AGOSTO PARTE 6

Por LIZ
Enviado el 21/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2369 visitas

Marcar como favorito

-Sabes, voy a dejar de ser maestro!- Me dice con una voz suave.

-Y eso por qué?-Pregunto girando  mi cuerpo para estar frente a él.

Estábamos abrazados en su sofá color crema, la oficina se había convertido en nuestro lugar de encuentros prohibidos, habían pasado meses desde  aquella revisión de mi ensayo final, del ron y los tatuajes. Parecía tan lejano ese Agosto que me costaba trabajo pensar en cómo habíamos llegado a esta locura, lo único que quería era que no terminara me estaba divirtiendo muchísimo, el sexo con este  hermoso hombre era delirante y la situación  en lugar de  producirme malestar me  era satisfactoria.

Nadie sabía nada de lo que pasaba entre los dos ,mis compañeras de clase  y ya amigas ,no se percataron de absolutamente nada, nada de insinuaciones, nada de encuentros por “casualidad”, ni comentarios, nada, pero había un tras fondo delicioso entre los dos, el par de clases mas que tuvimos con el  se paraba  al costado de alguien y luego seguía caminando, cuando llegaba a mí su brazo pasaba disimuladamente por mi hombro, pasaba fugazmente sus  dedos por mi cabello y seguía su camino, eso me dejaba sin aliento, era tan tonto, tan simple, tan imperceptible, pero me causaba calosfríos.

Me enviaba mensajes al terminar la clase, los cuales yo contestaba inmediatamente antes de borrarlos, nada en el celular, ni llamadas, ni mensajes, ni fotos, todo llegaba se disfrutaba y era eliminado, no queríamos ser descubiertos por nada del mundo ,pues no solo era mi profesor y asesor académico ,también era  doce años mayor que yo y contaba con un lindo y mas que perfecto matrimonio, él podría perderlo todo en un instante por mí , y yo no quería perderlo a él ni un instante, así que teníamos un acuerdo.

-Me ascenderán  en la otra universidad  así que tendré que dejar las clases en esta escuela-Me dice y besa mi frente mientras me toma por las caderas.

Su mano se desliza por mi entrepierna, lentamente roza los labios húmedos de mi vagina, entrando mas y mas provocando haciendo  que mi humedad aumente, otro dedo entra en mí  y  me arranca un gemido largo y agudo, sus yemas buscan mi clítoris mientras masajean de forma experta mi húmedo sexo, una pequeña sensación de electricidad se apodera de mi vientre, le ha encontrado ya, el cuerpo completo se me eriza  cuando besa mi cuello y sus dientes rozan mi lóbulo hasta llegar a mi nuca, la espalda se arquea de forma automática, el ritmo cardiaco de los dos aumenta parece que aquí  viene otra vez, como si no tuviera ganas de descansar, nos hemos pasado toda la tarde en la oficina, saca los dedos de mi interior y se los lleva a los labios mete uno y luego el otro chupando lentamente, mientras me ve a los ojos, su boca me regala una sonrisa perversa.

-Levántate-Ordena

 

Me pongo de pie frente a él me toma por las caderas mientras se sienta abriendo las piernas y me acerca a su cuerpo, pega sus labios a vientre y sus brazos me rodean la cintura, comienza a besarme por debajo del ombligo, lo cual me ocasiona muchas cosquillas, su lengua resbala lento hasta mi pubis y ahora las cosquillas se transforman en un hormigueo  en mi vientre, una sensación cálida  está invadiendo, me abre las piernas aun mas, toma uno de mis muslos y me acaricia  hasta llegar  a la pantorrilla, baja su mano hasta llegar a mi talón el cual impulsa para que levante la pierna  y lo apoya en su rodilla mientras me sostiene para que no pierda el equilibrio, mi vulva esta frente a  su rostro, expuesta, palpitante y húmeda, increíblemente húmeda.

Tengo esa sensación el  hueco en el estomago, nuevamente aparece, su nariz apenas y roza en mi escaso vello púbico, la punta de su lengua se desliza por en medio de mis labios hinchados ,sus dedos resbalan entre ellos sin entrar solo separan un poco acerca su boca, siento la calidez de su respirar, muero por sentir  su lengua torturando mi clítoris, y sus dientes deslizándose por mis labios húmedos, mientras sus dedos se  pierden entre los pliegues de mi vagina, palpitante, deseosa, el pensar eso me ha excitado aun mas y como un acto reflejo mi cardera de  va hacia adelante ofreciendo mi sexo a su boca carnosa pero  no hay respuesta, solo hay un soplido sobre  mi clítoris y una lengüeteada rápida entre los labios.

-Que quieres que haga Emilia dime?-Me dice mientras  eleva la mirada para encontrar mis ojos.

-No es más que obvio lo que quiero Profesor-Le digo con un hilo de voz.

-Pídemelo-Dice insistente.

-Ya deja de tortúrame sabes que es lo que quiero-Digo mientras acaricio su cabello.

-Yo hago todo lo que  quieras, pero necesito instrucciones, pídemelo- Insiste.

-Pruébame, quiero que me hagas tener un orgasmo.

Su rostro se acerca a mi vulva otra vez pero ahora de manera demoledora, comienza a lamer de forma magistral, la punta de su lengua  entra en mi succionando todos los fluidos que me están lubricando cada vez mas, centímetro a centímetro me tortura hasta llegar al  clítoris, que esta  palpitando erguido  e hinchado lo presiona y con sus dientes lo roza lentamente, con ayuda de sus dedos  abre mis labios los cuales chupa para después  entrar lentamente en mi  interior haciéndome gemir, mis piernas tiemblan, siento que  voy a perder el equilibrio, con su brazo libre me sujeta de las cintura, mientras arremete contra mi pelvis  aspira profundo  y comienza  nuevamente, mi vientre arde, todo mi cuerpo lo está disfrutando no quiero que se detenga ,mis rodillas tiemblan no se cuanto pueda aguantar de pie, de pronto baja mi pierna que estaba apoyada en su rodilla y sus labios   dejan la placentera tortura, se pone de pie y me toma por la cintura  para llevarme en brazos hasta su  escritorio, pone mi trasero desnudo en la orilla de la madera mientras que despeja el lugar, tirando  todo lo que  está a su alcance, me reclina y ahora estoy acostada sobre su escritorio.

Separa mis piernas y arremete contra mi cuerpo otra vez, sus labios contra mi vulva, sus manos se deslizan entre mis muslos, mis nalgas, rozando   delicadamente, la espalda se arquea he intento afianzarme de algo para dejar de retorcerme, su  lengua juguetea en mi clítoris, mientras que dos de sus dedos entran y salen de mi, de pronto grito una punzada en la nuca me a  alertado que uno de sus dedos a entrado en mi ano, duele pero no es desagradable.

-Este también será  mio pronto.

Se detiene un momento al percibir mi reacción, pero continua al sentir como mis manos le acarician el cabello, es brutal continua febril con su labor, mi cuerpo está teniendo contracciones rápidas y  deliciosas, el orgasmo se acerca me está enloqueciendo y……por fin llega y me desplomo sobre el escritorio ya sin ninguna fuerza en los  músculos, el sigue entre mis piernas, saca con  lentitud el dedo del ano y después los otros, su lengua pasea por mi piel que ahora está mucho mas sensible, has que por fin se separa de mi.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao