Jazz

Por Ravelo
Enviado el 14/07/2015, clasificado en Poesía
304 visitas

Marcar como favorito

Tenía un áurea de grandeza. El pianista. Negro y largo. Con la risa de muñecos grotescos que te agradan, pero si la luz se devalúa, entonces la misma sonrisa te desagrada un pelín. Al piano, como digo, un virtuoso, y los compañeros tocaban como los mismos ángeles. El público en la pequeña sala clandestina, fumando y moviendo los pies. Algunas parejas dándose el lote. El camarero feliz y a punto de sufrir el cuarto infarto de la noche. Los instrumentos de viento violaban sin permiso. Un blanco se descontrolaba y se hacía pasar por Al Pacino al lado de una mulata filosófica y multiorgásmica, decía, esposa del pianista, decía, bisexual, decía, y Al Pacino con los ojos blancos como el tiburón mordiendo carne viva. Pero ni la rosa. La percusión hace que los temblores en la salita se conviertan en rutinarios, casi necesarios para que palpiten los corzones de los que están vivos. El ritmo enloquece. Los curas que quieren pasar desapercibidos se arrodillan sin remisión ante el sueco, porque así llamábamos todos al trompetista. "Bravo, sueco, eres el mejor". Un blanco metido entre negros que no hablaban y eran insensibles ante los aplausos, los desmayos, las bragas, los gritos y los cinco agentes de policía que pasaban de la ley seca. El pianista dirigía el verdadero big bang de la creación musical en el antro más especial de la ciudad más asquerosa y por esa razón más viva del mundo blanco. Luces de neón en las cabezas de los hombres libres. Pistolas que también bailan. El ganster que no necesita imitar y escucha como si fuera un erudito. Las camareras se corren. Los gatos en la calle son como lobos siberianos. Y cuando la súbita explosión musical revienta las paredes ya no queda nadie con vida como la entienden los médicos, torturadores, políticos y ermitaños. El pianista ha vuelto a hacer otro milagro. El mundo es aquel cuartucho destartalado, mugriento y sin aire. El escenario es el origen de todo bien. Alguien muere exclamando: "!Jazz!"


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com