a su pesar, mientras ella trataba de desenredar un ovillo de indecisiones y dudas que le llevaban a un callejón sin salida. Sus miedos y mandatos asfixiaban su verdadera pasión. Ya no sabía que sentía. Su pensamiento fóbico-obsesivo había logrado confundir a sus sentimientos de tal manera que sus contradicciones eran infinitas. Incapaz de encontrar la vía para una calma mental, había decidido esconder el problema, asfixiarlo en el olvido enfrentándose atropelladamente a los quehaceres laborales y sobrecargándose de tareas innecesarias para evitar la entropía mental.
Pero el cruel paso del tiempo sentenciaba. Su opaca visión de la realidad quedaba ofuscada por sus miedos paranoides. Habían pasado más de tres años y seguía sin saber lo que quería. O quizás si lo sabía pero su alterego le impedía decidirse. En este impas se encontraba cuando sonó el teléfono. Al otro lado la voz de un compañero le anunció el accidente. Todo había sido muy rápido y no hubo testigos más que un niño de ocho años que, a esas horas, jugaba a la peonza en la calle. Al parecer su coche se desvió súbitamente de la calzada hasta ir a estrellarse contra un árbol del arcén. El impacto había hecho rechinar los cristales de la parada de autobús colindante. La primera sospecha era que se hubiese quedado dormido, pero aún no podía descartarse que hubiera ingerido alguna sustancia o estuviera bebido, aunque finalmente se comprobó que no era así.
Juan estaba todavía consciente según le habían dicho. Ella recibió la noticia con estupor. Paralizada por su angustia y sus miedos no sabía literalmente que hacer. Todo le parecía un error y hasta que no reaccionó pasaron unos minutos. Finalmente apuntó los datos del hospital y se acercò a verle. En el trayecto en el taxi la cabeza le dió tantas vueltas que ya casí no sabía donde se encontraba. Arrepentimiento, culpa, orgullo, soberbia, pena, miedo. Todo ebullía en su interior.
Sus ojos se abrieron al verle. O quizás al olerle. Mantenía la misma mirada alegre, viva, picarona de siempre. Pero esta vez era una mirada de adiós. Adiós para siempre y con una terrible nostalgia del tiempo perdido. Irrecuperable. Todavía alcanzo ella a darle un último beso en los labios que pareció sosegar su mirada y sus dolores, tanto físicos como del alma. Cuando dejó de respirar la enfermera agitó desesperada e inútilmente aquella situación ya irreversible.
Ella salió de la habitación. Ahora se daba cuenta de lo que quería. De lo que habría querido si sus miedos no lo hubieran impedido. Pero era ya demasiado tarde. Los lamentos eran ya inútiles. Se había ido para siempre. Y ella tuvo la amarga sensación de haber desaprovechado los últimos meses con sus agónicas indecisiones. Y de pronto maduro de golpe. Nunca había visto tan claro lo que quería. Sus fobias parecían haber desaparecido de golpe. Demasiado tarde. No podía parar de llorar. Y así siguió durante los siguientes días. La melancolía le dejo atrapada en un enjambre de dolor.
Todavía vivió veinticinco años más. Pero nunca pudo recobrar su paz. La súbita aparición de una valentía tardía no pudo deshacer la amarga pasividad con que actuó por sus dudas y miedos. Por el que dirán. Por no defraudar a sus padres. Sí, 23 años de diferencia eran muchos, y un divorcio con dos hijos todavía lo complicaba más. Pero a pesar de sus 33 años no había sabido comportarse como adulta y escoger lo que ella realmente quería.
En los últimos instantes se acordó de él, pudo visionar con claridad su sonrisa, su aliento, su olor, su tacto. Tan sola como el Iván Illich de Tolstoi, pudo derramar una última lágrima por él. Y entonces, empezó el silencio.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com