BESOS AZULES EN LAS PAREDES o ESPEJISMOS EN EL ESPEJO

Por luis c. torrico
Enviado el 22/07/2015, clasificado en Varios / otros
183 visitas

Marcar como favorito

DE LA SERIE: LOS RELATOS DE ELEONORA

 

La habitación está plagada de besos azules en las paredes, el aire contenido en la habitación es tan suave que puedo sentirlo abrazando mi cuerpo, los nombres de mis amigas están pegados en las nubes que entraron por la ventana esta tarde mientras ventilaba la habitación del sol que se había asentado en la cama. Cuando miro al espejo veo una extraña con los ojos extraviados, perdida como una sordomuda moviendo la cabeza de una lado al otro, -tu cabeza es un péndulo, tu cabeza me da mucha risa- estoy siendo irónica y payasa, ahora tengo una nariz de payaso encima de mi nariz de pinocho. De todas maneras quiero abrazarme contigo que estas mirándome del otro lado del espejo, de todas maneras quiero desnudarme contigo que estas al otro lado del espejo y hacer una fiesta romana contigo, quiero castigarte y quiero que me castigues. Mis pobres ojos ya no aguantan leer tantos piropos colgados como anuncios en el espejo. Sólo yo me miento, sólo yo intento hacer una verdad de una mentira y por eso tengo nariz de pinocho, por eso mastico una vieja tachuela ya carcomida por mi saliva pensando y deseando que un día se deshaga mi boca de mentirosa, esa otra yo que me carga de sonrisas a pesar que este: nostálgica, furiosa o moribunda por dentro, es la verdadera mentirosa. Tengo mil formas de engañarme, una de ellas es viéndome al espejo y mentirme, tengo mil caras para sonreírle al espejo pero ninguna es verdadera, tengo una nariz de pinocho y una nariz de payaso encima.

 

Ustedes los besos, son reales en mi cuerpo, yo de tonta me miento en el espejo. Ustedes conocen mi circo interior, ahí yo soy la payasa, la que se acuesta con un falso trovador y poeta, la que se muestra en imágenes indecorosas, yo soy esa. Yo soy la floja y sinvergüenza, yo soy la juerguista que exhibe más que sus pensamientos su cuerpo, la que se acuesta con cualquiera, pero al mismo tiempo soy la inviolable. De momento tengo besos azules pegados a mi cuerpo, al menos eso tengo; son los besos de mis amigas que vuelan encima de mí como recuerdos, los besos de desconocidas que al menos me dicen que me quieren a través del espejo, me quieren con un querer eufórico, me quieren sin control, me quieren y por eso me lo piden todo, me quieren con una entrega total y sin privaciones, me quieren al límite, me quieren como quieren a los fantasmas, es decir me quieren sin pudor ni vergüenza. Mis ángeles carcomidos, insanos y profanos, mis ángeles queridos, ¿gusanos infieles de dónde han venido? –Mi risa es descontrolada- Yo los imagino en forma de besos que penetran mi cuerpo, hacen ranuras en mis pechos, me socavan con dolor, me hacen llorar, me hacen perder la risa, ¿besos por qué son un dolor físico tan fuerte?

 

Ahora me siento cansada para seguir amándolos, para seguir viéndome en el espejo, ahora quiero ir a dormirme, dejar la cama vacía para acomodarme en cualquier rincón oscuro. Ahora tiemblo de frío con mi cuerpo votado, tengo hambre como siempre, tengo ganas de orinar que no resisto, extraño cada beso que arruina mi cuerpo. Ahora estoy llorando, ¡déjenme!

 

Si quieres leer más relatos como este te invito a pasar por el blog: http://literaturaapocrifa.blogspot.com/


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com