Poseyéndome

Por NinfaRelatos69
Enviado el 03/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
5396 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Yo tenía veinte años, era muy joven. En un bar me había cruzado con una chica muy maja, un tanto rara. Unos días después me llamó para que quedáramos con sus amigos, que me pusiera sexy. Yo no entendía mucho, por lo que yo sabía ella no era lesbiana... Cuando llegué no había nadie, sólo ella. Me dijo que subiera a la habitación en la que había gente. Yo lo hice porque confiaba en ella pero estaba algo asustada. Ella vino detrás mía. En la habitación había muchas personas, hombres y mujeres, todos desnudos.

-Hoy tú eres el "banquete"-me sonrió-. Sólo desnúdate y no hace falta que hagas nada, disfruta.

No me mosqueó que me hiciera la protagonista de su orgía, pues la primera vez que la vi hablamos de todo y también de temas sexuales. A mí me gustaba destacar pero esto nunca lo había probado. Obedecí y dejé mi cuerpo en las manos de esas personas, que me miraban como vampiros sedientos de sangre. Alguien me tapó los ojos asique no pude ver nada.

 

Lo primero que sentí fue algo muy agradable rozándome mis partes bajas, que hizo aumentar mi clítoris. Un millón de manos acariciaban cada centímetro de mi piel, pero no era desagradable, lo hacían de forma sensual y suave. Mis paredes se contraían al contacto de cada pene, cada dedo o cada objeto, haciéndome gemir muy ricamente. Una voz masculina me susurró "Relájate". Yo no podía estar más relajada... Fue entonces cuando me penetraron por tres sitios a la vez: la natural, el ano y la boca. Otras personas a la vez me lamían los pechos y me los acariciaban percibiendo mis pezones duros. Los tres miembros que había en mí se movían al unísono. No me sentía sucia, ni poseída, si no todo lo contrario. Era libre. Luego los penes pararon y alguien me empezó a lamer mi vulva. Me corrí en la boca de esa persona. Tuve un orgasmo que resonó sensualmente en la habitación. No sé... Ese día para mí todo fue sensual. Pasamos allí unas horas. Yo no los volví a ver, sólo a mi amiga, la chica extraña de aquel bar...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com