Es un trío o más

Por NinfaRelatos69
Enviado el 30/06/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9484 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Sucedió en un hotel. Una chica rubia de cuerpo escultural, grandes pechos y un buen culo me llamó la atención con su sensual vestido rojo. Notó que la miraba y me pidió que subiera a la habitación 243. Me dejé llevar y cuando llegué vi a un hombre moreno musculoso y muy guapo acostado sobre una gran cama con una pajarita al cuello y un tanga negro. Yo me mordí el labio a la vez que inundaba mis bragas y la chica rubia, Vanesa, me empezó a desnudar. Yo me volví y ella estaba también desnuda. Me acostaron en la cama y el chico, Álvaro me empezó a masajear los pechos con sus fuertes manos. Vanesa se inclinó y sentí su deliciosa lengua rozar mi clítoris. La metía y hacía círculos que me hacían temblar de placer. Álvaro pidió espacio y observó mi chorreante vagina. Metió un dedo y me hizo gemir. Luego metió dos, no pude evitar agarrar las sábanas de placer. Mientras, la chica lo masturbaba con sus manos y a mí me excitaba mucho verlo. Su pene erecto rozó mi ya abultado clítoris y jugueteó un poco conmigo. Volvió a hacerlo y cuando sintió que me iba a correr me la metió duro. Me dolía muchísimo y grité de placer. Vi su pene grueso y aún más abultado salir y otra embestida. Vanesa se estaba tocando mientras veía el espectáculo. Álvaro paró y me puso a cuatro patas, con Vanesa debajo de mí como haciendo el 69. Álvaro comenzó a penetrarme el ano y Vanesa me metía sus finos y largos dedos en mi clítoris. Daba círculos, masajes... Yo no pude resistirme al ver su vulva debajo de mi cabeza y me incliné para saborearlo. Nunca había probado uno. Comencé a abrirme hueco con la lengua entre sus labios hasta que encontré su clítoris y absorbí sus jugos. Álvaro ya había terminado y miraba como sus dos chicas se lamían mutuamente, causándoles placer la una a la otra. De pronto, me metió su polla en la boca y... desperté!

Uff, qué caliente estaba... Ahora tenía que masturbarme.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com