Sesión de fotos 1

Por Vickyy
Enviado el 20/08/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9179 visitas

Marcar como favorito

Juan era mi mejor amigo, y era fotógrafo. Me había estado insistiendo para que me animara a hacerme unas fotos, que quería practicar con una "modelo" diferente, pero me daba muchísima vergüenza, a parte de que las cosas entre nosotros habían estado raras desde hace un tiempo, habíamos sido amigos por mas de siete años, y no sabia si me estaba volviendo loca pero había notado que últimamente me miraba de manera diferente, buscaba tocarme con cualquier mínima excusa, y se ponía raro cuando me acercaba mucho a él o le daba uno de mis largos abrazos cariñosos.

Pero me animé, quedé en ir en la tarde del viernes a su estudio y ahí cuadraríamos como iría la sesión, notó lo cortada que estaba ya que posar ante las cámaras no era lo mío y me animó diciéndome que era preciosa y que no tenía porque tener vergüenza.

Llegó el temido viernes, me vestí de manera sencilla, jeans ajustados y una camisa blanca sencilla medio ajustada. Me abrió la puerta sonriente, me instó a que me sentara en el sofá mientras el traía un modelo de las fotos que quería sacarme. Estaba muy nerviosa, no sé porque. Entre las opciones que me mostró habían unas fotos muy lindas estilo revista en las que la modelo había modelado en ropa interior con todo su cuerpo lleno de aceite. Eran a blanco y negro y me encantaron, el que estuvieran a blanco y negro les daba un aire sofisticado, interesante. Me quedé detallándolas y pensando en como me vería yo en unas fotos así, él debió haber adivinado mi pensamiento

-Tu quedarías mejor que ella- dijo refiriéndose a la modelo de la revista.

-Que va- dije yo todavía pensativa tratando de imaginarme

-Claro que si, Ana, eres hermosa, no sé como no te has dado cuenta..

Hubo algo en su gesto, en su mirada que me hizo animarme a hacerlo, había llevado puesto ropa interior blanca, sencilla y a juego, un tanga blanco y un sostén liso blanco de esos que se abrochan adelante.Acepté y le dije que lo intentáramos. Entré en un pequeño cuarto que tenía en su estudio para cambiarme y cuando estuve lista salí cubierta con una sabana muerta de vergüenza, mis mejillas estaban que explotaban. El ya había arreglado todo así que me puse en medio del "set" y dejé caer la sabana. El se quedó en silencio observándome por unos segundos que se me hicieron eternos, sus ojos adquirieron un brillo extraño, y luego como pellizcándose y volviendo a la realidad me dijo que primero tomaría unas así y luego otras con el cuerpo lleno de aceite. Estaba súper cortada, apenas y podía mirarle a los ojos, y el también parecía tratar de esconder su mirada tras la cámara, mi corazón estaba latiendo muy fuerte,estaba nerviosísima pero a la vez me gustaba sentir su mirada sobre mi y notar como también se estaba poniendo nervioso... empecé a detallarlo, Juan en verdad era apuesto, no se como nunca lo había notado, era como si esa tarde lo viera de una manera completamente diferente.

Estuve posando por unos cinco minutos, siguiendo sus instrucciones, hacia que me sintiera cada vez más cómoda. Luego, fue al pequeño cuarto y trajo una botella de aceite de almendras, agarré la botella y empecé a llenar mi cuerpo con el aceite mientras el estaba a mis espaldas arreglando el "set", podía sentir su mirada sobre mi, empecé a excitarme un poco y me puse mucho mas nerviosa.

Ya mi cuerpo estaba completamente lleno de aceite y solo faltaba mi espalda, debe haber visto como luchaba para embadurnarla porque a los pocos segundos sentí como tomaba la botella de Mis manos y empezaba a regar el aceite en las partes que no alcanzaba. Cuando me tocó sentí como una punzada de electricidad en todo mi cuerpo, me acariciaba de una manera tan delicada que me hizo desear que no se detuviera... él continuó regando el aceite por más tiempo del que era necesario, acariciaba mi espalda de arriba a abajo, y podía sentir su respiración acelerada, yo no decía nada, quería que continuara, empezó a abarcar poco a poco más territorio de mi cuerpo como con miedo a que yo dijera algo pero yo solo guardaba silencio, se extendió a mis costados y luego de un minuto acarició brevemente el costado de mis senos que salía del sujetador, como tratando de que pareciera un accidente... Al ver que yo no decía nada volvió a repetir el movimiento para luego  pasar a mi vientre, muy despacio, con mucha delicadeza, acarició mi cuello y empezó a bajar hasta mis caderas, sentía su respiración mas fuerte, yo ya estaba muy excitada, pero la vergüenza no se me iba, cerré mis ojos y cuando volvía a acariciar mis caderas se me escapó un pequeño gemido, el se pegó un poco mas a mi y pude sentir su erección en mi trasero, creo que en ese momento ambos supimos que ya no había marcha atrás...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao