El tren de las 22,30h

Por Cuervo en transito
Enviado el 02/07/2015, clasificado en Reflexiones
389 visitas

Marcar como favorito

?Una noche como otra cualquiera, miro el reloj ,son las 22,30. Salgo al patio y contemplo la luna llena del 1 de junio del 2015. Me embarco ha pensar sobre una conversación que he tenido, luego se me viene otro pensamiento en el cual me meto, después pensé que ya era hora de dormir realizo mi ritual de quehacer antes de dormir, lavarme los dientes, preparar un vaso de agua etc...

Que a absurdida cuando te das cuenta que son como vagones de un tren, pensamientos enlazados de realidades vistas desde mi percepción, sueños o proyectos que beben del mismo pozo de mi realidad subjetiva. Ahora se que hay puertas que comunican cada vagón.

 Esa noche desperte en un vagón, no  recuerdo cual era mi pensamiento, logre salir y mirar a mi  alrededor, me pregunté de el porqué  de este pensamiento. El tren se aceleró y el fuego de las chispas de sus ruedas al tomar una curva me asusto al igual que me sorprendieron. Superado ese miedo seguí visitando ese tren que desmiente y confirma mi  vida.

Observe algunos de mis sentimientos, todos tenían vagones de pensamientos antiguos anexos, me dijeron que tienen gran importancia, realmente eran los vagones más grandes que los demás y son los menos visibles, ellos crean tus pensamientos de las cosas que ves y te relacionas .

 Otro día animado visite  mi vagón de mi sentimiento de amar. Era bien amplio, allí está  un amor platónico con escensia de juventud, muchas historias y anhelos convertidos en fantasía con un sabor amargo.

Al fondo del vagón veo una luz que se mueve y me acerco a ella pero me detienen.  

Eso es tu futuro y no puedes acceder a él me dicen, me retiro con una desazón que me embarga y a la vez con esperanza, doy gracias por lo no vivido, es libre como el viento lo aún no conocido y eso me gusta.

  Parece que en ciertos momentos logró no ser un pensamiento y puedo ver el tren y sentirlo como vibra en su camino por la vida. Quiero llegar a la locomotora, Se que allí me espera alguien y que me cederá el puesto con una sonrisa, me dirá que ya era hora que volvieras. Sé  que mi vía como la de todos, termina en vía muerta, sólo espero llegar a la locomotora de mi vida. 

Dicen que si logras llegar te estiendes cuál pájaro libre que agita sus alas y da su primer vuelo,  y aunque sigas atado a la vida puedes viajar libre,ascender para que la luz de la luna ilumine tus alas plateadas.

Cuervo en transito.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com