el regalo de Maria 3 parte reeditado

Por Jose Maria Duque
Enviado el 18/10/2015, clasificado en Adultos / eróticos
2053 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Mientras que el camarero grababa el otro empezó a acaricia el coño de la chica, esta empezó a notar como se empezaba a humedecer y dilatar, el hombre cada vez metía más su mano dentro de ella. Cuando este tenía sus cuatro dedos a la altura de los nudillos dentro del coño de la chica y moviéndolos con mucha suavidad noto como la chica empezaba a correrse, con la otra mano acaricio el ano de la chica y esta no pudo evitar pegar un gemido mientras que un gran chorro empezó a caer por la mano el hombre, este movió su mano en círculo e introdujo dos dedo de la otra mano en su culo, el camarero intentaba grabar toda la escena con el teléfono,

 

Aprovechando la dilatación vaginal de la mujer el hombre metió el dedo pulgar, el único que no había entrado aun dentro de la chica., el camarero levantó una mano para coger una de la chica y apretarla con fuerza mientras que con la otra sujetaba el teléfono enfocando el coño de la chica, los dos hombres se miraron y el camarero haciendo un gesto con la cabeza indico algo al otro, este inmediatamente metió de golpe la mano hasta la muñeca cerrando cuidadosamente el puño dentro del coño de María.

 

María no pudo evitar pegar un grito de dolor, el hombre inmovilizo su mano para no lastimar a la chica, la chica apretó la mano del camarero, este la miro y ella afirmó con la cabeza para que continuaran.

 

 

 

 

La mano empezó a moverse, saliendo y entrando escasamente un par de centímetro, los gemidos de la chica empezaron siendo de dolor, pero se fueron convirtiendo en gemidos de placer poco a poco según la mano del hombre iba haciendo su trayectoria cada vez mas larga. La chica apretó fuerte la mano del camarero cuando su eyaculación salió a gran velocidad, en varias direcciones debido al taponamiento que hacia la mano en su coño. La mano salió de esta despacio, quedando la mujer con una abertura muy significante de unos 8 cm, El hombre aprovecho el jugo vaginal para untar el ano de esta.

 

El hombre que estaba grabando puso en pausa la cámara del teléfono, soltó la mano de la chica que aun la tenia apretando con fuerza y ordeno al otro hombre que parase, se dirigió a las piernas de María y descolgó sus piernas.

 

-¿ Que hace? (pregunto la chica con un tono desafiante)

 

- Nada, esto se termino ya, es suficiente ya tiene su video, mañana se lo entregaremos y cogemos el dinero y se termino. (contestó el hombre)

 

- De eso nada, solo queda una escena de no mas de 20 minutos según hemos hablado y se va a hacer. (el tono de la chica fue mas el de un sargento dando una orden a sus tropas que el tono de una mujer que había estado a punto de ser violada)

 

- Una cosa es una fantasía y otra es la realidad, no voy a hacerla daño, hasta ahora a salido casi todo bien, pero ¿hacer en su culo lo mismo que hemos hecho en su vagina? , no, me niego, (dijo el camarero mientras termino de descolgar los brazos de la chica y sentarla bien en la banqueta)

 

María se levanto de la silla, quito el teléfono al hombre dándoselo al otro, volvió a mirar al camarero y sin mediar palabras le dio una bofetada.

 

- lo harás tu. (ordenó la chica sin dejar de mirarlo a los ojos)

 

- si la dices que no, esta te mata, piensa antes de contestar (dijo el otro hombre con un tono burlón al camarero)

 

A pesar de la bofetada se creo una discusión entre los dos que termino inmediatamente cuando María dio otra bofetada al hombre. María había cogido el mando y no pensaba dejar esa grabación a medias, ordeno al los hombre que trajera una mesa del bar, sujeto al camarero del brazo para que no saliera de la habitación , la puerta se cerro y se quedaron solos, inmediatamente María cogió las dos manos del hombre y poniéndose de puntillas para llegar a su altura le beso en los labios.

 

- Quiero que lo hagas solo tu, sabrás como hacerlo sin hacerme daño. solo quiero que me toques tu. Solo confío en ti. Por favor, realmente lo deseo y ahora mas que se que lo harás amándome. (dijo María sin dejar de mirarle a los ojos)

 

El hombre fue a besarla otra vez cuando en ese momento se abrió la puerta, este se separo de la chica disimulando. Entro con algo de dificultar el otro hombre con la mesa, la coloco al lado de la banqueta, en ese momento la chica se tumbo en ella quedando su espalda apoyada en la superficie de la mesa, pidió a los hombres que levantasen sus piernas y las colgaran abriéndola al máximo y la elevasen hasta que su culo se levantara unos centímetros de la mesa. Los hombres procedieron a realiza las ordenes de María. El camarero susurro algo al oído de la chica, esta afirmo con la cabeza, el otro compañero empezó a grabar enfocando el culo de ella colocándose a un lado para dejar espacio al otro hombre.

 

La chica noto como se introducía un dedo dentro de su ano que se empezaba a mover en círculo relajando los músculos, notaba como su ano cada vez se abría mas y su jugo vaginal chorreaba hacia su este lubricándolo, el hombre metió otro dedo mientras que con la otra mano la acariciaba el clítoris con mucha suavidad. María se mordía el labio por no gemir, ahora si era como en sus fantasías, estaba cómoda y relajada tan relajada que no se acordaba que la estaban grabando, deseosa de mas no pudo evitar gritar ordenando al hombre que metiera mas su mano con tono desafiante:

 

-Vamos cabrón, métela hasta el fondo, demuestra lo hombres que eres.

 

El hombre que estaba grabando miro un instante al camarero, la mirada de los dos se cruzaron, el camarero estaba ligeramente sudando, el otro hombre le hizo una señal afirmativa con la cabeza, como señalando que lo hiciera y terminase ya. El camarero saco sus dedos el culo de María, junto todos las yemas de los dedos de su mano derecha volviéndolos a meter dentro, dando pequeños giros de derecha a izquierda, esta se fue metiendo poco a poco , cuando su mano había entrado hasta los nudillos resoplo, cerro sus ojos y presiono hasta poder meter la mano hasta la muñeca, María empezó a insultar al hombre a la vez que le pedía por favor que no moviese su mano:

 

- Cabrón, no la muevas por favor, hijo de perra me has roto el culo, maricón de mierda, joder me duele, hijo de puta.

 

El otro hombre se apresuró a apagar el teléfono dejándolo encima de la mesa donde estaba tumbada la chica, solio corriendo de la habitación, diciendo:

 

- Voy a por hielo y a por agua fría, no muevas la manos, hubiera sido mejor no haber empezado con esto.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com