Relato breve del primer topless de mi esposa

Por big love
Enviado el 18/04/2016, clasificado en Adultos / eróticos
7499 visitas

Marcar como favorito

Este es un relato breve de como disfrute la primera vez que mi esposa decidió realizar topless, debo agregar que siempre había sido una fantasía erótica para mí.

Estábamos de vacaciones por primera vez el que ahora es nuestro hotel favorito el temptation Cancún, era nuestro primer día en el hotel, estábamos tomando el sol frente a la piscina acostados en unos camastro bebiendo unos tragos, el hotel estaba muy concurrido era plena temporada alta.

Casi todos los huéspedes eran en su mayoría gringos y europeos, casi todas las mujeres llevaban puesto únicamente diminutas tangas y nada más, andaban sin el más mínimo pudor con las tetas al aire, mi esposa rápidamente noto que su traje de baño era sumamente conservador a comparación de las demás huéspedes que casi no traían nada puesto, su traje era color negro de una sola piezas amarrado sobre el cuello, tenía un escote que apenas dejaba asomar sus hermosas tetas pero se marcaban muy bien sus curvas, cabe aclarar que mi esposa era  bastante conservadora y penosa en ese tiempo, jamás usaba ropa muy escotadas ni reveladora.

Ella se sentía un poco fuera de lugar, decía que todas las gringas andaban desnudas en comparación de ella y lo que traía puesto, le conteste que eso era algo sin importancia alguna, nosotros veníamos para pasarla bien que no se preocupara por nada más, en tono de broma le dije que si le molestaba tanto lo que traía puesto que tan solo se lo quitara, por mí no había ningún problema con eso, ella solo se carcajeaba y decía que lo pensaría.

Un rato más tarde me fui al cuarto a buscar mi celular que deje cargando y de paso también aproveche para ir por unas bebidas, cuando regrese me di cuenta que ella se había desamarrado el nudo del cuello para bajarse la parte de arriba del traje de baño, estaba recostada boca abajo tomando el sol, yo no podía creer que se animara a hacerlo sabiendo lo penosa que era, asenté su bebida junto a ella, le acaricie la espalda suavemente y le pregunte a que se debía tal milagro, ella me contesto no te gusta??? Si quieres me lo amarro nuevamente, le respondí que no!!  me encanto que lo hicieras, ella levanto la cabeza, se puso los lentes de sol, miro para ambos lados y dijo riendo si esas gringas andan en cueros pues yo también, en ese momento se dio la vuelta para quedar boca arriba frente a la gente que estaba en la piscina y dejo libres esas tetas que son mi delirio para que todos puedan disfrutarlo tanto como yo.

Así pasamos toda la tarde de relajación, ella estaba como pez en el agua sin pudor alguno disfrutando del topless, nos dimos varios chapuzones yo aproveche para cachondear con ella, además había cosas nuevas y excitantes para descubrir como la sensación de saber que los demás hombres  pueden disfrutar de algo que antes solo tu podías ver jejeje y esos que están en la playa vendiendo cosas caminaban hasta uno para tratar de hacer la venta mientras están de mirones disimuladamente.

Al final de la tarde yo ya estaba muy cachondo ella me puso bien caliente así que terminamos subiendo a la habitación para poder descargar todas mis ganas.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao