El diario de las malas decisiones

Por S.R
Enviado el 18/06/2015, clasificado en Amor / Románticos
597 visitas

Marcar como favorito

Sábado 23 de Mayo 2015

Una decisión puede cambiar tu vida en un instante y eso fue lo que me paso a mí, no diría que fue una mala decisión si no el precio de un recuerdo, ni siquiera fue amor, fue solo algo que paso el problema era lo que yo esperaba que fuera y lo que jamás seria.

Dicen que las mejores noches son las que no se planean, y así fue.

Llegaba tarde para mi cita mi cita con Eduardo, estaba media picada, me di un duchazo y Salí, siempre supe que era una mala idea pero no podía quedarme con las ganas de saber qué hubiera pasado, ignorando las advertencias de mis amigas me reuní con él, habíamos quedado en que fumaríamos un poco así que nos fuimos al parque, mientras caminábamos me contaba algunas cosas de él, yo solo lo miraba, aun no sé por qué me gustaba creo que el en si tenía algo , algo que yo quería entender , quería saber que lo había hecho así.

Pasamos un rato y fuimos a comprar el ron, al parecer mi juicio estaba algo nublado ese día. Me dijo que conocía un lugar para tomar, aunque en mi cerebro decía que no fuera igual fui, tenía que saber. Llegamos el lugar era la casa de su mejor amigo, subimos a un cuarto con un sillón, una cama y una tele, las advertencias estaban ahí pero decidí ignorarlas, nos sentamos en el sillón, pusimos una película que ni siquiera se cual es y empezamos a tomar y nos miramos, nos besamos y todo fluyo, fluyo de una manera que jamás había sentido, de alguna manera termine sentada sobre él, nos besamos como dos amantes en una despedida , luego recordé que yo no era la que él quería , que el jamás me amaría como la amaba a ella , Pare y me senté él me dijo que pasa y yo nada y el dime le pregunte si aún la quería y me dijo que no , en ese momento le quise creer aunque sabía que no era cierto. Seguimos tomando, me dijo que tenía calor que si podía quitarse el polo y yo normal, luego me dijo que estaba cansado que si podíamos ver la película desde la cama y dije que normal, no sé si era tanto alcohol que nublaba mi juicio o simplemente yo quería que pasara.

Nos besamos y nos besamos, simplemente hicimos el amor si hacerlo.

Me quito la ropa y yo me deje, mientras mi cerebro decía no, mi cuerpo decía si y en ese momento parecía una buena idea, parecía lógico y me deje llevar.

Fue con amor, aunque no nos amábamos, lo sentí tan cerca de mí, fue como si en algún momento fuimos uno, dos personas descubriendo el placer en el cuerpo del otro.

Cada gran recuerdo tiene un precio y se paga con un pedazo del alma, fuimos amantes un día y eso es todo, la vida sigue su curso el seguiría amando a ella y yo solo tendría el recuerdo de aquella noche.

Todo lo que paso después fue un desastre, yo quería más, quería que me quisiera, quería que le importara, aunque yo no estaba enamorada quería intentarlo. Pero esta vez no se trataba de lo que yo quería si no de lo que él quería y él no quería eso.

Entonces se desencadeno una serie de malas decisiones, decidí olvidar y la mejor manera de olvidar era beber, beber como si no hubiera mañana, esa fue la primera semana y parte de la segunda, beber y llorar, aunque no sabía por qué no lo amaba, no lo quería, solo era ese maldito recuerdo de algo que fue el resultado de un conjunto de malas decisiones.

Sábado 6 de junio

Decidí ir a la reu que haría Eduardo convencida de que estaba todo olvidado, que yo podría con todo. Me equivoque. Me sentía incomoda, como si no estuviera ahí.

Nos sentamos todos en una mesa mis dos mejores amigas a mi costado y comenzó, empezamos a beber y a jugar yo nunca, y entre más bebía más recordaba que él no jamás me llegaría  a querer, que solo fui una más, nada especial. Había varios chicos sentados en la mesa varios se pararon y se fueron uno le dijo a Eduardo verdad o reto, él dijo reto y él le dijo bésala y se fue.

Nos quedamos solos, el me miro y me pregunto lo hacemos y yo normal, entonces me beso y se fue, entro mi mejor amiga me pregunto si agarramos y le dije que sí y se fue. Luego todo se fue a la mierda, entro Magaly y solo llore y llore le dije que lo quería, que yo si lo quería. Luego de eso recuerdo vomitar y vomitar, no podía pararme, sentía que moría, me avergoncé frente a mis amigos. Luego de eso todo esta nublado, pero me contaron que me sacaron de la casa, tomaron un taxi a casa de uno de los amigos de Glenda, que un wachiman me cargo y que nos dimos un pico, también que casi me mato en las escaleras  y luego de eso me dormí en el sillón. Recuerdo despertar salir de la casa tomar un taxi, llegar a mi casa y desmayarme ahí.

Había tocado fondo, por estúpida había tocado fondo. Luego de eso solo había dos opciones, quedarme ahí o recuperarme. Así que decidí recuperarme, cambie todo lo destructivo en mí, me metí al gimnasio y empecé a sanar poco a poco volví a ser yo, los recuerdos se volvieron en eso solo recuerdos, las malas decisiones fueron el pasado.

En esta vida hay sucesos que te hacen cambiar, que te hacen perderte y muchas veces perderse es la única manera de encontrarse.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com