Consecuancias de un chat caliente

Por libélula
Enviado el 21/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
11170 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

CHICOSEX: Te gustó? Te corriste?

YO: Si, me quedé bien y tu?

CHICOSEX: UFFFFF  lo que salió, puse todo perdido.

Suena el teléfono. Es Laura para cotillear un rato. Cuando cuelgo son casi las nueve y la cena sin hacer.  Voy a la cocina a preparar algo.

- Hola cariño, estoy en casa!

- ¿Qué tal cielo?, en la cocina.

Con el saludo de mi marido recuerdo dejé conectado  mi portátil en el dormitorio y lo que es peor, las bragas mojadas  tiradas por algún rincón.  Espero no se lo tome a mal, al fin y al cabo él abrió la cuenta de la página de contactos.

No tarda en aparecer,  me rodea con sus brazos por la cintura y me besa en el cuello.

- ¿Qué?, ¿te puso zorrita tu amigo el del chat?

Baja su mano al borde de mi falda y sube por la entrepierna, despacio, sé lo que busca y le facilito el camino. La yema de uno de sus dedos encuentra mi pipa, sabe eso me excita, lo masajea  untándolo con  jugos de mi  sexo encharcado de toda la tarde. Pronto sale del capuchón erecto, duro, ......  es grandecito y agradecido. Muerdo mis labios de gusto mientras me come el cuello, la oreja,  me conoce demasiado.

No tarda en repasar mi raja de arriba a abajo, lo hace con la yema de dos dedos, poco a poco va presionando y los labios se abren, se deslizan suaves entrando en mi sexo lubricado. Los mueve con maestría,  me gusta ....., apoyo mis codos en la encimera ofreciéndole el culo,  él presume de la hembra con el mejor culo de la ciudad.

No tarda en subir mi falda a la cintura, aparecen mis nalgas duras y redondas y me da azotes en ellas.  Has sido mala y mereces un castigo, me dice.  Pronto desabrocha su pantalón y sacando su polla  dura me da golpes en mis mofletes traseros,  la noto encima de la comisura de mis nalgas, va bajando despacio, pasa de largo de mi ano. Menos mal, digo para mi.

La noto en mi vulva encharcada, mis fluidos manan  mojando aquel capullo delicioso que  recorre con suavidad la grieta de mi cráter en ebullición,  va abriéndolo despacio, y noto su recorrido en el interior ............

La cena tardó más de lo habitual,  pero ese día no protestó.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com