El regalo parte I

Por CC Kitti
Enviado el 08/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2704 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Eran las 21:45 de una noche de sábado cualquiera, no me apetecía salir y como mis amigas habían salido, estaba sola en casa, con un pantalón corto ancho, una camiseta de basket enorme y el pelo alborotado  recogido de cualquier manera. Estaba tirada en el sofá con un cuenco lleno de helado con sirope de chocolate viendo una película de terror.

No esperaba a nadie, así que cuando sonó el timbre, me asusté, salté encima del sofá pegando tal grito, que me volví a asustar. Cuando me calmé, bajé del sofá y me dirigí a abrir la puerta. Y allí estaba yo, con la boca abierta, muda y con cara de haber visto un fantasma, delante de mi estaba TJ, con su sonrisa arrebatadora mirándome de arriba a abajo con una mano apoyada en el marco y con una bolsa en la otra.

– ¿Puedo pasar? ¿Que estabas haciendo?

– Ah… Esto… Estaba viendo una peli de terror. -Conseguí decir después de recomponerme.- Claro, claro, pasa.

Me hice a un lado y lo dejé pasar mientras intentaba peinarme el pelo con las manos sin lograrlo.

TJ es el chico mas guapo que he conocido nunca, alto, muy alto, piernas largas y atléticas, cuerpo fibroso sin llegar a estar musculado (odio a los armarios empotrados de los gimnasios), pelo moreno casi negro corto pero un poco mas largo por delante, con un poco de tupé, ojos grandes y almendrados de color castaño con pintas verdes y unas pestañas largas y espesas, y unos labios… Mmm sus labios, carnosos, suaves, invitan al pecado. Y ahí estaba  en mi salón con unos vaqueros que marcaban su bonito culo y una camiseta negra que marcaba su figura.

– ¿Que te trae por aquí? – Le dije mirándole a los labios y casi ronroneando, algo que me salía solo cada vez que tenía cerca a TJ.-

– Pues de casualidad me he enterado que no habías salido y he aprovechado para traerte un regalo que compré para ti en Alemania.

– ¿Y qué tal tu viaje por Alemania? – Dije acercándome mas a él.-

– Aburrido, si hubieras venido conmigo como te pedí, habría sido mas placentero. – Y esto último lo dijo arrastrando las las sílabas.-

– Bueno, ahora me tienes aquí, ¿Puedo ver mi regalo?. –

– Claro, toma. – estiró el brazo y sacó de la bolsa una caja alargada, dorada.-

Sostuve la caja en mis manos, observándola y tiré de la solapa para abrirla, al abrirla miré hacia TJ y empecé a reírme y acercarme mas a él. Saqué el vibrador de la caja y sosteniéndolo delante de él, le dije:

– Ahora tendremos que probarlo, ¿no?

Y sin más, TJ envolvió mi cara con sus manos y se acercó para juntar sus labios con los míos, al principio fue un beso suave, pero acabó siendo un beso lleno de deseo y pasión, mordió mi labio inferior y chupándolo fue quitándome la camiseta, cuando me arrancó la camiseta y me pegué de nuevo a su pecho se percató de que no llevaba sujetador y de su garganta arrancó un gemido ronco. Empezó a bajar besándome por el cuello, la mandíbula, dejando un reguero de besos hasta uno de mis pechos, que atrapó con sus dientes y empezó a morder y chupar como sólo el sabe hacer. Me separé un poco para quitarle la camiseta y casi al instante volvió a atrapar mi pecho y atacar de nuevo el pezón, que devoró sin compasión hasta que estaba tan duro y sensible que rozaba el dolor.  Empezó a bajar hacia mi abdomen lamiendo con su lengua, por el ombligo, hasta que llegó al elástico del pantalón, que cogió con los dientes y bajó hasta los muslos encima de las rodillas, al percatarse que tampoco llevaba ropa interior debajo de los pantalones, me miró y su sonrisa se ensanchó. Me cogió de las caderas y me empujó hasta el sofá, cuando me tuvo allí, terminó de quitarme los pantalones y puso el vibrador en mi vientre y mirándome desde la cara hasta el pubis me dijo con voz ronca:

– Enséñame como funciona, pruébalo. – Su voz sonó casi como una orden y eso hizo que me encendiera y sintiera punzadas en la entrepierna y el calor me inundara.-

Continuará...

 

www.katytiger.com


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com