Una historia de amor IX

Por Vickyy
Enviado el 18/07/2015, clasificado en Amor / Románticos
417 visitas

Marcar como favorito

*( Punto de vista de él)

 

La primera vez que la vi estaba sentada en unas escaleras. Parecía que todos los miércoles se sentaba en el mismo lugar esperando a alguien pues ya llevaba un mes viéndola ahí Siempre el mismo día y a la misma hora. Secretamente había empezado a desear que legaran los miércoles solo para verla ahí sentada. Era muy linda, pero parecía triste. Tenia el cabello café claro y un poco largo, tez clara y unos bonitos ojos café, se veía muy tierna. Al cabo de un mes fui capaz de acercarme, estaba sentada en el mismo lugar de siempre y tenía la mirada perdida en sus pensamientos.
Le pregunté si esperaba a alguien y pareció asustarse un poco pero cuando me vio se relajó visualmente y pude notar que era tímida. Me senté a su lado y me contó que estaba espera do a una amiga para ir a almorzar. Cuando terminó la frase sonrió e inevitablemente guardé silencio y vi que contra el sol sus ojos se veían muy lindos y sin poderme controlar sentí impulsos de tenerle mas cerca. Inmediatamente se alejó y me miró como confundida u ofendida. Enseguida traté de responderle descomplicadamente que quería saber de que color eran sus ojos. Sonrió y yo también, bajé la mirada ya que la suya parecía ponerme nervioso, algo que no era usual en mi, no sabía como comportarme.
Pensé en irme, pero no podía hacerlo sin saber si la volvería a ver.
-Me gustaría mucho saber más de ti... pero debo ir a clase. Sabes... Llevaba mucho tiempo queriendo hablarte... - Pero por Dios en que estoy pensando, esa es la frase mas cursi que ha podido salir de mi boca, pensé, pero me relajé cuando vi que sonreía tímidamente mientras hablaba y noté que no estaba completamente desinteresada.
Me dio su número, y me despedí diciéndole que debía ir a clase... Clase en la que no me concentré por andar recordando sus ojos.

Quería llamarla pero no sabía que decir, y así pasó un día hasta que el jueves en la noche decidí hablarle. Pensé que si le hablaba por mensajes sería más fácil mantener el control, así que inicié la conversación preguntándole si estaba muy ocupada, a lo que ella respondió con un mensaje sarcástico haciendo referencia a la manera en la que me había acercado a ella. Reí, no se porque, y traté de actuar diferente y decirle que sería muy afortunada por salir conmigo. Luego de risas, y más frases sarcásticas, terminó aceptando. Nos veríamos el viernes para ir a tomar un café. Esa noche soñé con ella, creo que por los nervios, no sabía porque estaba así, solía dominarme para evitar que alguien tuviera ese efecto en mi y se diera cuenta.

Fui a clases en la mañana del viernes y a la hora en que quedamos nos vimos en el lugar que habíamos acordado para irnos juntos al café. Se veía muy linda, tenía un aire descomplicado que actuaba a su favor y solo la hacía parecer mas atractiva. Respiré profundo y la saludé tan fresco como pude, creo que por su ligera timidez no era consciente de mis nervios así que me relaje y nos pusimos en camino. Apenas llegamos al sitio pude notar que le encantó el lugar, aunque no dijo nada, no fue necesario. Nos sentamos en una mesa cerca a un rincón, quería que tuviéramos un poco de privacidad, esperé a que trajeran nuestro pedido y empecé a preguntarle, quería saber todo de ella. Me dijo que le gustaba viajar, leer, escribir... Tenía dos hermanos, y que ella era la mayor... Casi todo concordaba con lo que había imaginado de ella, y no sé si era ella o la forma en la que hablaba, o sus tiernas maneras, pero estaba completamente concentrado en ella, creo que por su timidez se sintió un poco incómoda y me pidió que le contara sobre mi. Le conté brevemente sobre lo mismo que ella me había contado, le conté que me gustaba correr, y sobre mi pequeña hermana que es mi razón para vivir. Noté en su mirada interés por lo que estaba diciendo, y me gustó como levemente y de manera tierna asentía cuando decía ciertas cosas. Bajé la mirada buscando concentrarme, y empezamos a hablar sobre todo, no teníamos mucho en común pero la conversación fluyó espontáneamente, era inteligente, y me interesaba su gusto y su sencillez, no se porque me hizo sentir diferente, como feliz... CONTINUARÁ


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao