El Matadero 2

Por Ibáñez
Enviado el 04/09/2015, clasificado en Terror
475 visitas

Marcar como favorito

 

 

Steven estaba cada día más nervioso,esto de matar gatos y

demás bichejos como el los llamaba no satisfaccía sus

instintos,había algo dentro de el que presionaba cada vez

más para que la próxima víctima fuese una persona.

Su abuela Bárbara veía como pasaban los días sin que

Steven subiese a ayudarla,no salía del sótano para nada,ni

siquiera para comer.

Bárbara se decidió a bajar a ver qué pasaba,una cosa era

que su nieto fuese un poco raro y solitario y otra cosa era

ya esto,llevaba sin verlo 3 días.

Entró en el sótano y encontró a Steven acurrucado en un

rincon,temblando,pálido,era la muerte en persona. 

- Steven que te pasa,tienes una pinta horrible,ahora mismo

voy a subir para llamar a un  médico.

Bárbara cogió una manta que había en el sótano y se acercó

a Steven para arroparlo, a ver si conseguía que entrara en

calor,al mirarle la cara le entró un escalofrío al ver que

Steven estaba riéndose,con la cara desencajada y la mirada

perdida.

- Abuela no te preocupes por mi,estoy bien,sólo estoy un

poco nervioso,necesito estar solo.

Barbara se agachó para echarle la manta por lo alto y en

ese momento Steven cogiendo a su abuela por el cuello,sacó

un destornillador del bolsillo de su cazadora y se lo hincó en

la sien, notó como una satisfacción fuera de lo común lo

envolvía,lo necesitaba,esta sensación era algo maravilloso

que nunca había experimentado.

Bárbara yacía muerta en sus brazos,empapados en sangre

después de haberle hincado el destornillador unas veinte

veces más por toda la cara incluidos los ojos,no podía creer

lo bien que se sentía,reía como un loco.

No contento con lo que había hecho fué a por el hacha con

la qué descuartizó al gato días antes y de tres hachazos le

cortó la cabeza a su abuela,subió con ella a la cocina,la

metió en una olla y la puso a hervir.

Tres días sin comer le estaban pasando factura a Steven y

con el caldo resultante de cocer la cabeza y una barra de

pan se hizo una sopa que le resultó deliciosa.

Después de cenar Steven bajó al sótano descuartizó el

cuerpo de su abuela y lo metió en el congelador repartido

en bolsas junto con la cabeza,o lo que quedaba de ella y

pensó que esto sólo era el comienzo,estaba deseando volver

a experimentar esa sensación tan maravillosa que había

sentido.

El matadero abría sus puertas.

 

 

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com