Contacto siniestro.

Por Soñadora
Enviado el 17/08/2015, clasificado en Intriga / suspense
360 visitas

Marcar como favorito

Lucas mi marido hacia una rato se habia marchado, tenía servicio por la noche en el departamento de investigación delictiva,  por lo que últimamente casi no nos veíamos. 

En la oficina las horas se hacían eternas parecían no moverse las manecillas del reloj. Nada nuevo para hacer y toda la tarde por delante. Casi sin querer encendi la compu y entre en face. Hacia muchos dias que no veia nada interesante en ël. Las viejas y queridas amigas seguian en la misma, los grupos incambiables y los mensajes de siempre. Algunos cachondos que borraba de inmediato y los de saludos de amigos que contestaba ya automaicamente. Ya lo cerraba cuando cae una solicitud de amistad, "THE SECRET" . Curiosa pero desidida a ignorarlo como a otros, ingrese a su perfil. 

Su foto era sensual y provocativa de cabello castaño y una  mirada de hombre  seguro de si mismo. una boca tentadora que mostraban una pícara sonrisa. La verdad está en muy bien, pero enseguida pienso que  no es sufoto real. No sería la primera vez. Doy ignorarar y apago. 

Los minutos se hacen eternos. Quedamos  de encontrarnos como siempre en el mismo lugar. era ya nuestro punto de encuentro desde hacía  meses. Pero hoy le diría que todo terminaría. Aun no se explicaba como se vio envuelta en esta locura . Lamentaba haberse permitido aceptar su solicitud cuando se presentó como "THE SECRET ". Después sabría que su nombre era Bryan, tenía 43 años y que estaba solo  Sus charlas se extendieron, se hicieron más confidentes e íntimas y tiempo después se estaban conociendo personalmente, un trago trajo otro y sucedió lo inevitable. Fue un momento de gran carga erotica, nos conocimos los gustos en el sexo,  por lo cual cada uno satisfacía ampliamente el placer  del otro. Pero cada vez que terminábamos el sentido de culpa no me dejaba vivir. Intentaba una y otra vez cortar,  pero siempre era igual terminaba seducida por él . Perdía totalmente la voluntad frente a él. Sin embargo estaba segura que amaba con toda el alma a mi marido. 

Lo vi bajarse del coche y caminar hacia mi, con ese poder que manaba de su personalidad.  Me comía con su mirada y esa sonrisa que desarmaba mi estrategia,  pero hoy estaba desidida.  Atravesamos  callados la escalinata y el hall y tomamos el ascensor, apenas se cerró la puerta me apretó contra el frío metal y me beso. Sus besos eran veneno para mí, quise separar mi boca pero el apretó  más sus labios y sentí el filo de sus dientes morderme, quedé quieta no podía hacer nada.  Sus manos recorrían mi cuerpo por debajo del abrigo abriendo mi camisa y respirando en mi pelo. El brusco salto del ascensor lo detuvo, él arreglo su cabello,  yo mi ropa., salimos. 

