A un amigo que se aferro a mi

Por janefa
Enviado el 21/08/2015, clasificado en Drama
559 visitas

Marcar como favorito

          

 PARA: A un amigo que aprendí a querer y el me enseñó a respetarlo…..

De: La Vida

        Llego el encuentro no  estaba previsto, dicen que todos lo tenemos, unos marca el final y otros el inicio. Así llego no conoce el permiso, pero conoce bien la inestabilidad que puede causar, llego y abrazo todos mis sentidos penetrando todo mi ser, no le basto físicamente sino también emocionalmente. Mi corazón se sentía aturdido intranquilo, gritaba hace tiempo pero no escucha, no  comprendía, no escuchaba. Estas lista, tiene signos vitales, ya es hora comienza tu viaje de recorridos precisos, justos, llenos de incertidumbre  de soledad porque así lo había decidido.

       Empecé la intensa penumbra que nublaba mi ser, la visita a mis dolencias se convertían en combos si ¡a si mismo! Muérgano, no solo en un órgano sino se enganchó a otros para que existiera solidaridad entre ellos, no me daban ni chance de olvidar, ni sufrir, ni de tener lagunas temporales por lo menos, a pesar de estar sola, no lo estaba, había algo, mi ignorancia me acompañaba a permanecer como si nada estaba pasando, todo está bien decía, ¿Como esta? bien ¿Cómo se siente? Bien, a si paso, me arme un traje de titanio para que nada me traspasara y bloqueara todo lo llamado dolor.

      En el segundo viaje ya tenían descrita mi vida, decía el recién aparecido, el numero ganador y sin comodín, imagínate desde ahora tendré control diario, cada diez días y 30 ciclos, que iniciaría con una luz esa que no tenía ahora, seria continua, las fotos no tomadas tendrían que ser más para registrar la vida, esa que creía ser segura o simplemente no pensaba en ella para faltarme o sentirla amenazada.

       El viaje ya estaba en su año Dos, seguía sobresaliente, dominante me quería debilitar, hacer fea, pero ¡no! le dije ya se escuchar a mi corazón, a mi gente, a los que están, a ese que entro sin permiso, al amigo del sin permiso y a mi propio “yo”, ¡Cómo! No señor no me veras cansada, así lo esté, ni mucho menos en una cama, al menos que sea para descansar, no me sentiré fea, mi cabello aun esta fijo y leal conmigo, claro el me dejaba poco a poco pero nunca me abandono totalmente es mi aliado, las pestañas, existen postizas ¡Como ayudan!, las cejas pinturita y como si nada, no me veras opacada. Entiende sé quién eres, te estoy enfrentando, te doy la importancia que tienes, pero no eres mi centro, eres ese viaje con retorno, no lo niego al principio me intimidaste, me tumbaste, te sumergiste en mi como un virus letal, te jactaste de estar en mi único órgano, compartes con otros para mis funciones, me fatigabas, me cohibías de mis gustos, no importa sé que eres peligroso cuidadoso, ¿tengo miedo? Quien no, este viajecito ha sido  costoso para mí, la soledad mi ayudante, hasta que lo soporte, egoísta yo, por no involucrar a mis amores a los que realmente les debo, el estar, el ser, el luchar, pretendí no decirlo lo inicie sola para que no sufrieran, pero sufrí más yo, en aquellas noches frías, turbias, dolorosas de aquellos ciclos sin fin, de una gota a gota que me daba aliento de sanación, de las venas que se reventaban porque decían basta, ya se daban a flote para sumergirse al dolor, de ese catéter que rasgaba mi cuerpo cada vez que ahogaba una esperanza de fluidos. Y aquí estoy llevando la batuta ante ti, hoy decidí tener un reflejo que al mirarlo tuviera las palabras precisas, empezaste controlándome, me tenías totalmente para ti, asfixiada solo con tus medicinas, tus aparatos de registro de vida, hasta ese que me rayo varias veces, la urna le decía yo, que abusador eres, no solo a uno sino te atreves atacarnos a todos los que puede no distingues ni género ni edad.

     Bueno se está terminado el viaje amigo inesperado, sé que tendré que seguir luchando con las pinchadas, con los controles, pero ahora estoy más fuerte tú te estas debilitando cada vez más, y yo tengo algo que tú no tienes ahora, fuerza transformada en amor profundo llevado a la mejor creación que nos han regalado la vida esa si está creciendo cada día más.

Me despido con un hasta luego o adiós si lo prefieres porque sé que lo lograre. A MI QUERIDO TUMOR.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com