El regalo parte II

Por CC Kitti
Enviado el 08/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2260 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Encendí el vibrador y me dio un sobre de color plata brillante de plástico, era lubricante, lo rasgué y deslicé el lubricante por todo el contorno del vibrador y después lo bajé hasta mi entre pierna y empecé a deslizarlo por el clítoris. El calor empezó a incrementarse y mirándo a TJ a los ojos abrí mas las piernas, él no quitaba los ojos de mi pubis, seguía el vibrador con ellos y comenzó a tocarse por encima de los pantalones. Me encantaba que me mirara con ese deseo y más aún verlo tocarse sabiendo que era yo la que lo excitaba de esa manera tocándome, me sentía poderosa.

– Des… Desnúdate… – Dije con la voz entrecortada.-

Desabrochó los botones uno a uno mientras seguía disfrutando de mi espectáculo y dejó caer los pantalones, para mi sorpresa no llevaba ropa interior. Estaba duro y preparado, Dios, era todo un espectáculo, en ese momento me penetré con el vibrador y de su boca salió un suspiro hondo y un gruñido ronco, yo seguía penetrándome, con embestidas profundas y lentas y lo miraba tocarse. Pero deseaba tenerlo mas cerca, dentro de mí y alargando una mano, lo cogí de uno de los muslos y le dije:

– Dámela… Da… Dámela.

Él ya sabía a que me refería, me humedecí los labios con la lengua y ayudándose de una mano introdujo su polla en mi boca, yo seguía mi tortura con el vibrador, con penetraciones cada vez más profundas y rápidas y el me penetraba la boca con la polla, yo chupaba y lamía la punta cada vez que salía, me puse tan cachonda que empecé a aumentar la intensidad y las penetraciones y subí el programa de vibración del aparato, no iba a durar mucho, puse una mano en la nalga de TJ y le empujé mas al fondo, instándolo a que aumentará el ritmo, pidiéndole que no alargara mas la tortura, esa placentera tortura. Sentí como se iba formando el orgasmo en todas las terminaciones nerviosas de mi cuerpo, el placer era indescriptible, TJ seguía con sus acometidas en mi boca, yo seguía incitándolo a que siguiera, que no parara, chupaba y succionaba y giraba la cabeza de un lado a otro en semicírculos, quería que el se corriera antes que yo, quería que viera como me corría con su regalo. Saqué el vibrador de mi para centrarme en él, le cogí por la base de la polla y empecé a succionar con fuerza, a lamer a girar y cada vez más rápido mientras me ayudaba con la mano, la sacaba y jugaba con la lengua lamiendo rápidamente la punta, bajaba a la base y subía lamiendo y la metía de nuevo en mi boca, incrementé el ritmo hasta que me dijo que no podía más, que se corría, la cogí con fuerza succionando y cuando noté las primeras gotas de semen la saqué y me ayudé con la mano para que se corriera en mi cara, mi boca, mi pecho, el gruñía y se retorcía encima de mi, volví a meterla en mi boca y lentamente la lamí y la succioné hasta arrancar hasta la última gota. Cuando salió de mí, aún tenía los ojos brillantes y oscuros de deseo y me instó a que terminara yo. Volví a encender el vibrador y lo llevé a mi clítoris bajo su atenta mirada, mientras me masturbaba el me pellizcaba los pezones, los estrujaba, introduje el aparato en mi abertura y comencé de nuevo con las penetraciones, primero lentas para después ir subiendo la intensidad y profundidad poco a poco. El me pedía que me corriera, subí las piernas abriéndome mas y logrando más profundidad, mientras me penetraba la parte de arriba del aparato me estimulaba el clítoris y notaba como me llegaba el orgasmo, empecé a follarme esa polla de goma como si no hubiera un mañana, el gemía y se tocaba a mi lado pidiéndome más. Empezó a bajarme el calor desde la columna hasta la entrepierna, ese calor tan familiar que me indicaba que el orgasmo estaba cerca. Seguía con las embestidas, dentro, fuera, dentro, fuera, me retorcía y me movía buscando más profundidad y llegó el orgasmo, un estallido de placer desde mi clítoris que se fue extendiendo por todo el cuerpo y empecé a bajar la intensidad de las embestidas para alargar el orgasmo. Abrí los ojos, que hasta ahora mantenía entornados y vi a TJ que llegaba al orgasmo otra vez, saqué el vibrador de mi y sonreí satisfecha. Bonito regalo.

Kat.

No olviden comentar y visten mi blog para más historias

www.katytiger.com


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com