El trato (Con mi enemigo) 3/3

Por Chica literaria
Enviado el 10/09/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9568 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Sus ojos son como una hoguera, irradian deseo, una sonrisa le juega en las comisuras de esos labios que ahora están rojizos y magullados, por mi culpa. Nos vemos en silencio, hasta que él decide romperlo.

-Ya no pienso dejarte escapar- se abalanza sobre mí y vuelve a unir nuestros labios con el mismo ímpetu que teníamos antes del tropiezo, ya no pongo ninguna traba, no tiene sentido seguir fingiendo, mi cuerpo grita ávido por él.

Comienzo a desabrocharle la camisa, hasta el momento yo era la única en ropa interior, le quito la prenda y de inmediato voy por los pantalones. Cuando lo tengo en bóxer  frente a mí, interrumpo los besos para verlo atentamente, es un verdadero dios griego, fui muy tonta al pretender desinterés, en verdad me atrae como un imán.

-¿Disfrutando de la vista?- se burla, le arqueo una ceja.

-Como si tú no lo hubieras hecho- respondo mordaz, de nuevo aparece esa sonrisa entre divertido y excitado.

-Y aún me falta mucho por admirar- vuelve a mi cuello, ya notó lo que me provoca, sus manos acarician de nuevo mi espalda antes de desabrochar mi brasier y quitarlo, me recuesta con suavidad en la cama y comienza a bajar en un sendero, de besos húmedos y mordidas, exquisito. Ya no contengo los suspiros y gemidos que me induce. Se toma su tiempo al pasar por mis pechos para jugar con mis pezones y sigue bajando hasta llegar al borde de la única prenda que me queda, con los dientes sujeta el elástico y lo jala hasta quitarlo por mis pies. Se detiene para observarme por completo, en desnudez total que no intento ocultar. Se pasa la lengua de manera incitadora por el labio superior antes de volverse a agachar, su objetivo está justo entre mis piernas y se desvive por arrancarme cada gemido que tenga dentro. Me está volviendo loca, estoy cerca del borde, muy cerca del abismo de su pasión desenfrenada, casi llego a mi climax; él se da cuenta de ello y prosigue hasta que llego, y me dejo ir sin escrúpulos ni contenciones.

Él levanta la mirada con una sonrisa satisfecha por lo que acaba de hacer, mi respiración es pesada mientras me recupero de tremendo orgasmo. Gatea con tranquilidad hasta tumbarse a mi lado y me recorre el cuerpo con una sola mano. Me besa con pasión, lo recibo gustosa, recorro su pecho y más abajo, hasta topar con su bóxer, sonrío sin dejar de besarlo y meto la mano para palpar su virilidad, él jadea y comienzo a masajear su miembro, con tranquilidad y firmeza, de arriba abajo, es enorme. Me molesta la tela así que le ayudo a quitarla de en medio, ya no hay nada entre nosotros. Sujeto su erección y comienzo de nuevo con mi juego, provocándole gruñidos entrecortados.

-No puedo más- dice férvido y me coloca sobre mí, entre mis piernas que lo rodean invitándolo a entrar. Busca que nuestras miradas se encuentren y clava su falo de una sola estocada. Me corta la respiración, lo siento muy dentro, apretado y caliente. Espera unos segundos antes de comenzar a moverse con penetraciones fuertes y lentas, sin dejar de lado los besos y las ardientes caricias va aumentando su ritmo, a cada instante nos volvemos más voraces y ningún ritmo basta. Sale de mí y me acomoda de manera que quedo de rodillas en la cama dándole la espalda con las manos apoyadas en la cabecera de la cama. Vuelve a penetrarme con fuerza siguiendo ese deleitante vaivén, una de sus manos atraviesa mi pecho y me sujeta por un hombro mientras que la otra se entretiene estimulando mi clítoris. Siento que estoy a punto de llegar al climax una vez más, él me susurra que también está cerca, alcanzamos el orgasmo con sorprendente sincronía, mis miembros tiemblan incapaces de sostenerme, me dejo caer en la cama y giro para quedar bocarriba, él se tumba a mi lado y me rodea con sus brazos, descanso la cabeza en su pecho y escucho sus latidos. Cuando su pulso comienza a sosegarse, ladea la cabeza para besarme la frente, sonrío sin pensar con los ojos cerrados.

-Si quieres descansa; porque aún no he terminado contigo, Belleza- susurra en mi oído.

***********

Saludos a los que hayan leído mi relato, es la primera vez que publico mis escritos de éste genero y me gustaría que me dieran sus comentarios para saber si continúo así o debo hacer correcciones. ¿Les gustaría que siga esta historia?


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com