Experiencias que te cambian la vida (primera parte)

Por big love
Enviado el 03/08/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9488 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Somos un matrimonio joven en sus veintes pero ya llevamos muchos años de estar juntos, nuestra vida sexual siempre fue bastante candente con muchísima pasión desenfrenada pero al pasar los años el exceso de trabajo el estrés y los problemas cobraron su factura, todo se volvió bastante monótono aunque imagino que eso es algo usual entre parejas con bastante tiempo de estar juntos.

Siempre tratamos de revivir la llama que teníamos al principio pero cada vez es más  difícil volver a esos días, la verdad no entiendo por qué puesto que mi mujer me sigue gustando como el primer día ella es gordita, alta, piel morena clara, dotada con unos grandes pechos que son mi delirio y un trasero que no está nada mal.

Ya estaba algo desesperado por lo que estábamos viviendo y decidí investigar por mi cuenta cosas que le pusiera emoción a nuestras vidas, mientras más buscaba más me sumergía en un mundo nuevo desconocido para mí, me topé con muchísimas variantes del sexo para un matrimonio, conceptos que para muchas parejas  ya deben ser cosas muy familiares como el swinger,exhibicionismo,voyeur,  todo lo que uno puede imaginar, fue como despertar llego un punto en el que yo quería probarlo todo pero no tenía idea de cómo envolver a mi esposa en mis fantasías ,no sabía cómo reaccionaría cuando yo le contara todo esto, lo único que se me ocurrió fue aprovechar cada oportunidad que tuviera para irla introduciendo poco a poco .

Una noche muy calurosa estábamos acostados viendo una película ya eran casi las 11 de la noche, yo estaba en bóxer y ella solo con sus pantis y una blusita gris de tirantes, de pronto ella me dijo que sentía muchísimo antojo de un helado, le dije vamos por unos al oxxo que está a tres calles no??, me contesto ok solo me cambio, sin pensarlo le dije que no hacía falta, además hay muchísimo calor solo ponte un short y vamos además no hay nadie en la calle, rápidamente yo me tire una playera y el primer short que encontré.

Salimos de la casa rumbo al oxxo me encantaba ver el movimiento de sus grandes pechos sin brasier al caminar, la blusita marcaba muy bien las silueta de los pechos con los pezones resaltados sobre la tela todo un espectáculo que disfrutar, al llegar al oxxo casi de inmediato note como los chicos que estaban en la caja hablaban entre ellos y no dejaban de verle los pechos no le quitaban la mirada ni un momento, fue extremadamente excitante como una bomba que estaba explotando dentro de mí.

Durante casi un año seguí buscando cada oportunidad posible para buscar momentos excitantes con ella, mientras asíamos el amor siempre trataba de introducir la fantasía diciéndole al oído que imaginara que en la cama había alguien más y que la íbamos a consentir entre los dos que pensara en lo placentero que sería en tener dos penes para darle placer solo a ella.

Sin embargo para ella solo era una fantasía que la excitaba al momento del clímax, en cambio para mí la idea cada vez se hacía más  intensa y obsesiva, muchas veces le conté lo erótico que sería ver a otro hombre masajeándola tocándola, besando su cuerpo desnudo y yo participando o solo talvez viéndolos disfrutar como un espectador, pero como es natural su respuesta siempre era estás loco!!!! Pero claramente notaba como la dejaba con cierta curiosidad en el tema.

Poco tiempo después ya con estas fantasías en nuestras vidas me encontraba caminando por el centro de la ciudad atareado con unas diligencias y me tope a José un viejo amigo de la secundaria el cual tenía muchos años de no saber nada de él, nos paramos a platicar como una hora intercambiamos números  y cuando nos estábamos despidiendo me dijo que nos reuníamos este fin de semana como en los viejos tiempos, él nos invitaba a su ranchito que estaba a las afueras de la cuidad, dijo que el llevaría a la chica con la que estaba saliendo desde hace un tiempo para que la conozcamos y pasemos un fin de semana de piscina carnes asadas y cerveza lo cual me parecía genial.

Cuando llegue a la casa  de inmediato le conté a mi mujer la invitación de José para el fin de semana, a ella le pareció muy buena idea me dijo que estaría muy bien, el sábado nos levantamos temprano para preparar las cosas y nos fuimos para el rancho, ya cuando estábamos a punto de llegar vimos como pasaba un auto a toda velocidad  pero no le dimos importancia y al llegar al rancho nos enteramos que era la novia la que vimos salir, ellos se habían peleado muy fuerte por cosas de  pareja y decidió mejor retirarse.

Él no quería arruinar el día además ya tenía la piscina llena y todo preparado para pasarla bien, el plan seguía en pie nos invitó a pasar al patio donde estaba todo sacamos unas cervezas de la hielera  pusimos una carnes al asador, Empezamos a  recordar viejos tiempos de todas nuestras épocas de juventud y lo bien que lo pasábamos sin tantos problemas de adultos, ya como a las 3 de  la tarde el calor estaba sofocante mi mujer se levantó y dijo que se iría a cambiar de ropa ya no aguantaba las ganas de echarse un chapuzón en la piscina.

Mientras José y yo seguimos platicando él ya estaba ligeramente pasado de cervezas teníamos varias horas tomando, ya más en confianza empezó a platicarme de su novia la cual le traía muchos disgustos, ni siquiera el sexo era muy bueno con ella, me decía lo afortuna que era al haberme casado con mi mujer, a él siempre le pareció atractiva pero nunca logro que se fijara en la época de la prepa.

A los pocos minutos el reacciono se dio cuenta de lo que me acababa de decir me pidió disculpas dijo que era todas las cervezas las que estaban hablando, yo le conteste que no había problema estoy consciente que mi mujer le parece atractiva a otros hombres solo me reí para cortar la atención, Inmediatamente cambie el tema , le dije que nos metamos a la piscina, el calor estaba muy fuerte me quite la camisa me los pantalones quedando solo en  bóxer y me lance a la piscina, el me siguió e haciendo lo mismo.

Nos pusimos a echar relajo en el agua, a los pocos minutos mi mujer regreso con un traje de baño puesto que había comprado unos días antes, la verdad se le veía muy bien era azul fuerte de una sola pieza con tirantes algo escotado resaltaba muy bien su figura y sus hermosos senos.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com