Tarde de piscina

Por selene37
Enviado el 21/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
13421 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Con estos calores que campan a sus anchas por la conocida costa marrón de Madrid . La mejor opción para mitigar en lo posible el agobio de esta calor asfixiante , es ir a pasar la amañan a La piscina .

M e gusta ir sola a la piscina a primera hora de la mañana , aun no hay fastidiosas familias con niños porculeros , corriendo en círculos m al rededor de tu toalla mojándote el libro en el que tratas de concentrarte y disfrutar de su lectura.

Definitivamente este sábado no era el día mundial de la lectura placentera.

Los más de 37 grados desde primera hora de la mañana provoco la salida en masa de tan delicadas y felices familias con mi mismo destino.

Después de un primer baño (dos largos en la olímpica) siempre hago el mismo ritual. Volví a mi toalla para quitarme la parte de arriba del minúsculo  bikini a rallas que me compre el primer día de rebajas  y disfrutar de la cálida brisa , que más que cálida era ardiente , tanto que aun con todo mi cuerpo mojado decidí que lo mejor era mover la toalla hacia una de las pocas sombras que quedaban libres y allí me tumbé a la sombra de un chopo.

La brisa cambio el tono de ardiente a refrescante consiguiendo que mis pezones de contrajeran endurecidos ante la nueva sensación. Cerré los ojos y disfrute de el silencio de mi mente de la quietud de la serenidad que da el  saber que estas en paz con todo tu ser ,en comunión con lo que te rodea.

Sentí que algo se movía a mi lado, ese algo era un joven no demasiado alto, castaño con barbita de más de 6 días como se lleva ahora. “Hipster” se hacen llamar, en un intento no conseguido de ser transgresores de la sociedad , una caricatura estúpida de un señorito que se cree más que lo demás por llevar esas pintitas ridículas del más arraigado neoliberalismo  . Aun así parecía simpático con su barbita y su bañador de.........

Comenzamos una conversación intranscendente sobre la pelea silenciosa por con seguir que no te invadieran tu trocito de sombra , los demás bañistas. Al poco estábamos compartiendo risas y un mini de cerveza.

_ ¿Te vienes al agua? - pregunto

_Por supuesto- Contesté.

El salto de cabeza a la piscina delante mío yo le seguí nadando en la tibia agua hasta la otra orilla , nos abrazamos en el agua yo le bese primero a lo que el correspondió con otro largo y beso francés. Me solté de el apoyándome en el borde de piscina dándole la espalda él se coloco detrás de mi agarrándome a la cintura arrimándose con cuidado a mi. Yo pude observar divertida que el pobre Daniel tenía una considerable erección. Bromeamos sobre el tiempo que tendría que pasar para poder salir de la piscina en tales circunstancias. Pero el juego nos gustaba a los dos él se acerca por detrás y acaricia mi piel sin rebasar bordes de mi bikini con disimulo , la gente

de nuestro alrededor solo formaba parte de nuestro en trono para añadirle morbo a la situación  y de por sí más que sensual.

El acariciaba con disimulo mis senos tocando solo con la punta del dedo corazón mis pezones _¿De qué color los tienes?. Notaba como mi sexo  humedecerse cada vez más.

Era el momento de tantear en casa de quien acabaría la faena. Decidimos que lo mejor era saliera yo primero hacia las toallas y que acabara la faena en mi recién adquirida ducha con hidromasaje ( para soportar echar un polvo con esas temperaturas lo mejor era seguir con el rollito del agua).

Del insoportable momento paseo en coche que estuvo toda la mañana al sol me ahorro contar nada.

Yo subí primero mientras aparcaba Daniel el coche un ......  con el aire acondicionado jodido ( jajajaja estos “Hipster”).

El chico resulto ser de los más prudente en vez de llamar al timbre de la puerta dio unos suaves golpecitos con los nudillos en la puerta. La primera toma de contacto no se hizo esperar y allí mismo nada más cerrar la puerta nos deshicimos de la ropa y los trajes de baño a un mojados derechos a la ducha mientras nos besamos devorándonos la boca hasta llegar a la ducha ya desnudos el me comía los senos eso lo hacía de vicio. Pero aquel pene ridículo que sostenía totalmente e erecto no llegando en su máxima extendían a los 10 cm de largo por como mucho 3 cm de ancho( jajaja estos  Hipster jajaja). El chico con sus labios y sus delicados dedos que si conocían bien como tratar las zonas intimas de las mujeres (será por la carencia de lo otro jajaja).

Gracias a la genética las mujeres poseemos 8000 terminaciones nerviosas en la punta del clítoris , pues yo señores y señoras lectoras do tener más del doble solo así se entiende que una vez que el minúsculo miembro me penetrara yo consiguiera correrme en tiempo récord. Después de unas vente envestidas más Daniel se corrió quedándose abrazado a mí.

Ahora me recordaba a un pajarillo sediento que encuentras medio muerto por la calor en verano , aun así le solté soltándole un jarro de agua fría.

_Bueno Daniel, tienes que irte, tengo cosas que hacer …. Ya nos vemos …. ¿Sabes dónde está la puerta verdad?

Ni siquiera mi importo una mierda ,lo que dijo al salir solo sé , que en descojonaba cuando sonó el portazo de la puerta a cerrarse.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com