¿Por qué, el hombre, me puede tanto?

Por siempreviva
Enviado el 14/07/2015, clasificado en Amor / Románticos
277 visitas

Marcar como favorito

Ya no corro, cuando me levanto, a mirar el cielo porque me despierto en él.

Ya no me extasío en el canto del mirlo, porque su respiración, me eleva.

Mi vida, con él, ha cambiado de paisaje.

El parque con sus farolas puestas se quedó inanimado, pues en la calidez de sus aguas, otro refugio he encontrado.

¿Por qué de esta manera su cuerpo me enciende?

¿Por qué si soy de ver de frente, no puedo desafiar su mirada?

¿Por qué en la sucesión de los días continúo turbada?

Me gusta su punto de alcohol y que me ofrezca beber de su copa.

Me rompo cuando sin llegarme a libar, me roza los labios.

Me pierdo buscando sus rincones y descubro que, en esa travesía, soy capaz de, sin ningún medio de transporte, aislarme del lugar.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com