La barwoman

Por Srojas
Enviado el 07/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2942 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.
Día miércoles, mitad de semana, el calor abruma toda la ciudad, salgo del trabajo cansado, agotado, no quiero aun llegar a casa, camino un poco algunas cuadras, no deseo tomar el metro que ha esta hora debe estar atestado de persona, con dificultades hasta para respirar, camino algunas cuadras hasta que llego a una plaza, busco sombra y prendo un cigarrillo. Observo que frente donde estoy hay una Bar, sin pensarlo mucho y buscando un poco de tranquilidad, lo veo desde afuera y no se ve muchas personas, un par de amigas (al parecer) sentadas afuera, y dentro dos mesas ocupadas.

Al entrar veo a un tipo en la caja con cara de aburrido, le hago un gesto como de saludo y me siento en un sector algo oscuro, pasa un minuto y veo a la mesera acercarse hacia mí, delgada, pelo largo castaño puesto hacia el costado, ojos oscuros, morena, media como 165, llevaba un short de jeans algo suelto con un top de mangas largas, le llegaba debajo de sus senos que tenían un buen porte, la quedo mirando un segundo su escote y me dice "hola, buenas tarde... que te vas a servir" inclinándose sobre la mesa en la que estaba sentado- "tráeme un cerveza por favor" mi mirada esta hacia su escote y "ya vengo, amor" me dice" y se da la media vuelta.

La quedo mirando absorto por todo lo que sucedía, saco mi celular que siento vibrar (la costumbre de tenerlo en silencio) lo veo y tenía 3 llamadas perdidas, 2 mensajes los cuales no respondo, quería seguir viendo a la Barwoman, cuando la veo volver, dejo el celular en la mesa y veo como camina, esplendida, segura ! qué mujer! la quedo mirando y sonrió "ok, acá esta la cerveza" algo y me queda mirando esperando que diga otra cosa la mira de pies a cabeza "jaja no, gracias, nada que este en la carta" sonríe y me guiña un ojos...

Pasa un rato entre otra cerveza y varios mensajes que me llegaban, los dejo de lado y veía a la Barwoman, iba en la mitad de cerveza y ella estaba limpiando la mesa que estaba cerca "es raro ver a alguien a esta hora sentado solo, estas bien" me habla, "si, bien, solo quería un momento de tranquilidad y creo que llegue al mejor lugar de Santiago"
¿cómo te llamas? me pregunta, Sergio y tu, se acerca a mi mesa y pone sus manos en ésta, su escote se pronuncia de forma increíble, la miro a los ojos y solo sonrió, "tranquilo, no eres el primero " sonrió y le miro el escote con más seguridad, se sienta al lado mío quedando completamente sorprendido... la observo y busco al tipo de la caja que estaba denante "tranquilo, ya se fue, es tarde, no te quise sacar aun, estamos solos..." la quedo mirando sorprendido y veo que una de sus manos recorre mi pantalón, como una reacción automática, instantánea mi pene se despierta, se pone como fierro y sonríe por que con su mano casi en el muslo sintió la cabeza de mi pene que tiene gran envergadura, muerde su labio y en un instante nos estábamos besando con un desenfreno absoluto.

Con mi mano tomo uno de su seno que tenía esa exquisita sensación, apretó y veo como se asoma su pezón, sin esperar mucho le bese el cuello para poder acercarme a su seno, el que mordisqueo directamente su pezón, toma mi pelo, abrazándome y mi mano se va a su muslo, de pronto, siento como su mano se acerca a mi pene duro, y pasa por encima de éste dirigiéndose a mi cinturón, lo quita con un hábil movimiento y saca mi pene "hey que buen porte, está bien grande" dicho aquello se agacha y comienza a lamer la cabeza de mi pene, tomo su pelo y lo levanto siento como comienza a tragárselo y con mi mano apreté sus senos.

Quita mi pene de su boca y me toma por el mismo pene para que ponga de pie, me queda mirando y le quito de inmediato el short, la beso y mi mano se dirige a su cosita "mmmm que bien esta, linda" me mira aun con mi pene en su mano y lo empuja directo hacia su conchita, se acomoda sentándose en el borde de la mesa y me abraza con sus piernas largas de un empujón mi verga estaba completamente dentro, la penetro y escucho como comienza a gemir.

"dale, sigue, no pares..." la penetro profundo pero lento, al principio, me desabrocho la camisa y se acerca para besarme los pectorales... "que rico estas, amor" sigo con mi pene adentro hasta que de un empujón me quedo sentado en la silla, se baja de la mesa y se sienta en mis, con mi pene dentro de su conchita que estaba completamente húmeda y caliente...

Mis manos en sus nalgas apretándolas fuerte, me comienza a besar el cuello moviendo sus caderas ferozmente, sus senos rozando mi piel, sintiendo sus pezones duros conmigo "mmmm que rico pene tienes" me dice en el oído...

comienzo a jadear un poco y me dice "me la das" se aleja un poco y se muerde los labios de la forma más sensual que he visto en toda mi vida... se agacha y comienza a masturbarme, pone su lengua en la punta de mi pene mientras me masturba esperando a recibir... luego de un momento de ese movimiento rápido apretó sus hombros y chorro de leche tibia sale de mi pene terminado en su lengua y en uno de sus senos "mmmm que rica", se levanta, se limpia los labios y se levanta...

Mi pene duro aun, y ella desnuda se sienta en la silla de al lado... mi mira y dice "sin duda la mejor propina de toda la vida"...

Nos quedamos conversando un rato más y nos despedimos...

Historia creada en un bar de Santiago hace un rato con mi amiga Silene...  


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com