LA CABAÑA (parte 2)

Por Jose Maria Duque
Enviado el 29/08/2015, clasificado en Adultos / eróticos
10228 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Escucho un coche que paro en la puerta. En ese momento no pudo contenerse y noto que sus piernas estaba mojadas, acaricio su coño para comprobar lo q la estaba pasando, estaba mas mojada de lo que nunca estuvo. Entro el extraño a la caseta se dirigió a ella y la pregunto.

-¿estas mas tranquila?

- si. Respondió ella

Lanzo el extraño una bofetada en unas de sus tetas y la reprimió.

- si señor. si señor

Ella no tardo en comprender lo q estaba pasando, el era su amo y ella solo era una perra a las órdenes de su señor. El hombre la llevó al otro extremo de la habitación donde había dos cadenas colgadas al techo, levantó los brazos de la chica y los sujeto a estas con unas grilletes, abrió las piernas de la chica y las sujeto a otros grilletes clavados al suelo.

Mariana quedo literalmente en forma de X sin poder moverse. El hombre dio un par de vueltas a su alrededor examinándola con atención, se paró enfrente de ella y mirándola a los ojos la acaricio su vagina, sonrió cuando se dio cuenta que la chica estaba mojada, acerco su boca a su oídos sin dejar de tocarla y la susurro al oído:

- Eres más puta de lo que pensaba.

En ese momento metió dos dedos en la vagina de la chica y empezó a masturbarla rápidamente, no tardo Mariana en pegar un fuerte gemido y eyacular empatando la maño el hombre, este limpio su mano en la cara de la chica, se dirigió al mini bar y cogió dos vasos, vertió un poco de su contenido en los vasos, acerco uno a los labios de la chica para que bebiera. Mariana no puso inconvenientes, no quería molestar a su señor y cuando termino de beber muy sumisamente dijo:

Gracias mi seño.

El hombre arrastro la pequeña mesa hasta mariana ,poniéndola delante de ella, cogió un látigo corto , de los denominados en el sado como látigo de 7 colas, se lo enseño a la chica y se colocó detrás de ella.

Acaricio las nalgas de la chica, cada vez que los dedos del hombre tocaban a la chica, esta se estremecía, pensando q la iba a azotarla, al cabo de un rato esas caricias terminaron y hubo unos minutos de inactividad en la caseta ,la chica esperaba que la quitara los grilletes que la tenían inmovilizada en aquella postura , el hombre empezó a azotar las nalgas de la chica , ella se estremecía cada vez que el látigo tocaba su piel ya no por el dolor, sino por el ruido del látigo a chocar con sus nalgas, cada diez o doce azotes el hombre paraba para acariciar a la chica, mariana notaba como por sus piernas bajaba el jugo vaginal , y deseaba que la desatara y la tumbase en la mesa que estaba en el centro de la habitación, deseaba que la violase aquel extraño, O mejor dicho su amo.

La chica lo tenía claro. Sabía que su amo y señor no la iba a hacer daño ni que su vida corría peligro. Estaba muy tranquila, se sentía segura, cuidada y protegida por su señor. Estaba muy claro que había nacido para hacer feliz a su señor....

Ya no se estremecía cuando el látigo chocaba en su culo. El hombre paro de azotarla y miro las nalgas de la chica, estaban rojas, las acaricio para después besarlas.

Su amo la Quito los grilletes de los pies y luego se puso enfrente de la chica preguntando:

Algo que decir zorra.

- solo gracias mi señor- contesto ella.

Luego la quito los grilletes de las muñecas y sujetándola la acompaña hasta la mesa donde estuvo un rato sentada encima de esta, mientras que su dueño manipulaba las cadenas de la mesa

El hombre la tumbo en la mesa, la ordeno que se pusiera de rodillas en el centro de la mesa, la chica obedeció, el hombre la abrió las pierna y sujetó estas con unas cuerdas a la altura de los tobillos, después puso su mano encima de su cabeza y haciendo una pequeña presión bajo la cabeza de la chica hasta tocar la mesa, esta vez los brazos quedaron libres. El hombre empezó a acariciar el año de la chica, estaba muy cerrado se dio cuenta que nunca la habían follado el culo, cosa que le hacía ser importante ya que sería el primero en utilizar su año.

Unto un lubricante vaginal en el año de Mariana y empezó a meterla un dedo despacito y a moverlo en círculo. La chica agarro la mesa con sus manos y apretó estas para no gritar

El señor empezó a notar como mariana contraía los músculos del ano, evitando que sus efes fueran expulsadas al exterior, el hombre saco su dedo, se limpió en las nalgas de la chica y se dirigió a la pequeña mesa llena de material sadomasoquista , cogió un cubo sitiado debajo de esta ,y saco del interior un estaño aparato , si a aquello se le podía llamar aparato , estaba compuesto de Una garrafa de unos 5 litros de capacidad y una goma que salía del tapón de esta, puso el cubo entre las piernas de la chica , quito el tapón de la garrafa y la lleno de agua , coloco el tapón con la goma a la garrafa mientras se dirigía de nuevo a la mesa. La chica se sentía un poco más aliviada , había desaparecido la presión que sentía en su ano y las ganas de hacer sus necesidades , el hombre coloco la garrafa al lado del cubo y separando con el dedo índice y pulgar las nalgas de la chica dejando el ano de la chica visible y ligeramente abierto introdujo la goma de aquel rudimentario artefacto, coloco la garrafa suspendida en un gancho situado por encima de la chica, el agua bajaba por la goma despacio para introducirse dentro de Mariana, el hombre apretó con sus dos manos las paredes de la garrafa y mariana sintió como entraba y las paredes de su intestino grueso se inflaban . Habrían entrado cerca de dos litros de agua en el interior de la chica, el hombre junto las nalgas de esta y saco la goma tapándola con un dedo para que no saliera agua. En el momento que quito la mano de las nalgas de mariana, el cubo empezó a llenarse del agua junto a las efes que salían del interior de la chica, esta sentía una sensación extraña y placentera, el hombre volvió a realizar la misma operación de llenada a mariana , esta vez el agua entro sin tanta resistencia dentro de la chica , la chica volvió a expulsar el agua en el cubo , el hombre cogió una esponja del fregadero con un poco de jabón y agua y limpio a la chica, mariana notaba como su ano estaba dilatado y abierto y no le importaría que su señor jugara un poco mas con el, sabía que sus intestinos estaban vacíos de efes y no saldría nada de ellos, se podría relajar y disfrutar sin preocuparse de nada mas.

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com