Sincronicidad

Por Jaimaca
Enviado el 04/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
1767 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Antes de empezar el relato, quiero aclarar que los personajes son los mismos que los de la historia que publiqué hace un par de días, llamada "Rompiendo los prejuicios". Los invito a que la lean si aún no lo hicieron. Y también, si alguno se atreve a comentar con alguna crítica constructiva estaría muy agradecida!

 

Comenzamos a besarnos con desesperación, sedientos. Ambos habíamos esperado ese momento con ansias y por fin había llegado. Primero me abrazó fuerte y con emoción. Sus manos empezaron a deslizarse, una hacia arriba, que paró en uno de mis pechos para recorrerlo con suavidad, y la otra mano se deslizó lentamente hacia abajo, y acarició con ternura mi pierna izquierda. Los besos eran cada vez más agitados y torpes, violentos. Ya no nos alcanzaban. Entonces me alzó en sus brazos como si recién nos hubiéramos casado y me llevó a su habitación. Ahí me acostó en su cama y me empezó a sacar de a poquito la ropa, con movimientos suaves sin dejar en ningún momento de darme besos en el cuello. Sentía una intensa electricidad recorriéndome todo el cuerpo cada vez que sus dedos se introducían en mí, y al llegar al clímax, agarré su pene con una mano y lo empecé a masturbar, para enseguida colocarlo dentro de mi boca. Su gusto amargo inundaba mi ser y mis ganas de que me haga suya eran cada vez más fuertes. Él no dejaba nunca de acariciarme el pelo y dedicarme sonrisas que reflejaban lo bien que la estaba pasando conmigo. Lentamente, sacó su pene de mi boca y me recostó nuevamente para que seamos uno. Introdujo su órgano en mí con suavidad y progresivamente la velocidad iba aumentando. Me besaba todo el tiempo con dulzura y cada tanto me preguntaba si estaba bien. Yo estaba en las estrellas, vagando por el universo. Nuestros cuerpos se pegaban con sudor y nuestros labios mojados no querían separarse en ningún momento. Entonces juntos, acabamos. Los orgasmos, sincronizados, fueron el resultado del acto de consumación de dos personas que se aman con locura.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com