Entramos me senté en un sillón con mis piernas recogidas y mientras lo veía servir lo de siempre lo solté......... Bryan, esta es nuestra última vez, como siempre que escuchaba eso ponía cara de fastidio, pero esta vez vi algo más, un brillo especial en su mirada. Se acercó y entregandome la copa de me dijo..... Sofi.  lo hemos hablado muchas veces,  ya tú sabes que yo no voy a dejarte ir nunca. Y me beso duro e intenso, su lengua recorría mi boca y bajaba por mi cuello. Me resistí y lo empuje rechazandolo, eso lo molestó se acercó más a mi y me dijo mordiendo cada palabra , no vuelvas a hacer eso nunca más. Temblando le dije no quiero seguir con esto amo a mi marido y esto fue un error. Su cara se transformó. Me tomó del cabello y me obligó a decir que eso no era verdad  que jamás le dejaría. Para escapar,  dije que tenía que ir al baño para arreglar mi lencería,  que era una sorpresa. Ya en él me ganó la angustia debía salir de allí, pronto. Ni una ventana para facilitar mi  escape solo la puerta principal y para eso debía ganar tiempo. Los golpes de la puerta me asustaron y rápidamente me quite la ropa y abrí la puerta, con la camisa abierta y descalzo era la imagen de la seducción.   Sabía que le gustaba lo que veía, sus ojos brillaban. me tomó en sus brazos y me cargó a la cama. Me dijo que ya regresaba y se dirigió al baño, espere unos segundos y despacio comienzo a caminar a la puerta es mi única salida tomo una de las batas y me la pongo, cuando con terror veo que no está la llave, la puerta esta trancada. ¿Por Dios que hago?  Siento la puerta y su voz llamándome.  Me quito la bata y tomo rápido mi copa justo cuando aparece. Que haces me pregunta y vuelve ese brillo siniestro a su cara . Tira de mi mano y me lleva a la cama, esta vez no es atento ni cuidadoso, desgarra mis prendas como mi cuerpo y me posee de forma brutal. Pero el pánico se apodera de mi cuando lo veo tomar su cinto y amarra mis manos, mientras me dice que es por mi bien que no quiere que me haga daño alejandome de él. Le suplico, le juro que no intentaré nada, pero me deja así.  Mi cabeza no piensa se ha bloqueado por el miedo. Miro a mi alrededor busco algo pero no hay nada,  solo descubro algo que brilla junto a su reloj, tal vez sean las llaves. Me giro al oír la puerta y está ahí mirándome. Se acerca afloja mis manos y me dice que preparo el baño para mi, mi cuerpo tiembla esta adolorido por el reciente  acto salvaje.  Me lleva y ya dentro de la bañera relajo mi mente e intento pensar,  debo escapar antes de que sea demasiado tarde. 

Mi celular a sonado varias veces, le pido para verlo,  puede ser importante a lo que me dice que no hay nada fuera de nosotros que importe más,   por lo que molesto lo apaga desde donde estoy no puedo ver donde lo deja. Salgo de la bañera y él seca mi cuerpo. Me siento morir,  cuando veo mi cuerpo con marcas, sus dientes y sus dedos están en mi piel. Intento convencerlo que es lo mejor para los dos alejarnos un tiempo, optó decirle que dejaré a mi marido, pero el me besa y me dice que de eso ya no tengo que preocuparme, el solucionará todo. Se me corta la respiración y pienso en el terrible error de no confiar en nadie está aventura. Es que era algo tan íntimo. Ni siquiera a Flor mi más íntima amiga y ahora nadie sabe donde estoy. Lo escucho  moverse pero no se que hace, Así amarrada no puedo hacer nada. Aparece con unas fresas y champán. Los dos nos miramos fijamente el me conoce y yo a él. Pero nunca vi esta personalidad obsesiva. Pone las fresas en mi boca y me da de beber. Insiste en que beba toda la copa, el sabor es amargo.   Me mira y luego de unos minutos estoy aturdida no consigo estar despierta y lo escucho, mientras dice....  Todo debía ser distinto,  te elegí para mí, ya había hablado con el jefe, eras mía, tenía el dinero para comprarte, pero ahora debo entregarte ya no me perteneces y puedes complicarme la vida. Vendrán por ti mañana así que relajate cariño Comencé a sentirme mareada, lo veía muy borroso. Pero que me decía por Dios....comprarme .entregarme, jefe? Que era todo eso. 

¿Había pasado cuanto tiempo?  Todo me daba vueltas, y sentía muchas náuseas,  alguien desataba mis manos y me ponía la bata, me tomó en brazos y me dijo. todo está bien mi reina y acaricio mi cabello,  reconocí la voz de Lucas y llorando me abracé a él,  no entendía nada, pero lo besaba entre llantos y temblores. Entre una nebulosa veo a Bryan en el piso en un charco de sangre. Pero no me interesa ya,  solo siento la alegría  de estar viva. . 

 

Soñadora?

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com