Marcelo y Daniela - Parte II

Por C27
Enviado el 08/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
3312 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Marcelo la toma por los brazos y la tira a la cama, colocándose encima de ella empieza a besarla y va bajando, Daniela arquea su espalda para que Marcelo le quite el sostén, se liberan dos pezones rosados erectos y una aureola no muy grande del mismo color, ella suelta suspiros y su respiración no conoce la calma se agita cada vez más, mientras que Marcelo lame, chupa y muerde sus pezones, juega con ellos, los pellizca, los pone entre sus dedos y los aprieta, cosa que hace que a Daniela se le moje cada vez mas.

Marcelo empieza a bajar y le quita de manera rápida el pantalón, mostrando un hermoso cachetero que hace juego con el sostén que yace en el piso de la habitación, no paso mucho tiempo para que este le haga compañía, con Daniela desnuda y acostada en la cama Marcelo empieza por besar sus pies blancos y hermosos, sigue subiendo besando y pasando la lengua por sus piernas hasta llegar a su vagina, le abre las piernas y como un cavernícola entra en ella con su lengua, juega con su clítoris, chupa sus labios y saborea sus fluidos vaginales cada vez con más intensidad, Daniela no puede hacer otra cosa más que arquear su espalda y poner sus manos en la cabeza de Marcelo para obligar que su lengua cada vez vaya más adentro, prontamente Marcelo mete un dedo en su vagina, entra con toda facilidad debido a lo lubricada que esta, esto le da pie para introducir otro y masturbarla mientras su lengua hace círculos alrededor del clítoris.

Daniela empieza a soltar gemidos cada vez más seguidos y constantes, Marcelo siente como el cuerpo de ella empieza a estremecerse, lo que es muestra de que esta pronta a llegar al orgasmo, lo que hace que la masturbe con más fuerza y sus lamidas en el clítoris sean cada vez más intensas, al cabo de unos segundos se escucha el gemido que es punto cumbre del orgasmo de Daniela que queda acostada en la cama con Marcelo todavía entre sus piernas.

Así quedan por unos segundos hasta que Marcelo se pone de pie, Daniela divisa la erección en el bóxer azul, en esos momentos ya no tan dura como hace minutos atrás, ella se levanta lo agarra de la mano y le dice que se siente en el borde de la cama, esta lo empuja quedando acostado pero con sus piernas hacia afuera, Daniela desliza el bóxer y se lo saca, en ese momento queda expuesto el pene de Marcelo, ella acerca su mano y lo toma sutilmente empieza a bajar el prepucio hasta quedar una cabeza roja, ella en ese preciso instante acerca su boca al pene y empieza a darle pequeños besos en forma de juego y como preámbulo a lo que viene, empieza a pasar la punta de su lengua por toda la cabeza hasta que un momento ella se lo introduce todo en la boca, nota como cada crece un poco más, después de varios besos y chupadas el pene de Marcelo vuelve a estar como la roca de momentos atrás, las venas se le marcan de una manera pronunciada, la cabeza de su pene paso a ser roja intensa.

Daniela empieza con un sube y baja solo lo detiene para llevar su boca hacia las bolas para poder chuparlas y besarlas, su lengua se desliza por el tronco del pene y la pasa por el frenillo, lo que le provoca a Marcelo un escalofrió de placer por su cuerpo. Ella retoma el sube y baja y sigue en esta rutina por unos minutos.

Marcelo toma la cabeza de Daniela y la obliga a tragarse todo su pene hasta el punto de que en momento siente como ella se ahoga, la libera hasta que ya está por acabar toma nuevamente la cabeza y empieza a marcar él el ritmo de la mamada, en un momento la presiona con todo para soltarle un chorro de abundante esperma en la boca, Daniela hace todo lo posible para tragárselo todo pero no lo logra, al terminar Marcelo le suelta la cabeza y deja libre a Daniela quien con su lengua termina de limpiar y tragarse el esperma que anteriormente no pudo.

Marcelo se acomoda en la cama e invita a Daniela a colocarse a su lado los dos con sus cuerpos desnudos uno al lado del otro descansan un poco, se acarician sin decir ninguna palabra el momento no lo amerita, Daniela pasa una mano por el pene ya flácido de Marcelo y lo acaricia con toda la intención de levantarlo nuevamente, el entiende lo que está pasando y poco a poco acerca su boca a la de ella se dan un fuerte beso mientras acaricia sus pechos, baja hasta ellos y empieza a chuparlos nuevamente, en ese preciso instante Daniela esta acariciando con mayor fuerza el pene y logrando que se ponga duro cada vez mas hasta llegar a una erección total

Marcelo se coloca sobre Daniela y ella abre sus piernas para así lograr una posición del misionero en la cual la empieza a penetrar de manera suave mientras va incrementado la velocidad, la respiración de ella empieza agitarse de nuevo la velocidad de la penetración causa ese efecto en ella. Marcelo decide cambiar de posición y en una movida rápida queda el acostado y ella sobre él, Daniela empieza a cabalgarlo y a dar sentones sobre él, mientras que Marcelo le acaricia los pechos y juega con ellos.

Asi pasan unos minutos hasta que de la boca de Daniela y con voz entre cortada por su excitación le pide a Marcelo.

Daniela: ponme en cuatro y penétrame desde atrás.

Esto a Marcelo le ilumina el rosto y rápidamente la acomoda y se ubica en posición, la agarra de sus caderas y con una embestida ya nada sutil le mete el pene, con el pasar de los segundos la penetra cada vez más rápido y con mayor agresividad, en un momento Marcelo le aplica una nalga a ella, la cual responde con un pequeño gemido, esto le da pie para darle una segunda y una tercera obteniendo la misma respuesta.

Sacando ya su lado más pervertido en esta posición la toma por su cabello negro, se lo jala mientras la penetra a lo que ella solo responde con gemidos, ya casi con las ganas de acabar al limite Marcelo saca sus últimas fuerzas para que sus embestidas sean los más fuertes posibles, esto hace que ella se moje y excite más llevando a que su cuerpo se agite, lo que da como respuesta un orgasmo y gemidos de placer. En este punto Marcelo se encuentra al límite y suelta toda su carga en la vagina de Daniela gozando de un orgasmo.

En este punto ya los dos se encuentran agotados y se desploman sobre la cama, el pene de Marcelo ya se encuentra flácido y la vagina de Daniela chorrea restos de semen, lo que indica que tuvieron una noche maravillosa.

FIN


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com