Lunares bajo sus ojos.

Por Dream_on
Enviado el 11/07/2015, clasificado en Amor / Románticos
297 visitas

Marcar como favorito

En un invierno de julio, tuve la oportunidad se presenciar una clase, la cual, hasta el día de hoy, no sabría con exactitud de que se trató. Le preguntaron a un chico, joven y atractivo, aquel que tenia un porte particular entre las chicas; el profesor se detuvo frente a él y dijo con voz tranquila: -Dime, qué es para ti la vida- Con tal gigantesca pregunta le muchacho no supo que hacer, mucho menos que decir, pero cierto era que despertó en cada alumno cierta inquietud.

Me mantuve como expectador y pude observar una muchacha golpeando con saña su lapicera contra su cuaderno, morocha y muy atractiva, me cautivó en un instante. Noto que la observaba, pero no hizo más que asecharme con la miraba y dirigirme algún que otro rechazo con tal. Bien, la muchacha luego de fulminarme y tirarme a la basura cual rata, levantó suavemente su mano, no con duda ni con miedo, sino con humildad, y comenzó a hablar:

-Yo creo que la vida es un proposito. Es decir, la vida es vivir, pero he aquí la proxima reflexión; qué es vivir. El vivir algunos lo toman por cuanto alcohol y cuanto sexo has tenido en comparación a los otros, pero no es en realidad ser feliz? Bien, no voy a involucrarme en eso, pero ser feliz es cumplir aquello que realmente queremos, esforzándonos y soñando, para cuando lleguemos a nuestras casas pensemos "lo hice"-

La chica había callado pero el murmullo continuaba. Claro, algunos hablaban de su referencia al sexo, pero yo no podía dejar de mirarla. Era autentica, y por lo visto rechazada por algunos; pero lo que mas me atraía era el misterio que la rodeaba, así como la amplia y profunda personalidad que parecía tener.

Al término de la clase, mientras ella guardaba sus cuadernos sin prisa, me acerqué, pudiendo observar un tatuaje que tenía sobre su antebrazo. Me detuve a unos pasos sin saber que decir, pues se observaba con facilidad mis veinte años mayor que ella y su rechazo constante. Me temblaban las manos, cual adolescente. Abrí la boca para decir algo, pero ella me interrumpió:

-Anna, es mi nombre- tenía lunares en fila debajo de sus ojos, como si Dios quisiese que estuviese siempre maquillada. Era hermosa, y continuaba siendo un misterio.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com