Lo siento, mamá.

Por Becca_Cubbins
Enviado el 09/07/2015, clasificado en Drama
552 visitas

Marcar como favorito

A veces creo poder volver. Creo poder volver a ese lugar, un lugar tan único y especial que nunca más lo voy a poder sentir de tal manera. Hermoso, pero a la vez paralizante. Ni un músculo se movía, todos permanecían quietos, como si no tuvieran vida. Solo el corazón, acompañado de sus latidos, era lo que se sentía. Su respiración, y lo que se podía llamar como mi respiración, esa que era entrecortada, esa que no sabía ya que hacer. Paralizada como antes, quiero volver. En ese lugar tan impactante, ese lugar que no era más que una enorme habitación pero los sentimientos, y tan solo las emociones lo hacían tan especial que hasta hoy no puedo borrar la imagen de mi cabeza. Era difícil olvidarlo, yo diría casi imposible. Olvidar el ardor de su sangre en mi mano, olvidar el llanto que circulaba por mi rostro y alguna lágrima perdida, por el de él. Sus ojos, lo más fuerte. Sus clásicos ojos marrones se convirtieron en un negro profundo, tan profundo que me inmovilizaron aún más. Recordarlo todo me hace queres volver. Olvidar el temblor de mis labios al ver la bala atravesar el viento sin mínimo problema, era lo más duro. El impacto de la bala sobre él, lo fue más. Quiero volver, volver el tiempo, volver a aquella enorme habitación, volver a los segundos antes donde sus labios daban con los míos en un beso. Volver para remediarlo todo.

Veo mis manos limpias y blancas, pero aún siento el rojo de su sangre. Toco mi rostro y aún siento el salado de mis lágrimas, toco el piso y aún siento su cuerpo, sus latidos, sus últimos latidos. Esos últimos perdidos de una forma tan injusta. Se que el arrepentimiento va a emerger de mi, pero ya no puedo seguir. Perderlo a él, fue perderme a mi. Seguramente, mamá, encontraras esta pequeña hoja arrancada de tu diario con sangre, mi sangre. Pero sangre no derramada en vano. Solo quiero encontrarme con él nuevamente. Lo siento mamá, te amo. 

 

Al pie de una venta, una pequeña hoja junto a un diario de cuero. Pequeña pero capaz de retener las gotas de sangre derramadas por un tiro en la cabeza que acabaría con todo.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com