AGOSTO PARTE 8

Por LIZ
Enviado el 30/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2095 visitas

Marcar como favorito

Mensaje (Gabriel): POR QUE ESTAS DISTANTE?

Mensaje( Emilia): ESTOY EN CLASE, HABLAMOS LUEGO.

Mensaje(Gabriel): NECESITO VERTE, VE  A MI DESPACHO  EN 10 MIN.

Mensaje(Emilia): NO PUEDO YA TE DIJE QUE ESTOY EN CLASE.

Han pasado dos semanas desde que  estuvimos en su oficina, todo indica que si se marchara de la universidad aun que aun no hacen un anuncio oficial al alumnado, no he tenido  contacto con el por mis clases que cada vez son mas demandantes, pero principalmente porque no quiero, la ultima vez me ha dejado un rollo  que no me gusta. Así que lo que hice  fue no buscarle.

Borro  los mensajes y regreso mi atención a la clase, pasan cinco minutos y alguien interrumpe la explicación que está dando el Profesor de Comunicación Oral.

-Adelante!- Dice el maestro con un tomo irritado.

-Hola Gonzalo, perdona la intromisión!-Dice Gabriel desde la puerta.

Los vellos del cuerpo se me crispan al verlo, trae unos pantalones de vestir negros con pequeñas líneas en gris y un sweater Hugo Boss en gris con cuatro botones abajo del cuello de tortuga que lo hace ver endemoniadamente guapo, trae lentes cuadrados de pasta  negra, con eso esbozo de barba canosa que me enloquece y su cabello estratégicamente alborotado.

-Gonzalo necesito que dejes salir a la Srita. Del Pilar tengo un asunto que ver con ella, tienes problema?- Le dice un  tono amable pero autoritario como es él.

-Coordinador claro toma el tiempo que necesites, espero verte en un rato mas también  tengo que ver algo contigo respecto a una evaluación de la maestría-Dice mi maestro.

-Claro lo checamos mañana, te parece termino con la Srita. Del Pilar y me tendre que ir-Le dice sin quitarme los ojos de encima.

-Emilia por favor acompaña al Coordinador-Me dice y señala la puerta.

Siento una punzada en la nuca las chicas me ven extrañadas, no saben  si tengo problemas y al ver mi cara de desconcierto  comienzan a cuchichiar entre ellas, las rodillas me tiemblan, me siento avergonzada, enojada y exhibida, guardo mis cosas y camino hacia la puerta.

-Con permiso profesor-Le digo a mi maestro

-Pasa Emilia-Dice y después hace un ademan para despedirse de Gabriel.

Salgo y el cierra la  puerta tras de mi sin darle mas que una sonrisa instantánea al maestro que lo ve como si fuera una eminencia, por lo que también da clases de maestría y muchos de los profesores de la universidad están  tomando clases con él, el muy fanfarrón con sus aires de yo no sé nada, pero  para de culo a todo mundo cuando habla.

Caminamos por el pasillo hasta allegar a las escaleras, no dice nada yo solo veo al piso intentando no verle, tengo vergüenza  de verle y no sé por qué carajos. Bajamos al segundo nivel su despacho esta al fondo del pasillo junto a la coordinación de las ingenierías me detengo, no sé qué mierda me pasa, porque estoy acobardada yo no le hice nada levanto la mirada y le veo.

-Dígame que necesita de mi Profesor, no entiendo porque me ha sacado de la clase, tengo evaluación  la próxima semana y perderme de esta clase me afecta-Le digo altanera.

-Te dije que fueras a mi despacho y me ignoraste por completo-Me dice mientras me toma del  codo para que siga avanzando.

-Yo?, pero si no he hablado con usted desde hace cuatro meses que me dio clase Profesor-Le digo muy seria.

-Camina Emilia y deja de jugar que no estoy de humor-Me hala ya sin mucho tacto para que lleguemos a su despacho.

Me lleva casi arrastras al despacho abre la puerta y me hace entrar primero, después entra el busca el seguro de la puerta y se lo pone, un click retumba en mi oído, no me deja moverme me pone de espalda contra la puerta que acaba de cerrar y sus brazos arremeten contra mi cuerpo de forma  osca, mi respiración se corta, siento el corazón en la garganta, estoy excitada, enojada, y triste, tengo unas estúpidas ganas de llorar que no me explico.

Pasa su dedo sobre mis labios ,mientras me ve fijamente, me enloquece su aroma, su cercanía siento su miembro contra mi abdomen ,su erección está presionando contra sus pantalones, no dice nada, sus ojos se ven cristalinos ,su rostro serio ,sin ningún gesto, su pecho está contenido contra mi ,parece que tampoco quiere respirar, no aguanto mas y le beso, con desesperación, con deseo, con rabia, con ansiedad, mis brazos le rodean el cuello y el envuelve mi espalda con los suyos, dejo caer mi bolso  mientras me lleva hacia su escritorio sin dejar de besarme me toma por las caderas y me sienta en medio de la mesa de madera.

Sus manos bajan hasta mi falda y recorren mis muslos, su mano está en mi entrepierna y con  la otra abre sus pantalones, hace un a un lado mi tanga y mete dos dedos en mi interior lo cual me  arranca un gemido, estoy muy mojada y eso ayuda a que mueva sus dedos dentro de mi con facilidad ,libera su pene de la ropa interior, levanta mi falda y abre mis piernas para que sus caderas se encuentren con las mías, saca los dedos de mi interior y los lleva a su boca chupa y me regala una mirada perversa, mientras los mete lento en su boca le quito la mano de los labios y soy yo la que los chupa…

-Por eso me encantas Emilia-Dice y me toma por la cintura y sin mas me penetra, esta hinchado y palpitante.

Embiste con fuerza tomándome de las caderas sin bajarme del escritorio, lo hace cada vez mas rápido, me besa de manera feroz su lengua juega con la mía y sus dientes muerden mi labio inferior.

Grito no puedo evitarlo, me está matando de placer, se mueve de manera rítmica dentro de mí, mientras mis piernas le abrazan la cadera, sus manos bajan hasta mis nalgas y me sostiene por el culo, me levanta y me penetra con facilidad, mi vagina esta hirviendo y estoy tan excitada que estoy a punto de correrme.

Me lleva contra la pared mientras se mueve más rápido, muy fuerte. Me encanta sentirlo dentro de mí.

-Córrete para mi Emilia anda, pero mírame, quiero ver cómo te doy placer, no quiero que me dejes Emilia nunca, quiero sentirte así siempre, sentir como eres mía, córrete bonita.

Y sus palabras me hacen estallar, un grito agudo sale de mi garganta y sus labios lo sofocan me corro de forma colosal el embiste dos veces mas y termina dentro de mi llenándome por completo, el semen resbala por sus piernas y mis muslos.

Me baja lentamente me deja en el cómodo sillón mientras busca con que limpiarse, se incorporara ya con la ropa en su lugar, camina hacia mí con los pañuelos desechables en la mano intento tomarlos pero no me deja, se arrodilla frente a mí y comienza a limpiarme las piernas subiendo hasta los muslos, no dice nada no eleva la mirada, solo está ahí a mis pies. Pone su cabeza en mi regazo y me abraza por cadera.

-Cuando me vas a dejar Emilia?-Pregunta sin verme.

-Dejarte Gabriel?

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com