Comunión de almas

Por Su_Diosa
Enviado el 30/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2946 visitas

Marcar como favorito

 

"La luz del cirio iluminando su rostro

la navaja acercándose cuidadosamente a mi piel

el brillo de la única llama que resplandecía en la habitación

reflejando el filo plateado que rozaba mis senos

 

Las cuerdas inmovilizando mis brazos

mi espalda sintiendo la presión del cuerpo agitado,

de la respiración entrecortada

Tratando de alejarme instintivamente de la punta

que dibujaba ligeros círculos a su paso sobre mi piel

las piernas adoloridas ancladas en el suelo

 

La saliva deslizàndose por las comisuras de mi boca

escapando abundantemente de la mordaza

Sed en mi boca, mucha sed

resequedad en mi garganta,

humedad en mi vientre, sintiendo como El se acerca hasta mi rostro

clavando su mirada oscura muy dentro de mi

llenándome de sus deseos

 

En mirada sabe que estoy lista

puedo sentir la erección que le produce tenerme expuesta

con la piel marcada y enrojecida por sus azotes

con la mirada inundada y los pechos morados por las cuerdas

los pezones atrapados entre ellas

 

Posicionándose enfrente de mi

retira la mordaza y besa mis labios firmemente

mientras percibo el aroma de su sexo excitado

y casi puedo sentir que lo roza contra mi vientre

sin dejar de recorrer mi silueta con al navaja.

 

Delicadamente hace una incisión en la aureola de mi seno izquierdo

el sudor penetra en los poros en la herida que lentamente se van abriendo

y me hace estremecer

es un ardor constante que adormece la piel

que provoca una humedad intensa en mi entrepierna

deliciosas contracciones que estimulan los sentidos

 

 

Pequeñas gotas de sangre nacen de mi piel

se detienen como el rocío sobre las hojas

Su mirada extasiada se concentra en el corte

y su lengua deliciosa busca el sabor dulce de cada gota

 

La respiración agitada hace que se dibuje un hilo rojo por el perfil de mi seno

y es allí donde su lengua por primera vez prueba mi sangre

recorre la estela roja que se ha trazado, hasta lentamente llegar a su nacimiento

es el borde de mi pezón donde la sangre brota lentamente

y es allí donde sus labios se posan

Aferrándose fuertemente a la carne

llamando con su aliento a que brote mi esencia

estirando la piel y marcandola  con sus dientes

 

Sus dientes marfil enrojecidos

su lengua saboreando la viscosidad de mi veneno

instates sublimes cuando levanta su mirada

revelando ante mi la mas lujuriosa locura

acercándose poderosamente para llenarme

del sabor de mi alma en su boca

para darme de beber de mi propio veneno

para hacerme mas adicta y mas viciosa de El

 

Su mano enredada en mi cabello

y su lengua colmando hasta lo profundo de mi garganta

sus dientes clavándose en mis labios

trasmitiéndome todo su poder

yendo de lo màs duro a lo màs dulce

de lo màs perverso a lo más tierno

las gotas siguen saliendo de mi seno

dibujando perfiles delicados e irragulares en mi cuerpo

delicadas chispas libres salpican mi vientre, mi abdomen, mis muslos

 

Con los labios estremecidos

la boca saborizada con el coctel hecho de mi sangre y su saliva

lo observo, mientras masajea su boca contra la mia

mientras roza mi pecho contra el suyo

y me aprieta fuerte contra la madera

sintiendo deliciosamente como crece y palpita su erección

 

toca mi vientre con su mano

y baja súbitamente a mi entrepierna

entreabre los pliegues de mi sexo con sus dedos

liberando la humedad que entre los labios se escondía

me penetra con sus dedos

y los empapa con ese tibio nectar que florece dentro de mi

 

Me provoca un jadeo intenso

cuando retuerce  mi sexo entre sus dedos

llevandolos cada instante más y más profundo

 antes de traerlos a mi boca, y hacer que los lama lascivamente

y pruebe el sabor de mi cuerpo en su mano

 

Libera cuidadosamente mis manos y mis brazos y mis piernas

casi entumecidos, permanezco recostada a la madera

me permite acercarme a su pecho

y puedo sentir como su corazón parece que estalla

Alejándose de repente trae otra hojilla

un filo delicado que refleja de nuevo la luz de la vela

me sostiene con una mano y corrige mi posición

endereza mi espalda y sujetandome del collar levanta mi mirada

acerca la hojilla a su pecho

la ansiedad me invade

y me suspendo en cada movimiento de sus manos

el tiempo y el aire parecieran detenerse

solo escucho claramente los latidos desenfrenados de mi corazón

cada vez mas rápidos, y siento como si el filo de la hojilla cortara el viento

 

Es en ese instante cuando el delgado metal empieza a cortar la piel

su punta se entierra con firmeza en la primera capa

dejando tras de si un hilo, más oscuro que el mío

gotas espesas de un carmesí oscuro brotan lentamente

su mirada atrapa la mía y la sujeta con firmeza

mientras el atrapa su piel entre los dedos

haciendo que las gotas se deslicen dulcemente

 

"lame, suave, lento"

con las manos atrás me acerco despacio hasta su pecho

 

la incisión se hacia mas visible, a medida que la sangre brotaba

estire mi lengua, repitiendo lo que el acababa de hacer en mí

desde la última punta hasta llegar al corte

su sabor era agridulce, estaba ligeramente tibia

mi saliva se mezclaba con ella y al llegar a mi garganta

una extraña sensación me poseia

busqué su mirada, hambrienta y excitada

 

"Bebe"

 

 

Estando tan cerca de su pecho podia sentir los latidos de su corazón

posé mis labios sobre la piel

y succioné, como más suave podía de hacerlo

pero la pasión y el deseo me poseían

tiraba más fuerte de la carne

mis labios apretaban con firmeza

en eso me tomó de la barbilla, y con ese equilibrio que  siempre ha tenido

entre dulzura y firmeza, me llevó hasta su boca

 

De nuevo me invadió con su lengua

la envolvió con la mía, danzando y devorandome con pasión,

enredó su mano en mi cabello

y con la otra liberó su sexo

 

Abrió mis piernas y me penetró con locura

embistió tan fuerte mi piel

que la humedad que brotaba,

recorrió de inmediato mis muslos

 

Levantó mi pierna para poder llegar hasta mi alma

me desbordaba en gemidos mientras él,

como un lobo emitia sus guturales gruñidos

desatando aun más mis deseos

su mano sujeto mi cuello

y mirandome extasiado me gruño en los labios

 

"Hazlo Mi Diosa, libérate conmigo"

 

Y sin mas espacio, mientras sentía sus dedos apoderándose de mi aire

y sentía mis ojos llorozos me dejé caer en ese abismo de lujuria

mis caderas se consumían en un vaiven intenso

mi vientre se contraía y podía sentir la dureza de su sexo

invadiéndome

las pelvis chocaban con desenfreno, componiendo una deliciosa sinfonía

hasta que la calidez de su esencia se desató

y con ella

una caida libre donde mis musculos se congelaron

alargando  ese delicioso placer mientras él liberaba mi garganta

y un suspiro profundo devolvía el aire a mi pecho

 

El sudor de nuestros cuerpos

abundadnte, ácido, salado,

filtrándose en esas pequeñas incisiones

nos hacía estremecer

y de la nada un tibio aire nos envolvió,

mientras nos dejábamos caer al suelo

uno aferrado al otro, siendo uno mismo

UN MISMO LATIDO


UN MISMO SUSPIRO


UNA MISMA ALMA


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com