La librería (parte 2)

Por Jose Maria Duque
Enviado el 09/10/2015, clasificado en Adultos / eróticos
4386 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Cuando terminó con la cuerda la acerco  a un espejo y con la vela que había en la mesa alumbró a mariana.  Era casi perfecto realmente parecía un vestido de cuerda, dejaba ver los pechos de la chica, igual que su coño y culo,  pero la chica se sentía vestida.

  Mientras mariana se miraba al espejo José se acercó un poco mas a ella dejo la vela en el suelo puso sus manos en los hombros de la chica y cruzaron la mirada en el espejo.  José acerco sus labios al cuello de la chica y lo beso.

- no creas que un par de clases   conseguirás sexo.  Creo que te lo tendrás q trabajar mas.

 José pidió inmediatamente perdón a la chica .

  José se sentó en la mesa y la dijo.  Tienes los brazos y piernas libres puedes desatar las cuerdas tu sola solo tienes que quitarte el nudo último que tienes por encima de tu coño.

Mariana lo hizo como dijo el hombre y se dio cuenta que solo había un nudo las cuerdas salían solas, solo tenía que tirar ligeramente de ella.  Cogió la cuerda y la enrollo como decía el libro. Las coloco en su sitio y se situó detrás del hombre colocando sus manos en los hombros de este y acerco sus labios al oído y susurro. - Y ahora te toca a ti. - beso el cuello de hombre y fue a por la misma cuerda que habían utilizado anteriormente

  Mariana cogió un brazo  de José  y lo puso en el respaldo de la silla enrollo la cuerdas alrededor de la muñeca del hombre después hizo la misma operación con el otro brazo. Enrollando la cuerda a l muñeca  uniendo esta al respaldo de la silla paso la cuerda por debajo de la silla y ato una pierna a la pata de la silla realizo lo mismo con la otra pierna,  en ese momento el hombre se dio cuenta que eso no lo ponía el libro.  La forma de utilizar las cuerda no era de un principiante, aun a el se le cruzaban las cuerdas de vez en cuando y Mariana se movía con una agilidad de maestra

José hizo un pequeño comentario .

- rápido aprendes utilizar las cuerdas.

- magia (respondió la chica). 

En ese momento paso una pierna por encima del hombre. Puso sus manos en los hombros de este y le miró fijamente a los ojos con una pícara sonrisa comento.:

 -¿por q no te desatas?- En ese momento puso sus manos en el respaldo de la silla agarrándola con fuerza y empujándola tumbo al hombre. Poniéndose de rodias quedando su coño tocando la boca del hombre dijo en tono autoritario

 - empieza a besarme y ya te diré yo cuando tienes que parar.

El obedeció sin mas,  tardo unos pocos segundo en encontrar el clítoris de la chica,  en poco tiempo noto como el jugo vaginal entraba en su boca.

 Ella no tardo en correrse, apretó su coño contra la boca de el,  a el no le quedo mas remedio q tragar la eyaculación de la chica, el hombre paro por un instante de comerla el coño pero no tardo en recibir la orden de q continuara de la chica:

 - quien coño te a dicho que pares (dijo ella apretando y moviendo en coño en la boca de el) .el intento decir algo pero la chica se lo impidió apretando su entrepierna.

- come y calla.

 El obedeció sin mas esta vez tardo mucho mas en correrse,  el ya sentía cansancio cuando la chica se levantó y con sus piernas abiertas empezó a tocarse , soltó  una gran eyaculaciones que empapo la cara del hombre,  la chica empezó a desatar  las piernas del hombre para continuar desatando las mano de este,  el se incorporo poniéndose en pie,  la chica paso su mano por la cara intentando limpiar un poco el rostro del hombre , subió su mano al cabello de este agarrando con fuerza el pelo y acercando la cabeza de el a la suya para besarle.

 Mientras se besaban la chica agarro la camisa de el y tirando fuerte rompió todos los botones de esta, dio la vuelta al hombre para quitarle la camisa bruscamente, le abrazo con sus manos puestas en el pecho y sus tetas en la espalda besando dulcemente la nuca. Deslizo las manos hasta la cremallera de el, desabrochado el cinturón y  los pantalones,  estos cayeron a la altura de los tobillos, mariana volvió a ponerse en frente de inmóvil hombre,  deslizo sus manos desde el cuello a la cintura de José , bajándole los calzoncillos mientras  ella se ponía de rodillas.   Se fijó en el pene de José y lo toco para comprobar que lo tenía totalmente depilado como el de un niño.  No tardo en darle besos parar terminar metiéndolo en la boca,  la chica notaba como el pene crecía dentro de su boca no era excesivamente grande tendría entre 19 y 20 cm de largo y de grosor no estaba mal.

La chica noto como las venas del pene empezaron a hincharse,  sabía que estaba a punto de correrse, saco el pene de la boca y empezó a besar alrededor de  este poniendo mas entusiasmo en los testículos un fuerte trueno sonó,  los dos guardaron silencio,  el ruido de la lluvia aumento, la chica se quitó el sujetador se sentó encima de la mesa, abrazo con sus brazos al hombre del cuello y con sus piernas abrazadas a la cintura de este se fundieron en un beso interminable.

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com