El recuerdo de ella

Por Ontanaya
Enviado el 05/03/2013, clasificado en Adultos / eróticos
4301 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Y esto es lo que recuerdo:

Recuerdo el principio de la noche con total claridad. Recuerdo vestirme, maquillarme y salir a cenar con mis amigas. Recuerdo empezar a beber con calma pero según iba subiendo el calor por mi cuerpo, también lo hacían las copas y las rondas de chupitos.

Recuerdo llegar a la discoteca y junto con mis amigas ponernos en mitad de la pista de baile y no parar de mover el esqueleto.

Yo estaba eufórica. El cuerpo me pedía más alcohol quería llegar a ese punto en el que te da igual todo y solo quieres pasarlo bien... Poco a poco mis amigas se iban retirando a sus casas hasta que sólo quedamos una amiga y yo pero se la notaba que también se quería marchar. La prometí que si nos tomábamos el último chupito, nos íbamos. Así que, fui a la barra y mientras esperaba mi turno, empecé a charlar con una chica de mi edad que estaba en mi ciudad de vacaciones y estaba en las mismas que yo, las muermo de sus amigas se habían marchado a dormir y ella se quedó de fiesta. Así que, la propuse que se quedara con mi amiga y conmigo. 

Después de eso, recuerdo que mi amiga se marchó y yo me quedé con esta chica de la que ni siquiera recuerdo el nombre. Recuerdo más chupitos, más baile y más risas...

Llevaba un pedo enorme. Recuerdo que mis bailes con esta chica, se tornaron más calientes. Nos juntábamos mucho para bailar. Nos rozábamos y hasta creo que nos seducíamos.

Recuerdo que cerraron la discoteca y que nosotras seguíamos con ganas de fiesta. Ledije de ir a mi casa a seguir bebiendo y aceptó.

Recuerdo ir con ella por la calle repitiéndome lo guapa que era y dándome la mano. Me dijo que yo le gustaba y me preguntó si alguna vez me había besado con alguna chica. La dije que enserio nunca. Que sólo me había dado piquitos con mis amigas. Me preguntó si quería probar y levanté los hombros como diciendo, ¿por qué no?

Recuerdo notar su aliento sobre mis labios antes de que me besara, su boca abriendo la mía e intruciendo su lengua en busca de la mía que ni mucho menos se asustó. Es más, salió en su busca feroz y juguetona. 

Recuerdo estar apoyada contra una pared y su cuerpo contra el mío. Besándonos de forma urgente y ahí es cuando mi cabeza tuvo un relámpago de lucidez y se planteó la idea de poder acostarse con una chica. Mi cabeza se quedó pensativa pero a mi cuerpo le recorrió un escalofrío de excitación que valía más que cualquier cosa que mi cabeza dictara. 

Recuerdo estar en mi cama. Tumbada boca arriba en ropa interior. Intentando no pensar. Sólo queriendo dejarme llevar. 

Recuerdo palabras suyas intentando calmarme puesto que estaba nerviosa. 

Recuerdo sus manos moviéndose por mis pechos y mi vientre. De forma suave, relajante y al mismo tiempo, excitante. Mi cuerpo respondía afirmantivamente a su tacto. Mi sexo palpitaba excitado.

Recuerdo a su mano pasando la barrera entre mi vientre y el comienzo de mi sexo. 

Recuerdo cerrar los ojos, contener el aire y tras notar su mano por debajo de mi braguita soltarlo muy despacio.

Recuerdo a su mano hábil moviéndose y recorriendo mi sexo y yo empezar a suspirar.

Recuerdo estar completamente desnuda y a ella entre mis piernas besando la parte interior de mis muslos hasta alcanzar mi sexo húmedo. Notar sus labios y su lengua juguetona en mi sexo hacía que mi cuerpo se contrajese y convulsionase.

Recuerdo pensar mientras la tenía entre mis piernas que la curiosidad se apoderaba de mí. Yo estaba recibiendo un placer un enorme y se lo quería devolver. Me preguntaba a que sabría su sexo y si yo lo haría bien. 

Recuerdo pedirla que parase y tumbarla boca arriba. Besarla y recorrer su cuerpo con mi boca. Besando, lamiendo y mordisqueando.

Empecé a pensar en todo lo que había visto en las películas porno que me había visto. Estaba claro, que esto no era un peli porno y mucho menos yo una actriz porno con experiencia pero pensé que podría usar algo. Sé que quería empezar lentamente. Estudiando como reaccionaba su cuerpo ante mi contacto.

Recuerdo estar entre sus piernas y colocarla una almohada debajo de sus caderas para que su pelvis estuviera un poco más alta. Y sin pensar mucho más recorrí con mi lengua desde el final de su ano hasta su clítoris donde mi lengua se movió más rápido y acabó presionando para que ella sufriera una descarga de placer.

Me dediqué a ella lo mejor que pude. Empecé a lamer su sexo húmedo. Pensé en lo diferente que era esto de una felación. No mejor ni peor. Sólo diferente. Porque realmente era excitante. Empezaba a saber lo divertido que era el sexo con una chica. No me disgustaba en absoluto.

Recuerdo introducirla primero un dedo. Moverlo despacio dentro y fuera. torturándola puesto que ella me pedía que lo hiciera más rápido. 

Recuerdo introducirla un segundo dedo y hacer el mismo proceso de tortura para cuando menos lo esperase hacerlo más desprisa y fuerte. Recuerdo su cuerpo convulsionando, sus gemidos. Decirme que parase. Quedarme desconcertada.

Recuerdo encontrarme haciendo un 69. 

Recuerdo lo difícil que era para mí concentrarme en darla placer cuando yo estaba a punto de tocar el cielo.

Recuerdo correrme. Tener un orgasmo muy intenso y después hacer que ella también tuviera su explosión de placer.

Recuerdo reirnos después. Reirnos mucho. Comentar lo que habíamos hecho. Excitarme de nuevo.

Excitarme de nuevo ahora al pensarlo.

Recuerdo dormir y despertarme sola y con una nota que decía: 

Lo he pasado muy bien. Espero volver algún día de vacaciones de nuevo. ;)



Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com