Secreto universal

Por KilianHunter
Enviado el 15/06/2015, clasificado en Ciencia ficción
1216 visitas

Marcar como favorito

 

Robert salió de su casa tan rápido como pudo. Maldiciendo cada semáforo y cada vehículo que se encontró en el camino. Justo cuando más tenía prisa el mundo parecía ir en su contra. Al final, logró llegar al edificio donde se estaba llevando a cabo el gran experimento.

Sin bañarse y apenas bien vestido, Robert salió del auto y sacó del baúl  la ametralladora que había comprado recientemente por medios clandestinos. Ninguno de sus estúpidos colegas había prestado atención a sus advertencias e ignorándolo habían seguido intentando descifrar el gran secreto de la existencia del universo. Todo a partir de la hipótesis que él mismo, estúpidamente, les había compartido. Y ahora lo llamaban por teléfono a su casa para decirle que llevarían a cabo un experimento en el que podrían demostrar sus teorías. Eran tan estúpidos que no veían el peligro de esa situación.

Entró al salón y sus colegas le recibieron con sonrisas de satisfacción. Él les respondió con una ráfaga de balas que hicieron bailar a los pobres hombres la danza de la muerte. Sin embargo, Robert había llegado tarde y cuando vio en el fondo del salón la máquina que empezaba a desintegrarse. Supo que lo mejor que podía hacer era darse un tiro por la boca. Pero ya no podía moverse, el planeta, el universo entero se había detenido y todo fue desapareciendo hasta volverse una inmensa nada. No hubo más animales, océanos, árboles o estrellas. Todo había desaparecido, excepto Robert, su mente consciente del secreto, flotando en la nada. Deseando con todas sus fuerzas morir, pero lastimosamente no existía algo como la vida y eso había quedado perfectamente demostrado.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com