INVÍTAME A MORIRME AHOGADA EN MI PROPIO VÓMITO

Por luis c. torrico
Enviado el 28/07/2015, clasificado en Varios / otros
240 visitas

Marcar como favorito

DE LA SERIE: LOS RELATOS DE ELEONORA

 

Hoy puede ser que cumpla con tu deseo de verme muerta, en este preciso momento siento que me caigo, después de pararme para ir al baño siento que camino en el vacío, mi caminar es impreciso, me tambaleo en una cuerda floja inexistentes, camino entre huevos de codorniz que no existen, el ron estaba feo pero el wiski estaba duro, debí de seguir con las cervezas que comencé esta mañana, es tarde ya para arrepentirse mientras intento cruzar el corredor con dirección al baño. Y justo ahora siento un extraño hipo que golpea fuertemente la boca de mi estómago.

Me siento grave, espero llegar al baño antes que me ganen las ganas de vomitar, lo peor que me puede suceder es caer en el piso del corredor y al despertar no recordar nada, pero esta vez llegaré a tiempo y regresaré como si nada a la mesa, esta vez para seguir con el ron y dejar de lado el wiski, y adiós a las cervezas, quizá mañana me acuerde de ellas o quizá no. Pero por si me caigo, que nadie se apene, ese será un accidente del que nadie tenga la culpa, como el accidente de haber nacido, aunque de ese accidente si hay un par de culpables sueltos, de los cuales, por desgracia, aun me acuerdo.

Es extraño pero también recuerdo, en este trance hacia el baño, una caída que no sé realmente si paso o no pero igual voy a contárselas; yo estaba en otro bar no en este que utilizo de casa mientras pasan los días, y justamente andaba yo camino al baño, recuerdo casi entre nubes que, tras poner un pie dentro de aquel baño de mujeres, mire chueco a una estúpida que me miraba llegar mientras se arreglaba el pelo con una peineta entre sus greñas, al instante nos odiamos en silencio y yo quise seguir mis pasos más adentro sin darle mayor importancia, sobre todo para no seguir aguantando sus horrendos ojos encima de mí, pero de pronto resbalé y fui a dar al piso, casi no recuerdo el golpe pero recuerdo bien la humillación que sentí en frente de la greñuda, ella lo primero que hizo fue mirarme como si nada pasara y siguió arreglando su grasoso pelo, pero no pudo ignorarme y se quedó mirándome tirada en el piso, yo casi no podía moverme y parecía que tenía un caparazón de tortuga que me sujetaba al piso, aun así no me sentía indefensa pero la idiota no dejaba de mirarme y a la vez seguía arreglándose el pelo con esa fea peineta, de repente se asoma a quien sabe qué, me mira más de cerca y se ríe de mi desgracia, me daban ganas de escupirla pero eran más mis ganas de vomitar, tenía los ojos lagrimosos y no era de rabia, menos de impotencia, sino porque ya tenía el vómito encima, y ella me asechaba como si fuera su presa y se reía al verme así, quise levantarme a golpearla pero mi caparazón me pesaba en ese momento, solo tuve fuerzas para mirarla fijamente con mis ojos llenos de ira y balbuceante decirle: ¡vamos! Ahora invítame a morirme ahogada en mi propio vómito, p...

Si quieres leer más relatos como éste te invito a pasar por el blog: http://literaturaapocrifa.blogspot.com/


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com